logo_mrg

 

 
dilluns 4 de desembre de 2006
Cambio de tendencia en América Latina
Patria o Colonia
Antonio Arnau en Noticias 7 días.
per  Antonio Arnau

Polarizada en torno a esta cuestión principal -nacionalismo latinoamericano versus subordinación a los estados unidos del norte- es como se ha desarrollado la campaña electoral que ha situado a Rafael Correa como presidente de Ecuador. Una situación difícil, pues se enfrentara a un parlamento hostil y que ya ha abortado otros intentos de cambio. Pero la situación ahora no es la misma; no lo es en Ecuador, donde el movimiento indigenista ha aprendido “política” del Llano y la izquierda política “principios” del comunitarismo del Alto; pero sobre todo no lo es en el contexto Latinoamericano, donde las alternativas propias ganan terreno frente a la subordinación a la Globalización del Norte.

Es en toda Latinoamérica donde los procesos electorales se están dando en función de la contradicción con el imperialismo, y en todos, de una forma u otra, avanzan las alternativas nacionales populares frente a los bananeros como el ecuatoriano Noboa. Es un enfrentamiento izquierda derecha, pero es al tiempo algo más. En palabras de Correa "Los latinoamericanos somos todos bolivarianos", y eso vale para las victorias de Chávez en Venezuela, de Evo Morales en Bolivia, del sandinismo pragmático de Ortega en Nicaragua y, ahora, de Correa en Ecuador; estos son los declarados amigos de Castro y la revolución bolivariana, la “bicha” para Bush.

Ese algo más, es la reivindicación de la independencia frente a las instituciones de la Globalización del Norte, significa la rebelión -más o menos controlada- frente a la Deuda y las Multinacionales. Es un descrédito de los partidos “vendepatrias”, que también se revela incluso en las victorias socialdemócratas de Brasil y Chile, se rastrea en la independencia de las decisiones de Kissner frente al Banco Mundial y el pago de la Deuda, y explca en buena parte la derrota del fujimorismo en Perú. Los aliados subordinados de Washington solo han ganado en Colombia y en México, y con reparos... Con muchos reparos asume la presidencia Calderón, reprimiendo una insurrección en Oaxaca, y con el PRD de López Obrador en desobediencia civil. El “pero” en Colombia ya no es “solo” la violencia, la del conflicto político y la del conflicto social, se ha consolidado electoralmente un Polo Alternativo, por primera vez una izquierda alternativa fuera de la vía armada.

El mensaje de los electores del Sur es claro, se oponen a la lógica neoliberal que les ha empobrecido, a una deuda ilegítima heredada de la sumisión corrupta de sus gobiernos, y quieren alternativas desde otra lógica económica propia, más respetuosa con los seres humanos y el medio ambiente. Ahora, más que nunca, el Tratado de Libre Comercio de Las Américas (ALCA) por el que trabaja EE.UU., es una opción indeseable e indeseada frente a un renovado MERCOSUR, que se presenta como una base posible para una mundialización alternativa SUR-SUR, que tenga como socios a las potencias emergentes de China y la India.

Este es el discreto encanto del cambio de tendencia en América Latina, significa “otra” pesadilla para la hegemonía USA. Nunca antes 183 países habían votado en la ONU contra el bloqueo que mantiene sobre Cuba. Una constatación más del inicio de su declive.



Resposta a l'article
El 21 de Abril de este año me llegó este art.de Frei Betto: PRIMAVERA LATINOAMERICANA...
5 de setembre de 2007, per  Frei Betto

Frei es seguramente sobradamente conocido de los lectores de esta web y, dejando al margen el caso de Guatemala y la discrepancia (creo que a día de hoy confirmada) sobre las "posibilidades de Rigoberta Menchu, que desde el principio estuvo obsesionada por desmarcarse de la izquierda de su país (no solo la que proviene de la antigua y disciplinada guerrilla, que también) y, además, escogió mal a su partido, sin prestigio ni arraigo fuera de su provincia y sobre el que parece tener poco control. Todo ello parece que no puede conseguir ni el importante voto indígena, mucho menos frente a una derecha fuerte y muy reaccionaria. Creo que completa bién y con mucha mayor autoridad la idea que quise transmitir en el breve artículo "Patria o Colonía".

Salud Antonio Arnau

Primavera latinoamericana

Decepcionados con las tradicionales oligarquías políticas, los electores de América Latina canalizan ahora sus votos hacia candidatos que encarnan la esperanza de cambios capaces de reducir la desigualdad y la miseria. Votan a gente con cara de gente: al obrero Lula en Brasil, al mestizo Chávez en Venezuela, al indígena Morales en Bolivia, al militante de izquierda Correa en Ecuador, al exguerrillero Ortega en Nicaragua. Y quiera Dios que, dentro de poco, Fernando Lugo sea elegido presidente de Paraguay y Rigoberta Menchú de Guatemala.

En Venezuela Chávez refuerza el poder popular instalando los Consejos Comunitarios. Ésa es la única vía por la que los gobiernos democráticos pueden, en efecto, asegurar su gobernabilidad sin correr el riesgo de quedar como rehenes del Congreso y vulnerables a los golpes de Estado orquestados desde Washington, como sucedió en Venezuela en el 2002.

En Brasil Lula optó por la vía parlamentaria, formando una coalición partidista que le garantiza la mayoría en el Congreso, aunque sin metas definidas en cuanto al proyecto de un nuevo Brasil. Los partidos fueron atraídos por el ofrecimiento de cargos en la maquinaria del poder Ejecutivo. Al contrario de Chávez, Lula no se interesa por movilizar a los movimientos sociales, temeroso de que le exijan cambios en la política económica neoliberal, de riguroso ajuste fiscal, y en la política social, que está debiendo la reforma agraria, puerta de salida de las familias pobres que, hoy, dependen de los recursos del Estado para su sobrevivencia.

Reelegido en diciembre por el 63% del electorado, Chávez obtuvo la aprobación por el Congreso de la Ley Habilitante, que le permite gobernar en los próximos 18 meses sin consultar al parlamento. Se trata de la versión venezolana de las Medidas Provisionales adoptadas anteriormente en Brasil. A partir del 1 de mayo Chávez pretende reducir el poder de los consorcios petroleros que operan en la región del río Orinoco, donde se extraen cerca de 600 mil barriles diarios y con potencial para llegar al millón 300 mil barriles por día.

La medida afectará a las empresas extranjeras que hasta ahora se hartaban del petróleo venezolano e inflaban su facturación sin contrapartida en el desarrollo sustentable del país: las norteamericanas Chevron, Exxon Mobil, Texaco y Conoco Philips; la francesa Total; la noruega Statoil; y la británica British Petroleum. La expresa venezolana PDVSA es la socia minoritaria en este consorcio. A partir del 1 de mayo ésta se quedará con la cuota del 60% y las demás con el 40%.

En los planes de Chávez entra el nacionalizar la empresa Electricidad de Caracas, controlada ahora por la AES de los Estados Unidos, y no renovar la concesión de frecuencia del Estado a la empresa de telecomunicaciones RCTV (Radio Caracas Televisión), que podrá seguir operando por satélite y por cable. La RCTV apoyó el golpe de abril del 2002, que trató de derribar al presidente Chávez y, en diciembre del mismo año, apoyó el sabotaje a PDVSA, lo que puso en peligro la economía del país. Chávez prefirió, en aquel momento, no castigar a la emisora.

Al contrario de lo que pregonan los medios de los Estados Unidos, Chávez es el presidente latinoamericano con menos poderes y más mediatizado por dispositivos constitucionales limitadores de su actuación. El más importante de ellos es el Referéndum Revocatorio, que autoriza al 5% de los electores -unas 800 mil personas- a exigir que el elegido se someta a la aprobación popular a mitad de su mandato. Su aplicación tuvo lugar en agosto del 2004, cuando la oposición venezolana pidió el referéndum y tuvo que tragarse la amargura de su resultado: la mayoría de la población reafirmó su confianza en Chávez.

Si hubiera habido un Referéndum Revocatorio en Argentina y en Bolivia, Fernando de la Rúa y Sánchez de Losada habrían sido destituidos sin necesidad de aquella presión popular que pagó el alto precio de vidas sacrificadas. Y en Perú Alejandro Toledo, que gobernó con un índice de aprobación inferior al 15%, habría cedido su lugar a otro a mitad de su mandato.

En el Ecuador, país que tuvo ocho presidentes en los últimos diez años, Rafael Correa movilizó a la nación para conformar una Asamblea Nacional Constituyente, aprobada por más del 70% de los electores el domingo pasado. Y en Bolivia Evo Morales conmemora la reducción, en apenas un año, del déficit fiscal, la duplicación de las reservas del país y el avance de los indicadores económicos, gracias al cobro del precio justo del gas explotado por compañías extranjeras y a la recuperación de la propiedad sobre los hidrocarburos.

Por la vía democrática y pacífica, América Latina va liberándose de la miseria a la que la mayoría de su población fue condenada por las grandes potencias. Si éstas reaccionan ante la pérdida de sus privilegios exorbitantes, el escenario de Iraq podría trasladarse a esta región. El sentido común y el incienso no le hacen mal a nadie.

 
3 d'abril
Villares, R. - Bahamonde , A. El Capital en su contexto, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (audiolibro mp3) 25 enero, 2013
capítulo a capítulo, del libro de los profesores Ramón Villares y Angel Bahamonde, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (Editorial Taurus, Madrid, 2009). (...)

3 d'abril
Una aproximación a la teoría laboral del valor (valor-trabajo)
Jorge Negro Asensio Audio: https://youtu.be/zwE4rX-goXU https://www.youtube.com/watch?v=q_oS-yd8Y0w texto: https://drive.google.com/file/d/0B93D...

8 de març

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"