logo_mrg

 

 
dimarts 2 de gener de 2007
Pinochet murió en su cama en el Día Mundial de los Derechos Humanos. Su herencia neoliberal, asentada en sangre y al servicio del Norte, pervive.
La Biología no sustituye a la Justicia
El Chile fascista de Pinochet fue el primer y más radical experimento de los Chicago-Boys y su neoliberalismo de laboratorio, un proceso de privatización de empresas públicas, de las pensiones y la sanidad, de radical apertura al comercio exterior, que saqueo y endeudo un país desmoralizado, que impuso el libre despido y termino con las conquistas sindicales y las esperanzas de una generación.
per  Antonio Arnau

Vamos a festejarlo vengan todos el crápula se ha muerto se acabó el alma negra (Mario Benedetti)

Por una vez no me siento íntimamente reconocido en las palabras de Don Mario, no consigo identificarme con la alegría de los chilenos que celebran la muerte del innombrable, la percibo desesperada y, presiento, de una amargura aplazada.

Queríamos Justicia, Verdad y Reparación, pero solo tenemos un cuidado anciano de 91 años que muere en la cama, que escapa de sus procesos, de condenas que no podían ser aplazadas por más tiempo, estabamos ya ante una inmunidad por Ley que, como la de Al Capone, se resquebrajaba no por la sangre sino ante los delitos fiscales. Otros serán los que de verdad se alegren con motivo, los que otrora le adularon y se beneficiaron, los que -ya hace tiempo- deseaban pasar página y no recordar sus bastardos servicios.

Ha huido definitivamente el reo, pero ello no debe detener la Justicia, propiciar el olvido, obviar las reparaciones; la página negra no puede pasarse sin las condenas a sus cómplices. La catarsis de la Memoria es necesaria, para que la democracia se recupere del desprestigio de años de impotencia ante su impune presencia; todavía Chile necesita liberarse del peso de un ejercito que rinde homenaje al traidor mostrando las banderas a media asta, romper con una institucionalidad constreñida por su herencia de complicidades y su trama de espúreos intereses. Condenar es restablecer la verdad de que no actuó solo, que no se beneficio solo; es desmentir sus cobardes palabras de felón:"No me acuerdo, pero no es cierto. No es cierto, y si fue cierto, no me acuerdo...". Fue dolorosamente cierto y mantendremos Memoria de la infamia. Su muerte tranquila en el día mundial de los Derechos Humanos nos recordara cada año que, quién los violó todos, dejo cuentas y cómplices en su huida al infierno, una deuda monstruosa con su pueblo, con todos los pueblos.

Una deuda compartida en nuestra memoria con quienes le dieron su ilegítimo poder para la muerte, con quienes ampararon su gobierno y su impunidad sacando provecho. Pinochet no fue demiurgo sino instrumento del proyecto de otros, de Kissinger y la CIA de Bush padre, alertados ante un proceso ejemplarizante de revolución democrática que tenían que revertir en su contrario, asentando el no es posible otro destino y cerniendo la amenaza sobre la utopia posible. Para ello crearon un proyecto geopolítico, el “Cóndor”, que avisaba a navegantes de otras izquierdas del mundo. También -sobre todo- un proyecto económico, ese poderoso cemento que une a la ITT, el Chase Manhattan Bank, el Citybank, el Vaticano, los partidos de la derecha, el dinero. El Chile fascista fue el primer y más radical experimento de los Chicago-Boys y su neoliberalismo de laboratorio, un proceso de privatización de empresas públicas, de las pensiones y la sanidad, de radical apertura al comercio exterior, que saqueo y endeudo un país desmoralizado, que impuso el libre despido y termino con las conquistas sindicales y las esperanzas de una generación.

Esa es la herencia que pervive saludablemente para sus demiurgos, las mayores empresas del Estado siguen en manos de ex-gestores militares o de multinacionales, continua el liberalismo de una economía exportadora de recursos naturales y que funciona como plataforma puente de mercancías ajenas al amparo de sus tratados de Libre Comercio; continua al mando una derecha sociológica pinochetista y un Ejercito tutelador, que gobierna -aunque no reine- en paralelo a la “concertación” de democristianos y socialistas que pregonan un capitalismo compasivo para con la crueldad del dios Mercado, artifices de un "milagro económico" por el que presumen de haber conseguido que el 38% de pobres que dejo el dictador sean hoy solo un 18%, aún a costa de que en él que pervivan las grandes líneas y los grandes amos a los que Pinochet sirvió.



 
3 d'abril
Villares, R. - Bahamonde , A. El Capital en su contexto, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (audiolibro mp3) 25 enero, 2013
capítulo a capítulo, del libro de los profesores Ramón Villares y Angel Bahamonde, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (Editorial Taurus, Madrid, 2009). (...)

3 d'abril
Una aproximación a la teoría laboral del valor (valor-trabajo)
Jorge Negro Asensio Audio: https://youtu.be/zwE4rX-goXU https://www.youtube.com/watch?v=q_oS-yd8Y0w texto: https://drive.google.com/file/d/0B93D...

8 de març

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"