logo_assemblea

 

 
dimarts 13 d'octubre de 2015
Estafa Volkswagen, la verdadera naturaleza de capitalismo
per  Xacata

Timar es hurtar con mentira, engañar con promesas, que no se cumplen ni cumplirán, en beneficio del timador. La empresa Volkswagen tima desde hace años a quienes han comprado algunos de sus modelos. Manipuló millones de vehículos para ocultar que emitían más gases contaminantes de los que permite la ley, instalando en los motores un programa informático que falsea los resultados de las pruebas oficiales que miden esos gases.

Desde mayo de 2014, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EEUU (EPA) investigaba las emisiones de gases de automóviles Volkswagen en California. La investigación demostró que vehículos de esa marca emiten más dióxido de nitrógeno que el permitido y la EPA acusó a la firma alemana de falsear las emisiones de casi medio millón de vehículos en EEUU. Pillada en fraude, Volkswagen admitió la manipulación de vehículos diésel y reconoció que el fraude no solo afectaba a vehículos estadounidenses, sino a 11 millones de automóviles en todo el mundo. Un ministro sinvergüenza, no diré de que país, ha osado decir que el caso Volkswagen es algo aislado... Pero justamente es todo lo contrario. Es sistemático y sintomático. Un timo de grandes proporciones, con premeditación y alevosía, además de grave delito contra la salud pública.

El caso Volkswagen certifica que no hay capitalistas buenos y capitalistas malos. No es el problema de una minoría codiciosa que estafa y delinque. Esas actuaciones son parte esencial del sistema. No hay capitalismo bueno y capitalismo malo. Ya lo advirtió David Harvey: quizás el capital funcione indefinidamente, pero provocará la degradación progresiva del planeta y el sufrimiento de la gente. Más contundente y gráfico es Manuel Freytas cuando escribe que “el capitalismo no es otra cosa que una empresa de ladrones con un ’sistema’ económico, político y social en el mundo para legitimar con leyes el robo masivo y planetario del trabajo social y de los recursos naturales”.

El timo de Volkswagen abona esas afirmaciones. Y ante situaciones así la cuestión es sencilla. Priman los derechos humanos de la gente (incluido derecho a la salud y a medio ambiente limpio) o los beneficios de unos pocos. Una cosa u otra. Ambas no son posibles.

Recordemos historia reciente para comprender qué pasa. La principal razón del progresivo ’endurecimiento’ del capitalismo y el porque del auge del llamado neoliberalismo (el capitalismo más cuatrero) es la reducción de beneficios en la inversión productiva. A finales de los años sesenta, tras el crecimiento económico y la prosperidad que se dispararon después de la II Guerra Mundial, los beneficios de los capitalistas empiezan a bajar. Ahí empezó todo.

Esa reducción de ganancias en la inversión productiva en los países desarrollados lleva a una financiariación de la economía a partir de los setenta. Todo lo que hay u ocurre sobre la Tierra puede convertirse en activo financiero y, por tanto, ser vendido y comprado en los mercados financieros como producto financiero. Sin relación directa con la incertidumbre de la inversión productiva.

Además de esa financiarización galopante, como recuerda Harold Meyerson, “cuando se frena el aumento de beneficios en los años setenta, los ricos cambian los códigos fiscales, las reglas financieras y la negociación colectiva de los trabajadores para apropiarse de una porción sin precedentes de renta nacional”. Pero no bastó. La corrupción, el fraude y la evasión fiscal se convirtieron en medios sistemáticos para conseguir esos beneficios que la inversión productiva ya no proporcionaba porque había llegado la sobreproducción para quedarse.

Por todo eso acabar con la nefasta financiarización de la economía y el fraude y la corrupción institucionalizados no es cuestión de mayores controles a la banca, entidades financieras y grandes empresas. No basta. Es el propio sistema el que está podrido, porque lleva en su ADN la trampa y finalmente la devastación. Le ocurre como al escorpión que pidió a una rana que lo llevara en su lomo a la otra orilla de un río caudaloso; en medio de la travesía el alacrán picó al batracio y ambos se ahogaron. Cuando la rana preguntó, mientras se hundían, por qué la había picado, si él también moriría, el escorpión espondió: es mi naturaleza.

Todo el capitalismo es depredador y peligroso. La única manera de evitar el desastre hacia el que vamos es eliminar el capitalismo, es decir, suprimir la propiedad privada de medios de producción, servicios y entidades financieras. Que no será fácil ni rápido, desde luego.



 
3 d'abril
Villares, R. - Bahamonde , A. El Capital en su contexto, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (audiolibro mp3) 25 enero, 2013
capítulo a capítulo, del libro de los profesores Ramón Villares y Angel Bahamonde, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (Editorial Taurus, Madrid, 2009). (...)

3 d'abril
Una aproximación a la teoría laboral del valor (valor-trabajo)
Jorge Negro Asensio Audio: https://youtu.be/zwE4rX-goXU https://www.youtube.com/watch?v=q_oS-yd8Y0w texto: https://drive.google.com/file/d/0B93D...

8 de març

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"