logo_mrg

 

 
dijous 23 d'agost de 2007
Transgénicos en la UE, batallas ganadas, ¿guerra perdida?
Modificación genética
por Naomi Klein

Se podría disculpar a los europeos por pensar que han ganado la guerra contra la ingeniería genética en la cadena alimenticia. Existen etiquetas en los pasillos de los supermercados, existe apoyo político hacia la agricultura orgánica y la opinión de Greenpeace parece representar un punto de vista aceptado por la mayoría, ya que los tribunales no les han condenado por arrancar cosechas genéticamente modificadas. Podrías suponer que, habiendo 35 países donde existen o están desarrollando leyes que obligan el etiquetado de los Alimentos Genéticamente Modificados (AGM), la industria de exportación agrícola norteamericana no tendría otra opción más que doblegarse a la demanda: manteniendo las semillas modificadas genéticamente lejos de los campos no alterados y, en general, olvidándose de estas controvertidas variedades.

Pues no. La verdadera estrategia es introducir tanta contaminación genética en la cadena alimenticia que imposibilite la demanda por parte del consumidor de alimentos no modificados genéticamente. La idea es sencillamente que la contaminación se extienda más rápidamente que la legislación de los países y después adaptar las leyes a la contaminación ya existente.

A continuación, unos informes desde el frente de esta guerra invisible.

En abril, Monsanto recogió aproximadamente un 10% de las semillas de canola genéticamente modificadas que había distribuido en Canadá debido a unos informes sobre la contaminación de estas semillas por otra variedad de semilla de colza modificada, no apta para la exportación. El caso más conocido es el del maíz Starlink. La cosecha genéticamente modificada (destinado a alimento de animales y no apta para consumo humano) llegó a mezclarse con el suministro de maíz norteamericano debido a que las zonas "parachoque" que rodean los campos donde ha sido cultivado, mostraron ser totalmente incapaces de contener el polen transportado por el viento. Aventis, empresa que posee la patente de Starlink, propuso una solución: en vez de retirar el maíz, ¿por qué no aprobar su aptitud para el consumo humano?

Y ahora exponemos el famoso caso de Percy Schmeiser, el agricultor de Saskatchewan quien ha sido denunciado por la empresa Monsanto ya que algunas de las semillas canola genéticamente modificadas de esta empresa, cayeron en las tierras del agricultor por acción del viento cuando estas eran transportadas en camiones y debido a su proximidad a los campos de esta empresa. Monsanto dice que cuando las semillas germinaron, el Sr. Schmeiser estaba robando la propiedad de la empresa. El Tribunal ratificó la denuncia y hace 2 meses condenó al agricultor a pagar a la empresa 20.000 dólares, más las costas legales. El Sr. Schmeiser dijo: "Me alarmé muchisimo cuando en la sentencia leí que no importa cómo se mezcle la semilla de cultivo, ya sea debido a la acción del viento o la polinización, a las inundaciones, a la maquinaría utilizada - la semilla no pertenece al agricultor. Es propiedad de Monsanto." El veredicto fue una advertencia a los agricultores norteamericanos independientes para que no intenten entrar en esta industria sin contar con los gigantes de los genes: inténtelo y pagará el precio.

Arran Stephens, presidente de "Nature’s Path", empresa de comida orgánica de British Columbia informó al New York Times a principios de este mes, que el material genéticamente modificado estaba encontrando el camino para mezclarse con los alimentos orgánicos. "Hemos encontrado restos en maíz que ha sido cultivado orgánicamente durante 10-15 años. No existe muro suficientemente alto para contener la materia modificada genéticamente." Existe tanta contaminación genética en los campos norteamericanos que un grupo de agricultores orgánicos está considerando lanzar un recurso colectivo contra la industria bio-tecnológica por pérdidas de ingresos - ¿cómo se puede vender a consumidores que demandan alimentos no modificados genéticamente cuando no se puede mantener los genes fuera de los campos?

La semana pasada, los fundamentos de este caso recibieron un apoyo significativo. "Loblaws", la mayor cadena de supermercados de Canadá, con el 40% del mercado, envió una carta a todos sus proveedores de alimentos orgánicos, incluyendo "Nature’s Path", informándoles que no les permitiría declarar que sus alimentos eran "No Modificados Genéticamente". Los ejecutivos de la empresa argumentan que no hay manera de saber si los alimentos están verdaderamente libres de modificación genética. La carta empieza "Queridos y valorados proveedores" y continúa exigiendo un compromiso por escrito "para la retirada de la declaración de No Modificado Genéticamente de .... los envases, efectivo a partir del 1 de septiembre de 2001" y, "tomar las medidas necesarias para poner etiquetas encima o cubrir la declaración de No Modificado Genéticamente antes de la fecha límite del 1 de septiembre de 2001."

En los grandes supermercados de Canadá ya se pueden ver en sus estantes las etiquetas modificadas: garabatos escritos a mano, cubriendo las etiquetas originales, en las cajas de cereales orgánicos. A primera vista, la decisión de Loblaws no parece tener sentido cara al mercado. Aunque aproximadamente el 70% de los alimentos vendidos en Canadá contienen ingredientes genéticamente modificados, más del 90% de los Canadienses encuestados reclaman un etiquetado en los alimentos informando si la composición genética de dicho alimento ha sido modificada. Parecería acertado que los supermercados ofrecieran a los consumidores lo que ellos reclaman, tal y como intentaron hacer las cadenas Tesco y Safeway etiquetando sus propias líneas de productos libres de modificación genética, cuando surgieron las protestas al respecto en Europa. Sin embargo, en Norteamérica, los supermercados forman parte de una estrategia agrícola más amplia para presentar el etiquetado, sencillamente, como demasiado complicado. En parte, esto se debe a que cadenas tales como Loblaws, no sólo son minoristas de alimentación sino fabricantes de sus propias líneas privadas. La línea de Loblaws se denomina "President’s Choice" o "Memories of", que contiene productos chic del tercer mundo tales como "Memories of Kobe Sauce" y "Memories of Singapore noodles". Gale Weston, presidente de Loblaws, ha advertido públicamente que "habrá un coste asociado" al etiquetaje y si Loblaws vende productos etiquetados "No Modificados Genéticamente", esto debilitará la intención de obstaculizar el etiquetaje de "Genéticamente Modificado" en el resto de los productos.

¿Qué significa todo esto para los europeos y para sus campañas, mucho más avanzadas, contra los Alimentos Modificados Genéticamente?

Significa, que sus etiquetas pronto pueden estar tan obsoletas como las etiquetas garabateadas de nuestros supermercados. Si la contaminación continúa extendiéndose por Norteamérica y si la industria agrícola vence en su lucha actual por derrocar la prohibición de semillas modificadas genéticamente que existe actualmente en Brasil, será prácticamente imposible importar soja que no haya sido modificada genéticamente. Apoyados por leyes depredadoras de la propiedad intelectual, las empresas agrícolas están en camino de conseguir que el suministro alimenticio global esté tan contaminado, tan confuso, tan polinizado por los organismos genéticamente modificados y en general, tan mezclado, que los legisladores se verán obligados a claudicar.

Cuando miremos atrás y recordemos este momento, masticando nuestro alimento natural genéticamente modificado, nuestros tacos Starlink aprobados para el consumo humano y nuestro salmón transformado del Atlántico (escapado del vivero y recapturado en el océano Pacífico), bien podríamos recordarlo como el momento decisivo en que perdimos nuestra opción de un alimento auténtico. Quizá Loblaws lance un nuevo producto que embotellará aquel sentimiento de desolación llamándolo "Recuerdos de la Opción del Consumidor".



Resposta a l'article
サイト
10 d'octubre de 2012
Resposta a l'article
Modificación genética
28 d'agost de 2007, per  Antonio Arnau

He rescatado este artículo dhace unos años porque desgraciadamente ha vuelto a ponerse de actualidad. Este Jueves 23 de agosto frente al Ministerio de Agricultura en Madrid se realizo una protesta convocada por la Unión de Agricultores y Ganaderos de la Rioja, la Unió de Llauradors i ramaders PV, Unió de Pagesos de Cataluña y la Unión de Campesinos de Castilla y León. El lema fué “La Agricultura Ecológica no admite contaminación transgénica” Con el se expresaba el rechazo al nuevo Reglamento (CE 834/2007 de 28/6/07) aprobado por la Unión Europea, que debe regular la Agricultura y Ganadería ecológicas, ya que supone un paso atrás en la regulación de estas producciones ”, permitiendo además la certificación como ecológicos de productos modificados geneticamente.

Esta ampliación del margen de tolerancia en el contenido de OGM’s en los productos "ecológicos" supone un golpe al prestigio y el valor diferencial que debería aportar la etiqueta de producto ecológico, esta pierde así su valor diferencial si permite cualquier proporción de contenido transgénico”, y esto atenta a la supervivencia y necesaria expansión del sector agroecológico.

Este nuevo reglamento europeo no solo no favorece la extensión de la producción ecológica, como un valor añadido que permita la supervivencia del campo y de las producciones propias, garantizando alguna cuota de seguridad alimentaria, la cuestiona en sus bases. Responde a intereses distintos a los de productores y consumidores.

Una producción ecológica responsable no puede depender, para su credibilidad ante el consumidor, de un reglamento flexible e interpretable, regulado por “lejanos expertos”, sino que debe estar participada su regulación por los productores y, certificada su calidad ecológica por etiquetas de certificación de caracter público.

Este es un paso más en la estrategia de "invasión" que describe Klein y que va minando la resistencia de los consumidores europeos a los transgénicos y menoscabando su derecho a elegir.

 
15 de setembre
Pasa del clima Publicado en 11 diciembre, 2015 por prensaclima
¡Tenemos nuevo vídeo de Laponia Beach! Denuncia con humor del colapso ambiental al que nos encaminamos salvo que lo impidamos. El lema: pasa del clima. Dentro del proyecto sobre cambio climático y la #COP21 de París, que (...)

24 d'agost
Fragmento entrevista al filosofo, matemático y escritor Bertrand Russell, en el programa Face to Face, entrevistado por John Freeman En lo intelectual: observa los hechos, no lo que te gustaría que fueran los hechos. En lo moral: entiende que el amor es sabio, y el odio (...)

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"