logo_mrg

 

 
dimarts 8 d'agost de 2006
Tropas españolas en el Líbano, ¿para qué, para quién y como?
Agosto de 2006
per  Antonio Arnau

En el terreno diplomático tampoco les ha salido rentable la operación, al parecer han defraudado al “jefe” Bush, al no conseguir derrotar a Hezbola ni amenazar la influencia creciente en la región de sus enemigos Siria y, sobre todo, de un Irán que crea un mercado del petróleo en euros. Tampoco debe tener muy contentas al resto de “potencias mundiales” -imperdonable el triste papel de la UE- que, disimulando más o menos, le han conseguido un mes “de gracia” para hacer lo que quisiera, siempre a costa de un mayor deterioro de la ya muy maltrecha imagen de la ONU entre los árabes (y, también, del resto del mundo). Muchas perdidas para el pobre resultado alcanzado.

Ahora bien, no habría que olvidar que las autenticas y dolorosas pérdidas las han sufrido -como siempre- los libaneses y los palestinos. Los primeros han tenido bastantes más de mil civiles muertos por las bombas israelitas, más de la cuarta parte de su población “desplazada” de sus casas, sufrido la destrucción de todas sus infraestructuras, puentes, carreteras, centrales eléctricas, edificios, comunicaciones, depósitos de combustible, potabilizadotas de agua, y como propina, una enorme catástrofe medio ambiental.

Por supuesto eso significa un nuevo retroceso económico del Líbano de veinte años, en un momento en el que ya estaba muy recuperada de la anterior ocupación israelita y compitiendo económicamente con ella. Las provisionales cuantificaciones de daños sufridos, superaban ya los 12 mil millones de dólares antes del alto el fuego. Los segundos, los palestinos, han tenido que sufrir “un segundo frente” en los territorios ocupados -más de lo de siempre- especialmente en la franja de Gaza, bajo el apagón informativo que suponía la atención en el Norte; no olvidemos que son los ministros de su Gobierno, sus diputados electos, el presidente de su cámara legislativa, los que permanecen secuestrados por Israel (además de otros 800 “detenidos”).

En este contexto hay que colocar ahora la nueva Resolución 1701 de la ONU, negociada entre EE.UU. y Francia (no la UE), en el escenario de un “conflicto” con Israel que acumula 46 resoluciones anteriores incumplidas impunemente, algo que no podemos esperar que olviden los árabes. Esta Resolución no puede significar un paliativo al fracaso de la agresión que nunca debió comenzar Israel, no debe haber nada en ella que de esa impresión en el mundo árabe, la de que se aplica discriminadamente sobre ellos y, que son los únicos que deben cumplir con lo que dice un Consejo de Seguridad que, en cambio, se muestra bloqueado e inoperante cuando son ellos los agredidos.

De entrada no parece lo más indicado que, aunque sea bajo mandato de Naciones Unidas, participen tropas de países que pertenecen a la OTAN, instrumento de la “Defensa Atlántica” bajo control de EE.UU., y al que algunos quisieran incorporar a Israel (Aznar lo dijo, y dijo además que debería ser entonces la OTAN quién bombardease Líbano). España ya no esta, menos mal, gobernada por un representante del “Trío de las Azores”, pero si esta en la OTAN, y la Comisión Europea si esta presidida por el que fue el anfitrión de las Azores, el Sr. Barroso, en Europa están también Blair y Ángela Merkel cuyas intervenciones han sido a favor de Israel. Por ello la posición de legitimidad de España en su intervención esta por ganar, su prestigio en el mundo árabe no saldrá reforzado por enviar más soldados que nadie (Francia anuncia doscientos, Alemania ninguno, ¿por qué habla el Gobierno español de ochocientos?), si no que lo ganará porque sea nítidamente claro que se actuá para crear las condiciones para que avance el Derecho Internacional y la Paz basada en la Justicia.

Hay que dejar claro que no es suficiente con un “alto el fuego”, una tregua que apenas condiciona ni obliga a Israel, hay que demostrar que se esta por crear las bases de una Paz duradera, basada en el cumplimiento de “todas” las Resoluciones de la ONU y toda la legalidad internacional.

Para ello la condena a Israel, como agresor y responsable de las muertes y los daños materiales, debe ser explicita y, junto a ella, la toma de las medidas necesarias para restablecer el Derecho y la Justicia; ello implica reparaciones de guerra y medidas de sanción sobre Israel, que le presionen a sentarse a negociar un acuerdo definitivo de paz que incluya a Palestina, que este fundamentado sobre las bases de las resoluciones 1397 y 242 -entre otras- y que establezca el pago de las reparaciones de guerra para la reconstrucción de Líbano.

Nuestras tropas no pueden ser enviadas y vistas como neutrales si, previamente, no se estable el embargo de armas “también” a Israel (la 1701 lo establece sobre Líbano). España debe suspender todo comercio de armamento con Israel y exigírselo así también a la UE, al tiempo que presiona en la Comisión Europea para que se haga efectiva la suspensión (por la cláusula de incumplimiento de los Derechos Humanos) del Acuerdo de Asociación de la UE con Israel y las ventajas comerciales que le otorga. Empezado ese camino, debe exigir la retirada de fondos internacionales para la construcción de un “muro de la vergüenza”, que es ilegal según los tribunales de Ginebra y debe ser desmantelado.

Sobre esta base de una paz basada en el respeto al derecho de autodeterminación y la libre convivencia entre todos los pueblos, sobre el reconocimiento del derecho a la existencia de un Estado Palestino viable y seguro, dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente anteriores al 67, con la posibilidad del retorno de los refugiados y exiliados a su patria, con garantías sobre la devolución de sus presos políticos en Israel. Así es como la comunidad internacional puede conseguir la paz y la seguridad en el Estado de Israel, con la paz y la seguridad de los Estados Árabes, bajo el Derecho Internacional ejercido multilateralmente; con Justicia en definitiva.

El Presidente del Gobierno, Sr. Zapatero, ha prometido que dará todas las “explicaciones” y conseguirá todos los consensos antes de enviar soldados, lo dice como una cuestión de “talante” diferente a quién las envió con la oposición explicita de la ciudadanía en las calles. Pero se equivocara si, ante los ladridos de la jauría militarista, se amilana como lo ha hecho con la (ex) Ley de la (des) Memoria, si transige -también aquí- en equiparar a víctimas y verdugos en aras de la “concordia”, no lo logrará, la fiera huele a miedo y no se aplaca, solo la puede frenar la determinación en seguir el dictado de los principios. Ahora, quizás siempre, no es cuestión de “talante”, que puede ser mejor o peor, si no de “tener o no tener” y, lo que hay que tener es la dignidad de la Justicia. Solo ella es garantía de la Paz.

Antonio Arnau . Agosto 2006



Resposta a l'article
La invasión israelí al Líbano tiene que ver con la batalla por el petróleo
17 d'agost de 2010, per  Antonio Arnau

MEDIO ORIENTE - por Michel Chossudovsky

El oleoducto BTC, dominado por la British Petroleum da una nueva pista

Los intereses estratégicos de las potencias occidentales pasan, también en Oriente Medio, por el dominio de los recursos naturales, particularmente el petróleo y el agua. Israel es la avanzada de esos intereses, y la actual contienda en el Líbano es un episodio más de una larga guerra.

¿Hay alguna relación entre el bombardeo del Líbano y la inauguración del oleoducto estratégico más grande del mundo, que llevará más de un millón de barriles de petróleo por día a los mercados occidentales?

El 13 de Julio, casi con el inicio del bombardeo del Líbano y virtualmente ignorado, se inauguró el oleoducto BTC (Baku-Tiflis-Ceyhan), que une el mar Caspio con el Mediterráneo oriental. Un día antes de los ataques aéreos israelíes, los principales socios y accionistas del proyecto BTC, incluidos varios jefes de Estado y ejecutivos de compañías petroleras, esperaban en el puerto de Ceyhan. De allí fueron llevados al acto inaugural en Estambul, donde el presidente de Turquía, Ahmet Necdet Sezer, ofició de anfitrión en el afelpado Palacio Cýradan.

También concurrió el CEO de British Petroleum (BP), Lord Browne junto con altos funcionarios de gobierno de Gran Bretaña, EEUU e Israel. BP encabeza el consorcio del oleoducto BTC. Otros accionistas occidentales importantes son Chevron, Conoco Phillips, la francesa Total y la italiana ENI (ver anexo). El ministro de Energía e Infraestructura de Israel, Binyamin Ben-Eliezer estaba presente junto con una delegación de altos funcionarios israelíes del petróleo.

El oleoducto BTCA contornea totalmente el territorio de la Federación Rusa. Transita a través de las antiguas repúblicas soviéticas de Azerbaijan y Georgia, las cuales se han convertido en “protectorados” de EEUU, firmemente integrados en una alianza militar con el país del norte y la NATO. Más aún, ambas repúblicas tienen acuerdos de cooperación militar de larga data con Israel. Israel tiene su pica clavada en los campos petrolíferos azeríes, de donde importa alrededor del 20 por ciento de su crudo. La apertura del oleoducto reforzará sustancialmente las importaciones desde la cuenca del mar Caspio.

Los accionistas de BTC Co. son: BP (30.1%); AzBTC (25.0%); Chevron (8.9%); Statoil (8.71%), TPAO (6.53%); Eni (5.0%); Total (5.0%); Itochu (3.4%); INPEX (2.5%); ConocoPhillips (2.5%); Amerada Hess (2.36%)

Pero hay otra dimensión que se relaciona directamente con la guerra del Líbano. Al mismo tiempo que Rusia ha sido debilitada, Israel es candidata a jugar un rol estratégico en la “protección” de los corredores de transporte y oleoductos del Mediterráneo oriental hasta Ceyhan.

El bombardeo del Líbano es parte de un plan militar cuidadosamente planeado y coordinado. La extensión de la guerra a Siria e Irán ha sido contemplada ya por los planificadores militares de EEUU e Israel. Esta agenda militar ampliada está íntimamente relacionada con el petróleo y los oleoductos estratégicos. Está sostenida por los gigantes petroleros occidentales que controlan los corredores del petróleo. En el contexto de la guerra del Líbano, se busca el control territorial de Israel sobre la línea costera del Mediterráneo oriental. En este contexto, el oleoducto BTC dominado por British Petroleum, ha cambiado dramáticamente la geopolítica del Mediterráneo oriental, que ahora está articulado - a través de un corredor energético- con la cuenca del mar Caspio.

Israel es ahora parte del eje militar anglo-norteamericano, que sirve a los intereses de los gigantes occidentales del petróleo en el Medio Oriente y Asia Central.

Mientras que los informes oficiales afirman que el oleoducto BTC “canalizará petróleo a los mercados occidentales”, lo que muy pocas veces se reconoce es que parte del crudo del mar Caspio se dirigirá directamente a Israel. Con este propósito, se ha previsto un oleoducto submarino turco-israelí que unirá Ceyhan con el puerto israelí de Ashkelon, y de allí, a través del sistema de oleoductos principal de Israel, al Mar Rojo.

El objetivo de Israel no es sólo comprar crudo del mar Caspio para su consumo, sino también jugar un papel clave en la reexportación del petróleo del Caspio a los mercados de Asia, a través del puerto de Filat en el Mar Rojo. Las implicancias de este redireccionamiento del crudo del mar Caspio son de largo alcance. Lo que se prevé es enlazar el oleoducto BTC con el oleoducto Trans-Israel, Eilat-Ashkelon, conocido como la “Tipline” de Israel, desde Ceyhan hasta el puerto israelí de Ashkelon. En abril de 2006, Israel y Turquía anunciaron planes de cuatro oleoductos submarinos, que circunvalarán los territorios libanés y sirio.

AGUA PARA ISRAEL

También está involucrado en el proyecto un oleoducto para traer agua a Israel, bombeándola desde las fuentes superiores del sistema de los ríos Tigris y Eufrates, en Anatolia. Este ha sido un objetivo estratégico de larga data de Israel, en perjuicio de Siria e Irak. La agenda de Israel con respecto al agua está apoyada en el acuerdo de cooperación militar entre Tel Aviv y Ankara.

REDIRECCIONAMIENTO ESTRATÉGICO

Desviar el petróleo y el gas de Asia Central al Mediterráneo oriental (bajo la protección militar israelí), para reexportarlo a Asia, sirve para socavar el mercado energético interasiático, que está basado en el desarrrollo de corredores directos de conductos que unan Asia Central y Rusia al sur de Asia, China y el Lejano Oriente. El fin último de este diseño es debilitar el rol de Rusia en Asia Central y cortarle a China las fuentes de petróleo de Asia Central. También procura aislar a Irán.

Entretanto, Israel ha emergido como un nuevo protagonista poderoso en el mercado energético global.

PRESENCIA MILITAR RUSA EN MEDIO ORIENTE

Entretanto, Moscú ha respondido al proyecto de EEUU-Israel-Turquía de militarizar la línea costera del Mediterráneo oriental con planes para establecer una base naval rusa en el puerto sirio de Tartus.

Tartus está estratégicamente ubicada a unos 30 Km . de la frontera del Líbano.

Más aún, Moscú y Damasco han llegado a un acuerdo para la modernización de las defensas aéreas de Siria así como a un programa de apoyo a las fuerzas terrestres, la modernización de sus MIG-29, así como la de sus submarinos. (Kommerzamt 02-06-2006). En el contexto de un conflicto en escalada, estos desarrollos tienen implicaciones de largo alcance.

GUERRA Y OLEODUCTOS

Previamente al bombardeo del Líbano, Israel y Turquía habían anunciado las rutas del oleoducto submarino que contorneaba Siria y Líbano. Estas rutas no usurpan abiertamente la soberanía territorial de Líbano y Siria. Por otra parte, el desarrollo de corredores alternativos terrestres (para petróleo y agua) a través de Líbano y Siria, requeriría el control territorial israelí-turco sobre la línea costera mediterránea de Siria y Líbano. La implementación de ese corredor, por oposición al proyecto submarino, requeriría la militarización de la costa del Mediterráneo a través de Siria y Líbano, desde el puerto de Ceyhan hasta la frontera israelo-libanesa.

¿No es este uno de los objetivos ocultos de la denominada “guerra en el Líbano”? Abrir un espacio que permita a Israel controlar un vasto territorio que se extiende desde la frontera libanesa hasta Turquía, atravesando Siria .

 
7 de juny
Mano Negra & Manu Chao - Sidi Hbibi (Live) Bayonne (France) 2008 More than a concert... in a big venue or an intimate dive, the equation is sure to be the same: Manu Chao are an explosive cocktail an explosion of joy.

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"