logo_mrg

 

 
dimecres 27 de juny de 2007
PRIMER FORO SOCIAL DE LOS EEUU en Atlanta-EEUU.
“OTRO MUNDO ES POSIBLE. OTROS ESTADOS UNIDOS SON NECESARIOS”
Bajo ese lema tendrá lugar EL PRIMER FORO SOCIAL DE LOS EEUU en Atlanta-EEUU.

Siguiendo las pautas de los Foros Sociales Mundiales de Porto Alegre-Brasil, Mumbai-India y Nairobi-Kenia y los Foros Sociales Europeos más de 10,000 activistas se reúnen del 27 de Junio al 1 de Julio en Atlanta para preparar su organización.

El Foro Social Estadounidense será más que una conferencia, más que una oportunidad de establecer contactos, más que una reacción a la guerra y la represión.

El FSE proveerá un espacio para crear relaciones, aprender de nuestras experiencias colectivas, compartir nuestro análisis de los problemas enfrentados por nuestras comunidades, y brindar nueva perspicacia e inspiración. Ayudara en el desarrollo de liderazgo, conciencia, visión, y la estrategia necesaria para realizar otro mundo.

El FSE le enviara un mensaje a los movimientos populares a través del mundo de que hay un movimiento activo en los EEUU que se opone a política estadounidense tanto en el interior como en el extranjero.

Tenemos que declarar la semejanza de nuestro mundo deseado y comenzar la senda hacia ese mundo. Un movimiento mundial sigue creciendo. El FSE es nuestra oportunidad para demostrar al mundo que ¡Otro Mundo es Posible!

Para más información: https://www.ussf2007.org/es/about

EL FORO SOCIAL DE ATLANTA: UNA LUZ EN EL CORAZÓN DEL IMPERIO

MAX UHLENBECK***

¿Qué ocurre cuando cientos, o incluso miles, de organizaciones pequeñas y no tan pequeñas se reúnen durante un fin de semana largo para conocerse, dialogar y presentar sus ideas? El Foro Social Mundial (FSM), un encuentro anual de decenas de miles de personas de más de cien países, ha hecho esto posible para aquellos que han podido viajar a Brasil, Kenia, Venezuela e India durante los últimos años. Este verano, del 27 de junio al 1 de julio, aquellos de nosotros que nunca han ido a un FSM tendremos la oportunidad de ver cómo son estos encuentros, cuando el Foro Social Estadounidense (FSE) tenga lugar en Atlanta, Georgia.

Durante los últimos años el FSM ha estado recibiendo duras críticas, debido en parte a que cada vez los partidos políticos y las grandes ONGs multinacionales tienen un papel más dominante en la conformación del evento. Por eso el FSE significa un rayo de esperanza, pues se anunció el año pasado que tendría lugar en el estado sureño de Georgia, y que Project South sería uno de los grupos principales en la organización del evento. Según su declaración de objetivos:

Project South es una organización para el desarrollo situada en el sur de EE.UU. que crea espacios para la formación de movimientos sociales. Construimos relaciones con organizaciones y redes por todo EE.UU. y el Sur Global, para mejorar nuestro trabajo local y para participar en la construcción de movimientos de abajo arriba que luchan por la justicia social y económica.

Cómo va el sur... Como dijo una vez W.E.B. Du Bois: "Como va el sur, así va la nación". Organizaciones de base de todo el sur de EE.UU., que tuvieron tanto que hacer durante el período subsiguiente al Katrina, todavía están luchando casi dos años después. En Una carta del pueblo de Nueva Orleans publicada en el último numero de Left Turn, leemos:

"Mientras seguimos en crisis, con poco personal, con pocos fondos, y en muchos casos con una necesidad imperante de ayuda, hemos visto que muchas promesas no se han cumplido. Desde la perspectiva de los más pobres y menos poderosos, parece que el trabajo de nuestros aliados nacionales para ayudarnos o no se ha realizado, o si se ha hecho ha sido un fracaso."

Hoy Nueva Orleans ilustra la intensa crisis con la que muchos han tenido que lidiar, no sólo en el sur sino en ciudades de todo el país. Es un caso paradigmático; un ejemplo de lo que está pasando en centros urbanos de todo EE.UU., sólo que inmensamente acelerado. Aquí vemos las razones por las que, incluso en los países desarrollados más ricos, tenemos que seguir encontrando maneras de unirnos para impulsar la justicia y la igualdad.

Nueva Orleans pone de manifiesto las intersecciones de la globalización desindustrializadora y corporativa; simbolizada por los movimientos hacia la privatización y el intenso aburguesamiento. Predice los efectos que tendrá la futura crisis ambiental global sobre nuestras comunidades más vulnerables. Muestra como el gobierno recurre cada vez más al militarismo para solucionar los desastres humanitarios, con muchas personas señalando las similitudes con Irak, como por ejemplo la combinación de fuerzas mercenarias privadas junto con los contratos de reconstrucción adjudicados a compañías como Halliburton. Y finalmente, ha mostrado lo inadecuado de la respuesta ante todo esto planteada por el "complejo industrial sin fines lucrativos", en la estela del vacío dejado por el estado.

Aun así, dos años después, la resistencia de grupos de base en Nueva Orleans continua, como siempre lo ha hecho. Han aparecido nuevas comunidades, organizaciones y redes, y se están organizando con eficacia contra tales obstáculos. Muchas están planeando viajar a Atlanta este verano. Robert Goodman, un activista anteriormente encarcelado y que trabajó en la organización situada en Nueva Orleans llamada Safe Streets, Strong Communities, dice que aunque "Nueva Orleans todavia esté en crisis, tenemos claro que los únicos que proporcionan ayuda son otros trabajando por la justicia. Vemos al Foro Social como un lugar en el que compartir nuestras historias y conectar nuestras luchas para que juntos podamos exigir cambios fundamentales en el trato a Nueva Orleans y a sus personas desplazadas. Los organizadores del FSE, por su parte, han trabajado duro para dar a conocer muchas de estas organizaciones y sus luchas, durante el programa de casi una semana.

Tomar el autobús

Atlanta espera recibir multitudes, no sólo de Nueva Orleans sino de todos los estados sureños. En un correo electrónico reciente el comité organizador nacional del FSE dió a conocer algunos de los compañeros que viajarán a Atlanta:

*La caravana South by Southwest -incluyendo a mas de cinco estados- traerá unas 1000 personas de Nuevo Mexico, Tejas, Luisiana, Mississippi, Alabama y Georgia.

*Varias organizaciones comuniatrias de Mississippi, incluyendo al Mississippi Workers Center y el Mississippi Immigrant Rights Alliance (MIRA) están organizando más de cuatro autobuses de todo el estado.

*¡La Iniciativa para las mujeres negras rurales está trayendo más de 200 de sus miembros en su Delegacion de Mississippi y Alabama!

Aunque el movimiento de izquierdas y progresista aquí en EE.UU. está todavía fracturado y hay facciones, muchos se están dando cuenta de que estos encuentros son pocos y demasiado infrecuente, y están encontrando maneras de utilizar su viaje a Atlanta para fortalecer su trabajo local, así como para construir relaciones y conectar con amigos y aliados que estarán llegando desde todos los rincones del país.

Preguntas mayores Eric Tang, en un editorial que apareció en el número 23 de Left Turn (Mexico on the Brink), escribió: "El FSE no ofrece garantías. Será lo que hagamos de él. Así que venid a Atlanta no sólo con la intención de ser convencidos e inspirados, sino con el deseo de convencer e inspirar a otros." Esto nos lleva a una pregunta importante. ¿Vamos a venir con algún tipo de visión que intentará "convencer e inspirar" o lo vemos más bien como una larga sesión de creación de redes, una oportunidad de construir junto con individuos y organizaciones que apenas tenemos oportunidad de ver o comunicarnos fuera de las listas de correo electrónico y las llamadas en conferencia?

Algunas de las críticas anteriores a los procedimientos del FSM se han centrado entorno a cuestiones similares. Arguyen que lo que quizá se pierde en el mar de talleres y plenarios abiertos, las comidas y viajes en coche, los encuentros y reuniones, es la pregunta ¿con qué fin? Aquellos de nosotros que no estamos interesados en crear un partido político, y que incluso hemos evitado organizar grupos de expertos de ningún tipo, hemos encontrado difícil articular qué es concretamente lo que nos gustaría ver a nivel local, regional o incluso nacional, y mucho menos cómo organizarnos para alcanzar tal objetivo. Quizá no estemos interesados o nos falte ahora mismo la energía para lidiar con la idea de construir un movimiento mayor y más coordenado aquí en EE.UU. que pudiera operar a escala nacional.

Sabemos que somos críticos con el mundo sin fines lucrativos -cada vez más integrado en el modelo coorporativo- como un vehículo importante para el cambio social estructural. Somos críticos con la estructura centralizada de los partidos políticos, ya sean los demócratas neoliberales o las pequeñas sectas revolucionarias izquierdistas que continúan operando casi en el anonimato a lo largo del país. En el otro lado del espectro, las tendencias frustrantemente antiorganizativas y sectarias de muchos de los movimientos anarquistas contemporáneos, junto con las subculturas predominantemente blancas que les rodean, dejan mucho que desear. La alternativa para muchos de nosotros ha sido la de continuar identificándonos con una amplia, aunque todavía vaga, tendencia política -a veces descrita como "antiautoritaria, anticapitalista, e izquierdista no sectaria". Esta tendencia ha sido articulada con mucha mayor claridad entre los movimientos sociales de Latinoamérica, donde, durante el FSM de 2005, João Pedro Stedile, coordinador del Movimiento Sin Tierra (MST) de Brasil, afirmó, "la cuestión del poder no se resuelve tomando el palacio gubernamental, que es fácil y se ha hecho muchas veces, sino más bien construyendo nuevas relaciones sociales."

Otra política es posible Desarrollando este tema, y siguiendo una serie de eventos públicos e informes analizando los movimientos sociales de Latinoamérica (ver la editorial del número 20 de Left Turn Rethinking Solidarity), un grupo de 20 organizadores y activistas comunitarios, de orígenes muy distintos, organizó un grupo de estudio político en un esfuerzo modesto de continuar un diálogo más enfocado. Una parte de los objetivos iniciales del grupo es hallar la manera de presentar algunas de estas cuestiones e ideas en Atlanta.

Un componente de este grupo está organizando una gran sesión plenaria llamada "Otra política es posible: viviendo la visión desde abajo y hacia la izquierda." Esta sesión está siendo co-patronizada por un amplio abanico de organizaciones tanta a nivel local como nacional incluyendo; LA Garment Workers’ Center, Sista II Sista, Coalition of Immokalee Workers, Student Farmworker Alliance, INCITE! Women of Color Against Violence, Regeneración and Pachamama Childcare collectives, Left Turn, Catalyst Project, y el Center for Immigrant Families. Este plenario espera servir como punto de encuentro de muchos grupos e individuos que se están planteando este concepto de construir "nuevas relaciones sociales" junto con su cotidiana construcción de bases y trabajo de educación política.

Aparte de esta discusión, hay una gran delegación que se está organizando desde Nueva York, constituida por varios autobuses, bajo el mismo tema de "Otra política es posible." Uniendo la organización del transporte a la visión más general, la llamada a la recaudación de fondos de la delegación afirma:

Muchas veces, son profesionales remunerados y miembros "simbólicos" de la comunidad los que representan a las organizaciones comunitarias en los grandes encuentros, conversaciones y conferencias estratégicas. El FSE proporciona una magnífica oportunidad para cambiar esta dinámica. En lugar de escoger a unos pocos individuos para viajar en avión y alquilar habitaciones de hotel, utilizaremos un presupuesto similar para permitir que un gran grupo de madres, niños, jóvenes y cuidadores voluntarios de niños asistan al FSE. El transporte por tierra permitirá que asistan más participantes, sobretodo inmigrantes y familias con niños. El viaje mismo expresará nuestra política, creando un espacio para la relación intergeneracional, compartiendo y cuidando a las personas de las distintas comunidades de la ciudad de Nueva York. En el FSE, esperamos aprender de otros y compartir nuestro trabajo.

Saliendo de nuestro grupo de estudio, y preparándonos para los largos viajes en autobús que nos esperan, todavía tenemos muchas preguntas. Aunque no pretendemos saber las respuestas, sabemos que el FSE proporcionará un importante y poco frecuente espacio para seguir avanzando en la cuestión de la visión política. Fallaremos si consideramos esta ocasión meramente como una glorificada oportunidad para crear redes entre grupos, cediendo la plataforma a las ONGs y a los partidos políticos que se han acostumbrado -durante el transcurso del proceso del FSM- a sentarse a la cabeza de la mesa.

*** Max Uhlenbeck es miembro del colectivo editorial de Left Turn, y un organizador nacional de los Estudiantes para la Sociedad Democrática (www.newsds.org) que trabaja y vive en la ciudad de Nueva York.



Foro Social Estadounidense

JPG - 31.8 kB, 798 x 161 pixels


 
3 d'abril
Villares, R. - Bahamonde , A. El Capital en su contexto, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (audiolibro mp3) 25 enero, 2013
capítulo a capítulo, del libro de los profesores Ramón Villares y Angel Bahamonde, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (Editorial Taurus, Madrid, 2009). (...)

3 d'abril
Una aproximación a la teoría laboral del valor (valor-trabajo)
Jorge Negro Asensio Audio: https://youtu.be/zwE4rX-goXU https://www.youtube.com/watch?v=q_oS-yd8Y0w texto: https://drive.google.com/file/d/0B93D...

8 de març

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"