logo_mrg

 

 
dijous 16 d'agost de 2007
Estados Unidos: insolvencia y liquidez en la crisis
Alejandro Nadal | 16 08 2007

Los asesores de George W. Bush le han explicado muchas veces la crisis, pero dicen que él no entiende. El jueves pasado, a pregunta expresa en conferencia de prensa en la Casa Blanca, el brillante estadista dijo que la culpa la tenían los deudores que firmaron hipotecas sin saber lo que estaban haciendo. La solución está en un programa de alfabetización financiera, concluyó el señor Bush. En momentos en los que cientos de miles (quizás hasta un millón) de personas están perdiendo sus casas, esas palabras son un nuevo estándar de estupidez en el país que nos ha dado American Idol.

También afirmó que sus asesores le habían informado de que se había inyectado liquidez suficiente en el sistema financiero para que “los mercados hicieran sus correcciones”. Parece que sus asesores tienen una visión bien limitada de la naturaleza y alcance de la crisis. ¿Por qué hay tanta basura financiera bajo la forma de hipotecas de mala calidad (subprime) en el mercado? Esa basura financiera, surgida del sector inmobiliario, nace con la expansión de liquidez en los años 90, parte de la herencia que dejó Greenspan. Lo importante es que muchas de estas operaciones fueron de mala fe por el lado de los acreedores: sabían perfectamente que las nuevas hipotecas serían impagables y que podrían adueñarse más adelante de las garantías para rematarlas. Mientras la Fed eliminaba alegremente regulaciones para el sector bancario y financiero, los tiburones buscaban víctimas en el mercado hipotecario de los créditos subprime entre 1996-2005.

Pero, ¿se trata de una crisis de liquidez o de insolvencia? Si es lo primero, el problema es de mala coordinación entre pagos y cobranzas, y eso se resuelve con cierta facilidad. En cambio, el problema de insolvencia es más complicado porque detrás de él asoma su cabeza el feo monstruo de las bancarrotas. Sus implicaciones macroeconómicas pueden ser devastadoras.

Los contratos hipotecarios pueden venderse en mercados secundarios y por eso han sido objeto de un intenso proceso de bursatilización. Pero al surgir temores de insolvencia, esos títulos sólo pudieron seguir refinanciándose a tasas de descuento muy elevadas. Por fin, este mes las ventas se frenaron. Hoy muchos grandes bancos estadounidenses se encuentran nadando en un mar de títulos derivados anclados en mala calidad crediticia (irrecuperables). Al no poder refinanciarse, esos títulos deben ser incluidos en sus hojas de balance, lo que implica pérdidas. La ironía es que la Reserva Federal ha mantenido una posición laxa frente a las necesidades de reservas bancarias y hoy se le revierte todo el proceso y se ve obligada a inyectar liquidez. Este estado de cosas no va a cambiar sino hasta que resucite el segmento hipotecario del mercado financiero.

Normalmente los bancos realizan operaciones de refinanciamiento de sus deudas de corto plazo. Eso es estándar. Pero ahora las tasas para realizar esas operaciones se han elevado desorbitadamente, lo que es un indicador de los niveles de alarma que imperan en el mercado. Las ramificaciones son extraordinarias. En Europa, por ejemplo, los bancos han estado comprando títulos estadounidenses respaldados por activos que han perdido valor de manera brutal. Por eso, el día de la conferencia de prensa de Bush, el Banco Central Europeo (BCE) inyectó 130 mil millones de dólares en los mercados financieros, respondiendo a la repentina falta de fondos para refinanciar operaciones. Para dar una idea de la magnitud del problema, este monto es superior al inyectado al día siguiente de los atentados en el World Trade Center el 9/11.

Estudios en la Universidad de Nueva York han demostrado que en los últimos años los niveles promedio de insolvencia han estado por debajo de los niveles históricos en Estados Unidos y las economías de los países ricos. En esa nación la tasa de insolvencia en 2006 fue de 0.6 por ciento, muy por debajo del nivel histórico de 3 por ciento. Pero eso no es necesariamente un indicador de que las cosas andan bien en el mundo corporativo. Parte de la explicación es que las corporaciones han tenido acceso a liquidez proveniente de prestamistas no convencionales, como los fondos de cobertura y riesgo (los infames hedge funds). Hoy esos recursos no están disponibles y las tasas de insolvencia y bancarrota pueden regresar a sus niveles históricos normales. Eso podría estar acompañado de una larga recesión en Estados Unidos.

¿Qué efectos puede tener la inyección de liquidez hecha por los bancos centrales frente a la crisis? Si el problema fuera sólo de liquidez, esas medidas podrían tener cierta lógica. Pero desgraciadamente el diagnóstico se acerca más a un cuadro de insolvencia. En este contexto, la inyección de liquidez puede provocar un incendio mayor. De todos modos aumenta el riesgo moral, pues es un premio a los especuladores (“aquí hay más plata para que puedan seguir haciendo sus fechorías”). Al final, lo único que se logra es posponer el ajuste. Bajo estas condiciones, el aterrizaje no será suave y las repercusiones serán muy graves.



Resposta a l'article
Los EE.UU son el país más endeudado a nivel interno y externo.
30 d'agost de 2007, per  Éric Toussaint

¿Tienen una deuda externa los EE.UU ?

Los EE.UU son el país más endeudado a nivel interno y externo. Tiene una deuda externa equivalente al total de la deuda externa del conjunto de todos los países llamados “en desarrollo”, donde vive el 85% de la población. Lo que es tremendo, escandaloso, es que los mismos países del Sur otorgan préstamos a los EE.UU. Para financiar su deuda, los EE.UU venden bonos del Tesoro. Un billón de dólares en bonos del Tesoro son comprados por países “en desarrollo”. Digo que es escandaloso y absurdo desde el punto de vista del interés de las mayorías. Con esta operación de compra de bonos tienen una remuneración del tipo 4-5 %. Simultáneamente estos mismos países emiten títulos de su deuda externa y pagan una tasa de interés tipo 8-9-10%. Es una pérdida absoluta. De ahí mi planteamiento de que precisamos un Banco del Sur.

Resposta almissatge:

Ayer no entendía el discurso de Bush. Supongo que eso le pasó a muchos lectores, así que para resolver este problema ofrecemos la versión estenográfica de su alocución sobre el "estado de la Unión".

"Honorable Congreso y pueblo de Estados Unidos: Es para mí un honor dirigirme a ustedes desde esta tribuna para decirles que vivimos en una época de gran peligro. Seguimos sin atrapar a los terroristas de Al-Qaeda, incluso parece que se siguen burlando de nosotros (y de mí en particular). Pero los tenemos acorralados (en alguna parte). [Aplausos] Nos mantenemos firmes en nuestro empeño: el mismo pueblo estadunidense es vigilado por nosotros y sus conversaciones telefónicas son intervenidas en secreto. Hay quien se opone a estas prácticas; los tenemos bien identificados.

"Estamos empantanados en una guerra en Irak. El enemigo ya nos ha provocado 2 mil 250 soldados muertos y 15 mil heridos. Joseph E. Stiglitz dice que nos costará 2 billones de dólares, pero debe reconocer que nuestra ofensiva ha logrado buenos resultados. Hemos puesto en peligro la estabilidad de toda la región. [Aplausos] Nuestros aliados están colaborando en esta gran empresa y ahora hasta nos están ayudando a llevar a Irán al Consejo de Seguridad, donde propondremos se le impongan sanciones económicas. Esas sanciones perjudican a la población, pero fortalecerán a nuestros colegas halcones en Teherán y los hará más radicales. [Aplausos]

"Pero no me quiero engolosinar con los éxitos de nuestra guerra contra el terrorismo. Quiero hablarles de economía. Yo sé que las familias en Estados Unidos están preocupadas por su situación económica. Así que esta parte del discurso está dirigida a transmitirles algo de propaganda fácil y engañosa.

"Para empezar, nuestra economía sigue creciendo. En buena medida esto se debe a la política monetaria de Alan Greenspan, a quien quiero rendir homenaje esta noche porque hoy es su último día como director de la Reserva Federal. Su gestión en la Reserva Fedederal fue ejemplar: al mantener bajas tasas de interés contra viento y marea proporcionó un incentivo para alimentar la propensión al riesgo de los especuladores. Además, generó la burbuja de bienes raíces más amenazadora en la historia económica reciente. "Nuestro crecimiento económico depende ahora más del endeudamiento de los consumidores y éstos pueden endeudarse utilizando el valor artificialmente alto de sus casas. Greenspan deja atrás una herencia peligrosa: cuando suban las tasas de interés, todo va a explotar como si hubiera fuegos artificiales. La economía mundial se va a sacudir. Les pido un aplauso para este ciudadano ejemplar. [Ovación de pie]

"Estoy dando instrucciones para que las familias reciban una reducción en los impuestos que pagan. [Aplausos] Es poco, pero dará la impresión de que me preocupa el pueblo de esta gran nación. También he dado órdenes para que una proporción mayor de los gastos médicos de las familias pueda deducirse del monto gravable al pagar impuestos. No es mucho y llega tarde, pero ya verán cómo me ayuda en las encuestas.

"Mis conciudadanos, les quiero decir que tenemos mucho de qué estar orgullosos. Vamos a mantener nuestro liderazgo económico. Cada día que pasa nuestro país gasta 2 mil millones de dólares más en bienes importados de lo que ganamos con nuestras exportaciones. Eso nos ha llevado a tener hoy un déficit comercial de 720 mil millones de dólares.

"No me malinterpreten. No piensen que me intoxica el triunfalismo. Estoy consciente de que en los últimos diez años el déficit comercial de Estados Unidos ha crecido 22 por ciento anual en promedio. Pero bajo mi administración hemos logrado el déficit comercial más grande de los últimos 30 años. [Aplausos]

"Quiero dejar claro al pueblo estadunidense que no debe dejarse intimidar por los rumores que circulan sobre nuestra economía. Los dólares que imprimimos y que usamos para comprar los bienes importados regresan a nuestra economía como inversión extranjera directa. Y no tengan miedo: no regresan a instalar más fábricas y plantas industriales contaminantes en nuestro territorio. Regresan a comprar activos ya existentes: bienes raíces y activos industriales ya existentes. El año pasado 80 por ciento de la inversión extranjera directa sirvió para adquisiciones de empresas ya existentes. Al comprar nuestras industrias tradicionalmente identificadas con la esencia de Estados Unidos, los inversionistas extranjeros demuestran que siguen teniendo confianza en nuestros valores. [Aplausos]

"Algunos timoratos aconsejan cautela porque algunos países pueden estar llegando al límite en su deseo de mantener sus reservas denominadas en dólares. China, por ejemplo, parece estar jugando con la idea de diversificar sus reservas en divisas. Pero yo les digo que lo que realmente importa es el mercado petrolero. Nuestro compromiso en Irak es mantener en buena salud el vínculo dólar-petróleo. Nadie puede comprar petróleo sin dólares, ésa es la piedra angular de toda la arquitectura financiera internacional. El loco de Saddam quería desbaratar ese vínculo sagrado, pero vaya que se lo impedimos. Hoy les digo orgulloso que estamos ganando la guerra de los petrodólares. [Ovación de pie]

"Quiero terminar con una reflexión para el pueblo estadunidense. Esta noche digan a sus hijos e hijas que pueden dormir tranquilos. La nave de la República se hunde, pero vamos viento en popa. Dios bendiga a Estados Unidos y buenas noches."

’Lo que realmente dijó Bush’
2 de setembre de 2007, per  Alejandro Nadal

Ayer no entendía el discurso de Bush. Supongo que eso le pasó a muchos lectores, así que para resolver este problema ofrecemos la versión estenográfica de su alocución sobre el "estado de la Unión".

"Honorable Congreso y pueblo de Estados Unidos: Es para mí un honor dirigirme a ustedes desde esta tribuna para decirles que vivimos en una época de gran peligro. Seguimos sin atrapar a los terroristas de Al-Qaeda, incluso parece que se siguen burlando de nosotros (y de mí en particular). Pero los tenemos acorralados (en alguna parte). [Aplausos] Nos mantenemos firmes en nuestro empeño: el mismo pueblo estadunidense es vigilado por nosotros y sus conversaciones telefónicas son intervenidas en secreto. Hay quien se opone a estas prácticas; los tenemos bien identificados.

"Estamos empantanados en una guerra en Irak. El enemigo ya nos ha provocado 2 mil 250 soldados muertos y 15 mil heridos. Joseph E. Stiglitz dice que nos costará 2 billones de dólares, pero debe reconocer que nuestra ofensiva ha logrado buenos resultados. Hemos puesto en peligro la estabilidad de toda la región. [Aplausos] Nuestros aliados están colaborando en esta gran empresa y ahora hasta nos están ayudando a llevar a Irán al Consejo de Seguridad, donde propondremos se le impongan sanciones económicas. Esas sanciones perjudican a la población, pero fortalecerán a nuestros colegas halcones en Teherán y los hará más radicales. [Aplausos]

"Pero no me quiero engolosinar con los éxitos de nuestra guerra contra el terrorismo. Quiero hablarles de economía. Yo sé que las familias en Estados Unidos están preocupadas por su situación económica. Así que esta parte del discurso está dirigida a transmitirles algo de propaganda fácil y engañosa.

"Para empezar, nuestra economía sigue creciendo. En buena medida esto se debe a la política monetaria de Alan Greenspan, a quien quiero rendir homenaje esta noche porque hoy es su último día como director de la Reserva Federal. Su gestión en la Reserva Fedederal fue ejemplar: al mantener bajas tasas de interés contra viento y marea proporcionó un incentivo para alimentar la propensión al riesgo de los especuladores. Además, generó la burbuja de bienes raíces más amenazadora en la historia económica reciente. "Nuestro crecimiento económico depende ahora más del endeudamiento de los consumidores y éstos pueden endeudarse utilizando el valor artificialmente alto de sus casas. Greenspan deja atrás una herencia peligrosa: cuando suban las tasas de interés, todo va a explotar como si hubiera fuegos artificiales. La economía mundial se va a sacudir. Les pido un aplauso para este ciudadano ejemplar. [Ovación de pie]

"Estoy dando instrucciones para que las familias reciban una reducción en los impuestos que pagan. [Aplausos] Es poco, pero dará la impresión de que me preocupa el pueblo de esta gran nación. También he dado órdenes para que una proporción mayor de los gastos médicos de las familias pueda deducirse del monto gravable al pagar impuestos. No es mucho y llega tarde, pero ya verán cómo me ayuda en las encuestas.

"Mis conciudadanos, les quiero decir que tenemos mucho de qué estar orgullosos. Vamos a mantener nuestro liderazgo económico. Cada día que pasa nuestro país gasta 2 mil millones de dólares más en bienes importados de lo que ganamos con nuestras exportaciones. Eso nos ha llevado a tener hoy un déficit comercial de 720 mil millones de dólares.

"No me malinterpreten. No piensen que me intoxica el triunfalismo. Estoy consciente de que en los últimos diez años el déficit comercial de Estados Unidos ha crecido 22 por ciento anual en promedio. Pero bajo mi administración hemos logrado el déficit comercial más grande de los últimos 30 años. [Aplausos]

"Quiero dejar claro al pueblo estadunidense que no debe dejarse intimidar por los rumores que circulan sobre nuestra economía. Los dólares que imprimimos y que usamos para comprar los bienes importados regresan a nuestra economía como inversión extranjera directa. Y no tengan miedo: no regresan a instalar más fábricas y plantas industriales contaminantes en nuestro territorio. Regresan a comprar activos ya existentes: bienes raíces y activos industriales ya existentes. El año pasado 80 por ciento de la inversión extranjera directa sirvió para adquisiciones de empresas ya existentes. Al comprar nuestras industrias tradicionalmente identificadas con la esencia de Estados Unidos, los inversionistas extranjeros demuestran que siguen teniendo confianza en nuestros valores. [Aplausos]

"Algunos timoratos aconsejan cautela porque algunos países pueden estar llegando al límite en su deseo de mantener sus reservas denominadas en dólares. China, por ejemplo, parece estar jugando con la idea de diversificar sus reservas en divisas. Pero yo les digo que lo que realmente importa es el mercado petrolero. Nuestro compromiso en Irak es mantener en buena salud el vínculo dólar-petróleo. Nadie puede comprar petróleo sin dólares, ésa es la piedra angular de toda la arquitectura financiera internacional. El loco de Saddam quería desbaratar ese vínculo sagrado, pero vaya que se lo impedimos. Hoy les digo orgulloso que estamos ganando la guerra de los petrodólares. [Ovación de pie]

"Quiero terminar con una reflexión para el pueblo estadunidense. Esta noche digan a sus hijos e hijas que pueden dormir tranquilos. La nave de la República se hunde, pero vamos viento en popa. Dios bendiga a Estados Unidos y buenas noches."

 
7 de juny
Mano Negra & Manu Chao - Sidi Hbibi (Live) Bayonne (France) 2008 More than a concert... in a big venue or an intimate dive, the equation is sure to be the same: Manu Chao are an explosive cocktail an explosion of joy.

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"