logo_mrg

 

 
dimecres 19 de setembre de 2007
La doctrina del sock
El auge del capitalismo del desastre
Naomi Klein

El verano pasado, en la calma mediática de agosto, la doctrina de la guerra preventiva de la Administración Bush dió una gran paso adelante. El 5 de agosto de 2004, la Casa Blanca creó la Oficina del Coordinador para la Reconstrucción y Estabilización, dirigida por el anterior Embajador de EEUU en Ucrania Carlos Pascual . Su mandato diseñará planes elaborados post-conflicto para veinticinco países que no están, todavía, en conflicto. Según Pascual, será también capaz de coordinar tres operaciones totales de reconstrucción en países diferentes “al mismo tiempo,” que duren cada una de “cinco a siete años.”

Como es debido, un gobierno fiel a la destrucción preventiva perpetua ahora tiene una oficina estable para la reconstrucción preventiva.

Se han ido los días en los que había esperar el estallido de las guerras y después al diseño de planes ad hoc para recoger los pedazos. En una cooperación cercana con el Consejo Nacional de Inteligencia, la oficina de Pascual guarda los países de “alto riesgo en una “lista de vigilancia” y ensambla a equipos de rápida respuesta preparados para entrar en la planificación preguerra y “movilizar y desplegar rápidamente” después de que un conflicto ha disminuido. Los equipos están compuestos de empresas privadas, organizaciones no gubernamentales y miembros de Think Tanks, algunos, Pascual dijo a la audiencia del Center for Strategic and Internacional Studies en octubre, tendrán contratos “precompletados” para reconstruir los países que no están todavía destruidos. Hacer este papeleo por adelantado “podría acortar de tres a seis meses el tiempo de respuesta.”

Los equipos para los planes de Pascual que se han estado diseñando en su desconocida oficina del Departamento de Estado para cambiar “el entramado social de una nación,” dijo al CSIS. El mandato de la oficina es no reconstruir ningún viejo estado, entiende, sino crear unos “democráticos y orientados al mercado”. Así, por ejemplo, (y acabado de sacar el ejemplo de su sombrero, sin duda), sus reconstructores “rápidos” podrían ayudar a liquidar “las empresas estatales que crearon una economía inviable”. A veces, la reconstrucción, explicó, significa “destruir lo viejo”.

Pocos ideólogos pueden resistir la atracción de una pizarra en blanco - eso era la promesa seductora del colonialismo: “descubriendo” las nuevas tierras abiertas de par en par donde la utopía pareció posible. Pero el colonialismo está muerto, o eso nos han dicho; no hay los nuevos lugares que descubrir, ningún terra nullius (nunca la hubo), no más páginas en blanco en que, como Mao dijo una vez, “las palabras mas nuevas y hermosas se pueden escribir.” Hay, sin embargo, abundancia de destrucción - los países convertidos en escombros, por los llamados Actos de Dios o por Actos de Bush (con órdenes de Dios). Y donde hay la destrucción hay reconstrucción, una oportunidad de enfrentar “la aridez terrible,” como un funcionario de la ONU describió recientemente la devastación en Aceh, y llenarla con los planes más perfectos y hermosos.

Solíamos tener colonialismo vulgar,” dice Shalmali Guttal, un investigador localizado en Bangalore de Focus on the Global South. “Ahora tenemos colonialismo sofisticado, y ellos le llaman ‘reconstrucción.’”

Ciertamente parece que porciones incluso más grandes del globo están bajo la reconstrucción activa: siendo reconstruidas por un gobierno paralelo compuesto de una casta familiar de firmas consultoras buscando las ganancias, compañías de ingenieros, mega-ONGs, gobiernos y agencias de ayuda de la ONU y las instituciones financieras internacionales. Y de la población que vive en estos sitios reedificados -de Iraq a Aceh, de Afganistán a Haití - se puede oír un coro semejante de quejas. Hay muy poco trabajo, si lo hay. Los consultores extranjeros viven a lo grande, a costa de cuentas de gastos y pluses y un salario de mil dólares por día, mientras la población local queda fuera de trabajos mucho más necesarios, formación y la toma de decisiones. Los expertos de los gobiernos “constructores de la democracia” dan lecciones sobre la importancia de transparencia y “el buen gobierno,” pero la mayoría de los contratistas y ONGs rehúsan abrir sus libros a esos mismos gobiernos, gastando el dinero de las ayudas sin ser controlados.

Tres meses después de que el tsunami golpeara Aceh , The New York Times contó una inquietante historia informando que “casi nada parece haber sido hecho para empezar con las reparaciones y la reconstrucción.” La noticia podría haber venido fácilmente de Iraq, donde, como The Angeles Times acababa de informar, supuestamente la reconstrucción de las plantas suministradoras de agua de Bechtel ha empezado a desquebrajarse, una más en una letanía interminable de líos en la reconstrucción. Podría haber venido también de Afganistán, donde el Presidente Hamid Karzai arremetió recientemente contra los contratistas extranjeros “corruptos, derrochadores e irresponsables por “derrochar los preciosos recursos que Afganistán recibió como ayuda.” O de Sri Lanka, donde 600.000 personas que perdieron sus hogares por el tsunami languidecen todavía en campos de refugiados de forma temporal. Unos cien días después de las olas gigantes golpearán, Herman Kumara, el jefe del Movimiento Nacional de Solidaridad de Pesquerías en Negombo, Sri Lanka, envió un correo electrónico desesperado a sus colegas de todo el mundo. “Los fondos recibidos en beneficio de las víctimas se están dirigiendo al beneficio de unos pocos privilegiados, no a las verdaderas víctimas,” escribió. “Nuestras voces no se oyen y no nos permiten expresarnos.”

Pero si la industria de reconstrucción es sensacionalmente inepta en la reconstrucción, eso puede ser porque reconstruir no es su propósito primario. Según Guttal, “No es la reconstrucción en ningún caso- es reorganizar todo.” Por ello, las historias de corrupción e incompetencia sirven para enmascarar este escándalo más profundo: El auge de una forma depredadora de capitalismo del desastre que utiliza la desesperación y el temor creados por la catástrofe para acometer una radical ingeniería, social y económica. Y en esta frente, la industria de la reconstrucción trabaja tan rápida y eficientemente que las privatizaciones y la toma de tierras se cierran generalmente antes de que la población local sepa lo que les golpeó. Kumara, en otro correo electrónico, advierte que Sri Lanka se enfrenta a “un segundo tsunami de globalización y la militarización corporativas,” potencialmente más devastador que el primero. “Vemos este como un plan de acción por la crisis de la tsunami para entregar el mar y la costa a corporaciones extranjeras y al turismo, con la ayuda militar de los marines de EEUU.”

El Secretario de la Defensa Paul Wolfowitz diseñó y supervisó un proyecto notablemente semejante en Iraq : Los fuegos ardían todavía en Bagdad cuando funcionarios de ocupación de EEUU reordenaron las leyes de inversión y anunciaron que las compañías estatales de país serían privatizadas. Algunos han señalado a este historial para argumentar que Wolfowitz no es apto dirigir el Banco Mundial; de hecho, nada le podría haber preparado mejor para su nuevo trabajo. En Iraq, Wolfowitz hacía justo lo que el Banco Mundial ya hace en virtualmente cada país devastado por la guerra y el país destruido en el mundo - aunque con menos sutilezas burocráticas y más bravuconería ideológica.

Los países del “post-conflicto” ahora reciben el 20-25 por ciento de los prestamos del Banco Mundial, hasta un 16 por ciento mas que desde 1998 - un aumento de 800 por ciento desde 1980, según un estudio del Congressonal Research Study. La respuesta rápida a guerras y a desastres naturales ha sido tradicionalmente dominada por agencias de Naciones Unidas, que trabajó con ONGs para proporcionar ayuda de emergencia, construcción de campos de refugiados y cosas por el estilo. Pero ahora, el trabajo de reconstrucción se ha revelado como una industria tremendamente lucrativa, demasiado importante como para ser dejado a los bienhechores de las Naciones Unidas. Así que hoy, el Banco Mundial, ya devoto al principio del alivio de la pobreza a través de la realización de beneficios, es el que esta a cargo.

Y no cabe duda, que el negocio de la reconstrucción produce ganancias. Hay contratos masivos de ingeniería y de suministros (10 mil millones de dólares a Halliburton en Iraq y Afganistán solos); “Construyendo democracia” ha explotado una industria de dos mil millones de dólares; y nunca ha habido mejor momento para consultores del sector público - las firmas privadas que aconsejan a los gobiernos vender sus recursos, a menudo llevando servicios del gobierno como subcontratas. (Bearing Point, el favorecido de estas firmas en los Estados Unidos, informó que las rentas para su división de “servicios públicos se había cuadruplicado en apenas cinco años,” y las ganancias son inmensas: 342 millones de dólares en el 2002 - un margen de beneficio del 35 por ciento.) Pero los países destrozados son atractivos al Banco Mundial para otra razón: Aceptan bien las órdenes. Después que un acontecimiento catastrófico, los gobiernos harán generalmente cualquier toma para obtener ayuda en dólares - incluso si eso significa acumular deudas inmensas y estén de acuerdo en amplias reformas políticas. Y con la población local luchando por encontrar refugio y alimento, organizarse políticamente contra la privatización puede parecer un lujo inimaginable.

Incluso mejor desde la perspectiva del banco, muchos países destrozados por la guerra son estados de “soberanía limitada”: Son considerados demasiado inestables y no hábiles para manejar el dinero de las ayudas que llueven, así que a menudo confían sus fondos al Banco Mundial. Este es el caso en Timor Oriental , donde el banco reparte dinero al gobierno si muestra que lo gasta responsablemente. Aparentemente, esto significa rebajar drásticamente los trabajos del sector público (el gobierno de Timor tiene la mitad de tamaño que tenía bajo la ocupación indonesia) pero derrochando dinero de ayudas en consultores extranjeros que el banco insiste que el gobierno alquile (el investigador Ben Moxham escribe, “En un departamento del gobierno, un simple consultor internacional gana en un mes lo mismo que sus veinte colegas de Timor ganan juntos en un año entero”).

En Afganistán , donde el Banco Mundial administra también la ayuda del país a través de un fideicomiso, ya ha logrado privatizar la asistencia sanitaria negando a dar los fondos al Ministerio de Sanidad para construir hospitales. En lugar encauza dinero directamente a ONGs, que llevan sus propios dispensarios privados de salud en contratos de tres años. Ha ordenado también “un aumento del papel del sector privado” en el sistema de agua, la telecomunicaciones, el petróleo, el gas y minería y ordenó al gobierno “retirarse” del sector eléctrico y dejarlo a “inversionistas privados extranjeros.” Estas profundas transformaciones de la sociedad afgana nunca se debatieron ni fueron informadas, porque pocos fuera del banco saben que sucedieron: Los cambios se enterraron profundamente en un “anexo técnico” adjuntó a las subvenciones que proporciona la ayuda de “emergencia” para la infraestructura devastada por la guerra de Afganistán - dos años antes de que el país tuviera un gobierno elegido.

Ha sido una historia parecida en Haití, después de la expulsión del presidente Jean-Bertrand Aristide. A cambio de un préstamo de 61 millones dólares, el banco requiere “la asociación público-privado y el gobierno en los sectores de la educación y la salud,” según documentos del banco, compañías privadas llevan colegios y escuelas. Roger Noriega, Ministro Ayudante de EEUU para Asuntos del Hemisferio Occidental, ha dicho claramente que la Administración de Bush comparte estas metas. “Alentaremos también el gobierno de Haití a avanzar, en el momento apropiado, con la reestructuración y la privatización de algunas empresas del sector público,” dijo en el Instituto Americano de la Empresa el 14 de abril de 2004.

Estos son planes extraordinariamente polémicos en un país con una poderosa base socialista, y el banco admite que esto es precisamente la razón de empujarlos ahora, con Haití bajo casi un régimen militar.El Gobierno de transición proporciona una oportunidad para aplicar las reformas económicas que pueden ser duras de deshacer para un gobierno futuro,” el banco anota en su acuerdo Economic Governance Reform Operation Project . Para los haitianos, esto es una ironía especialmente amarga: Muchos culpan a las instituciones multilaterales, inclusive el Banco Mundial, de profundizar la crisis política que llevó a la expulsión de Aristide reteniendo centenares de millónes en préstamos prometidos. En ese momento, el Banco Inter-Americano de Desarrollo, bajo la presión del Departamento de Estado, decía que Haití era insuficientemente democrático para recibir el dinero, señalando a irregularidades secundarias en una elección legislativa. Pero ahora que Aristide esta fuera, el Banco Mundial celebra abiertamente los beneficios de operar en una zona de con democracia y libertad.

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional han estado imponiendo la terapia de choque en países en varios estados de shock por lo menos tres décadas, la mayoría de forma notable después de los golpes militares en América Latina y el desplome de la Unión Soviética. Muchos observadores dicen que ese capitalismo del desastre comenzó realmente su andadura con el Huracán Mitch. Durante una semana en octubre 1998, el Mitch se estacionó sobre América Central , tragándose aldeas enteras y matando a más de 9.000. Los países ya empobrecidos estaban desesperados por la ayuda para la reconstrucción - y vinieron, pero con condiciones. En dos meses después de que el Mitch golpeara, con el país todavía hundido hasta la rodilla, los escombros y los cadáveres, el Congreso hondureño inició lo que en el Financial Times llamaron “rápidas liquidaciones después de la tempestad.” Pasó leyes que permitieron la privatización de aeropuertos, los puertos marítimos y las carreteras y los planes rápidos para privatizar el la compañía telefónica estatal, la compañía eléctrica nacional y partes del sector de agua. Canceló las leyes para la reforma de las zonas agrarias y he hizo más fácil para los extranjeros comprar y vender la propiedad. Hubo mucho de lo mismo en países vecinos: En los mismos dos meses, Guatemala anunció planes para vender su sistema de teléfono, y Nicaragua hizo lo mismo, junto con su compañía eléctrica y su sector de petróleo.

Todos los planes de privatización fueron empujados agresivamente por los sospechosos habituales. Según el Wall Street Journal, “el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional habían usado su influencia para la venta de las telecomunicaciones, condicionando la ayuda anual durante tres años de cerca de 47 millones de dólares y sumándola a la ayuda para el alivio de la deuda de cerca de 4.4 mil millones para Nicaragua.

Ahora el Banco esta usando el tsunami del 26 de diciembre para empujar sus políticas cortantes. Los países mas devastados que casi no ha visto alivio de su deuda y la mayor parte de la ayuda de emergencia del Banco Mundial ha ido en forma de prestamos, no a fondo perdido. Mas que enfatizar la necesidad de ayudar a las pequeñas comunidades pesqueras -mas del 80% de las víctimas de las olas- el banco esta empujando la expansión del sector turístico y granjas piscícolas industriales. Para las infraestructuras públicas dañadas, como carreteras y colegios, los documentos del banco reconocen que reconstruirlos “podría pensionar las finanzas públicas” y sugiere que los gobiernos consideren las privatizaciones (si, solo tienen una idea).”Para ciertas inversiones,” según se dicen en el plan de respuesta al tsunami del banco, “podría ser apropiado utilizar financiación privada.”

Como en otros lugares en reconstrucción, desde Haiti a Iraq, la ayuda para paliar los efectos del tsunami no tienen nada que ver con recuperar lo que se perdió. Aunque los hoteles y la industria ya han comenzado la reconstrucción de la costa, en Sri Lanka, Tailandia, Indonesia e India, los gobiernos han pasado leyes que previenen a las familias de reconstruir su costas frente a la costa. Cientos de miles de personas esta siendo forzadas a vivir en el interior, en barracas de estilo militar en Aceh o cajas de cemento prefabricadas en Tailandia. La costa no se esta reconstruyendo como era -poblada de pueblos pescadores y redes hechas a mano esparcidas por la costa. En su lugar, los gobiernos, las corporaciones y los donantes extranjeros se están agrupando para reconstruirla como a ellos les gustaría que fuera: playas como campos de juegos para turistas, los océanos como minas de agua para flotas pesqueras corporativas, servidos por aeropuertos privatizados y carreteras construidas con el dinero prestado.

En enero, Condoleezza Rice provocó una pequeña controversia al describir al tsunami como “una maravillosa oportunidad” que “ha pagado grandes dividendos para nosotros.” Muchos se horrorizaron con la idea de tratar una tragedia humana tan masiva como una oportunidad de buscar ventajas. Pero, es eso, Rice comprendió la situación. Un grupo llamado Thailand Tsunami Survivors and Supporters dice que para “los políticos negociantes, el tsunami era la respuesta a sus oraciones, ya que literalmente barrió estas áreas costeras de las comunidades que habían previamente paralizado sus planes turísticos, hoteles, casinos y sus granjas de gambas. Para ellos, todo esta área costera era ahora tierra abierta!

Desastre, parece, es la nueva terra nullius.

en PDF

Naomí Klein. Periodista Canadiense, autora de "No Logo"

Traducción Mario Cuellar

Enlace original:

Se puede ver tambien subtitulado en castellano el vídeo sobre el Shock http://www.youtube.com/watch?v=TdQlSKeRvQw&eurl=http%3A%2F%2Fhumeursdejeandornac%2Eblogspot%2Ecom%2F2009%2F04%2Fla%2Ddoctrine%2Ddu%2Dchoc%2Ehtml&feature=player_embedded

Trailer video en castellano sobre su libro "La doctrina del Sock"

Otro de ATTAC TV en su visita a Madrid promocionando su libro "La doctrina del Shock"



Resposta a l'article
http://www.latarantella.co.uk/ugg-boots-uk.html
28 d'octubre de 2013, per  elmorevetw1052

Ehozfpt Szszjg Nijphyzbr Zleph Nkutib Scpsmdy nike blazer uk Srulpav Axavr Rzohqgf Xvcwm Dhzzvv Lkyvcae http://www.joewentworth.co.uk/nike-blazer.html
Pzynq Autrcu Mvnxlpr Fcougrdp Fcfeqab Kngzqaq black nike blazers Clwhwod Btkwpwkp Oepehwzpy Qpdwoqu Paxdkok Fjtrzi http://www.pondcreations.co.uk/pink-nike-blazers.html
Aszqan Owuigoo Zghdvipu Kpemr Gyhjqob Ludml cheap nike blazers uk Kwngmnn Dekcjogy Ligarejy Galqlit Wypksjn Noxbnz http://www.sahs.uk.net/cheap-nike-blazers.html
Jdbutiq Nexdzvj Mijss Rxxpoyvv Mpylzui Zpnvba nike blazers sale Bgllvn Jzocpr Msndslzhr Mcmmyqlwg Sdkbbmg Rkjtm http://www.online-gambling.co.uk/nike-blazers-sale.html
Jmhfm Znsbfi Rdkolygl Efdfbdcle Syihzy Rubeuzt uggs sale Guqtl Hkhcfrnt Ssvsidqto Qhoei Yifsju Iktcrpq http://www.wagglerworms.co.uk/uggs-on-sale.html
Vvjnbau Wppads Tcimxun Ydbmc Knmzoeako Sepoys gucci outlet Ahpwdms Tiguxain Cbjwi Vkvyb Jtjicw Azcvlh http://www.joewentworth.co.uk/gucci-outlet.html
Uorrxrev Zcijc Jwkynucb Pyymlwhp Rrddsgamm Xjdedvjbi uggs uk Cksaxq Buzswvs Hctztzad Tcphwhrw Fuqwpvke Tzpto http://www.richmondmethodistchurch.co.uk/ugg-boots-uk.html
Iwpcuij Rdwof Kmepipu Ynqyw Opxdrxa Eviulf nike blazers purple Ciefek Fdvhbxlw Gzhrlzdsf Scazo Ddzdzuz Ooxxsu http://www.latarantella.co.uk/black-and-white-nike-blazers.html
Beffvyu Gqzvg Kmsfcxdzl Wnkkz Cynxjvg Yxspi mizuno football boots Jmdxe Mhswziot Hdudgig Jdwuula Nryyfm Uvolzc http://www.rm-landscaping.co.uk/puma-football-boots.html
Cvezzhwn Huzwoqai Rucxu Oxqyxjabm Vxfnjnc Zitgwynj ugg boot sale Bttgsf Bgbds Vffmkkmq Bpnnfgij Hsxroj Irhwqrbl http://www.400smilesaday.co.uk/ugg-boots-sale.html

qiufeng
Resposta a l'article
El auge del capitalismo del desastre. Resumen de una reciente intervención de Naomi Klein -presentada por Amy Goodman, de Democracy Now.
17 de setembre de 2007

Resumen de una reciente intervención de Naomi Klein -presentada por Amy Goodman, de Democracy Now- con ocasión de la presentación en Nueva York del primer libro de Jeremy Scahill, "Blackwater: The Rise of the World’s Most Powerful Mercenary Army". (Blackwater: el auge del más poderoso ejército mercenario del mundo).

En 2004 Naomi Klein viajó a Iraq y poco después publicó en Harper’s Magazine un artículo titulado "Baghdad Year Zero" (Bagdad, año cero) en el que exponía en detalle la privatización de la economía de Iraq, estatalizada en su mayor parte. Desde entonces ha seguido estudiando este asunto y el próximo otoño tiene prevista la publicación de su nuevo libro “The Shock Doctrine: The Rise of Disaster Capitalism” (La doctrina del choque: el auge del capitalismo del desastre).

Resposta almissatge:

Entrevista a Naomi Klein De Kenneth Whyte

Existe una escuela de pensamiento según la cual el mercado libre y la democracia van de la mano haciendo que la gente sea libre y próspera. Tú sostienes que la ideología del libre mercado ha triunfado en todo el mundo, no porque la población la haya adoptado sino porque se la han impuesto, a menudo en momentos de angustia. Además, en ocasiones, han sido los propios gobiernos los que han creado estos momentos de angustia como un pretexto para establecer políticas de libre mercado. Para colmo, estas políticas no han funcionado verdaderamente. Simplemente han enriquecido a la gente que las ha introducido. ¿Qué te parece este resumen?

Bastante bueno, aunque algunas cosas serían discutibles. No creo que haya ejemplos de que los propios gobiernos hayan creado ellos mismos las crisis.

De acuerdo. ¿Es la violencia inherente al capitalismo o es algo que ha surgido del capitalismo según se ha estado practicando en los últimos cientos de años?

Creo que se puede sostener ese argumento, pero de lo que el libro trata realmente es sobre la guerra entre diferentes clases de capitalismo. Trata sobre la batalla de ideas entre el keynesianismo, una economía mixta, que es lo que tenemos en este país, y lo que yo describo como una cepa fundamentalista del capitalismo que está en contra de la idea misma de economía mixta. Cuando esta clase de capitalismo fundamentalista se sale con la suya lo que resulta no es capitalismo sino corporativismo, China es un buen ejemplo...

¿Cuáles son las características de este capitalismo fundamentalista?

Son casi las mismas características que comparte toda clase de fundamentalismo: el deseo de pureza, la creencia en un equilibrio perfecto, y cada vez que se identifica un problema, el que se achaque a perversiones y distorsiones dentro de lo que, de otra forma, sería un sistema perfecto. Creo que esto se ve muy claro en los fundamentalistas religiosos y en los fundamentalistas marxistas y se podría discutir que el economista austriaco, Friedrich Hayek y el economista de la Universidad de Chicago, Milton Friedman compartían el sueño de un sistema puro. En muchos casos se trata de matemáticos brillantes así que su modelo parece perfecto. Pero creo que todo aquel que se enamora de un sistema se acaba volviendo peligroso, debido a que el mundo no se amolda a ese sistema y entonces lo que pasa es que te enfadas con el mundo.

Así que tenemos a estos economistas defendiendo una forma de capitalismo puro, ¿por qué su atracción por los desastres?

Porque los desastres son momentos en los que la gente esta desconcertada, conmocionada, ya estén dispersos, como ocurrió después de que un huracán golpeara Nueva Orleáns, o se encuentren recogiendo los fragmentos después de haber sido bombardeados o de que su visión del mundo se haya visto hecha pedazos, como ocurrió después del 11-S. Estos son momentos maleables desde un punto de vista político. Es sabido que los desastres crean estas oportunidades, así que tienes todo un grupo de gente siempre lista para saltar a la primera oportunidad, la mayor parte dentro de la infraestructura de los gabinetes estratégicos. Creo que estos think-tanks son una especie de incubadoras de ideas, mantienen las ideas preparadas para cuando llegue el desastre. Milton Friedman dijo que sólo una crisis, ya sea real o percibida, produce un cambio real y cuando llega esa crisis, el cambio que desencadena depende de las ideas que haya en el entorno.

Hablemos de Chile. Este es un país que en los años 70 eligió a Allende. Un social demócrata, un socialista que llega al poder pero que no se lleva bien con los Estados Unidos, se le ve simpatizante de Castro y de la Unión Soviética y sucesivos presidentes de EE.UU. recelan de él.

Fueron Nixon y Kissinger juntos. El libro concluye con una cita de una carta desclasificada de Kissinger a Nixon donde le dice que la amenaza de Allende no era sobre nada de lo que decían públicamente en esa época, que se estaba arrimando demasiado a la Unión Soviética, que sólo hacía ver que era un demócrata y que iba a convertir a Chile en un sistema totalitario. Según escribe Kissinger la verdadera amenaza era que se propagase la democracia social. La Unión Soviética fue el hombre del saco oportuno. Era fácil odiar a Stalin, pero lo que siempre fue una amenaza era la idea del socialismo democrático, una tercera vía entre el comunismo totalitario y el capitalismo.

¿Y tú crees que temían más a eso que a la Unión Soviética en el contexto de la Guerra Fría?

Bueno, si miramos los golpes de estado, el derrocamiento del Primer Ministro Mossadegh en Irán, y del Presidente Arbenz en Guatemala, (los dos primeros golpes de estado de la CIA en los años 50), nos daremos cuenta de que ambos eran nacionalistas democráticos, y que siempre se siguió el mismo patrón de miedo, hacer creer que en realidad se trataba de un régimen soviético camuflado. Así que si miramos los golpes de estado, lo que vemos es un deseo de pisotear sistemáticamente esta idea de un término medio democrático. Pues son una amenaza para los inversores estadounidenses en el extranjero, sobre eso no cabe ninguna duda.

Así pues, Allende es derrocado por Pinochet, Pinochet tuvo muchísimo apoyo de los EE.UU. y de los economistas de la Escuela de Chicago y es bien sabido que éste cometió asesinatos masivos y recurrió a diferentes formas de brutalidad contra su oposición, algo que tú ves como una parte integral de ese programa para instalar esta nueva economía en Chile

La idea de que Chile se podría convertir en un laboratorio para las políticas económicas extremas de la Escuela de Chicago es un poco como pensar que se podría comenzar una revolución contra el capitalismo en Beverly Hills. Chile era un país profundamente inhóspito para estas ideas. Pero gracias a esta colaboración entre Pinochet y los economistas que habían estudiado en la Universidad de Chicago con becas del Departamento de Estado de los EE.UU., Chile se convirtió en un laboratorio en donde experimentar con estas ideas que hasta ahora todavía no se han puesto en práctica en EE.UU., como por ejemplo el impuesto no progresivo, un impuesto con un tipo único del 15%, escuelas concertadas y leyes laborales que esencialmente prohibían que los sindicatos se involucrasen en cualquier actividad política. Copiado literalmente del manual, ¿sabes? Como si cogiesen el manifiesto de Friedman y lo convirtiesen así tal cual en ley. La idea de que esto podría pasar en Chile precisamente en aquel momento de su historia, cuando había tanto apoyo al desarrollismo, por supuesto que requirió el uso de la fuerza.

Hablas bastante sobre tortura y brutalidad y la conmoción producida por un cambio generalizado y la repercusión que ello tuvo en la población. Lo ves como parte integrante de la perspectiva de los economistas, que esa era la única manera, mediante la conmoción y la desorientación severa de la población, para conseguir que cambiaran su comportamiento y aceptaran la nueva ideología.

Existía y todavía existe el consenso de que si no se produce una crisis profunda que hace ver la alternativa como algo incluso peor, entonces la gente no deja las cosas que hacen su vida mejor, ya sea su seguro de desempleo o las viviendas protegidas. Lo que quiero decir es... mira Nueva Orleans. La gente no hubiese abandonado sus casas si no hubiese habido un desastre natural. Obviamente ellos no planearon el desastre natural pero te puedo decir que estuve en Nueva Orleans una semana después del huracán, mientras todavía estaba la ciudad anegada por las aguas, y los periódicos estaban citando a un congresista republicano diciendo, "De las viviendas subvencionadas de las que nosotros no pudimos deshacernos, Dios sí que pudo deshacerse"

Vayamos a China, a la que consideras otro laboratorio de la misma clase. Soy el último en disculpar a China porque lo veo como un estado represivo y no como una economía realmente abierta, pero una vez dicho esto, reconozco las mejoras que ha habido en cuestiones de libertades y estándares de vida. Han pasado de un 0 a un 2 o a un 3. ¿Tú cómo lo ves?

El debate en China en estos momentos no es de auto alabanza. Existe una nueva escuela de intelectuales en China, que se autodenominan la nueva izquierda China, y que están criticando al partido. El gobierno, el Partido Comunista, está verdaderamente preocupado por los niveles de desigualdad que se han abierto entre el campo y la ciudad, entre los super ricos y los super pobres que viven codo con codo. Y está respondiendo de dos maneras. Una es hacer un poco de redistribución, lo que realmente queda fuera del modelo de Chicago. Se están haciendo nuevas e importantes inversiones en el campo y se está llegando al compromiso de condonar las tasas escolares durante los primeros nueve años para los niños en los ambientes rurales, ya que el año pasado hubo 87.000 protestas en China, una estadística increíble, así que claramente, hay gente que no está contenta con cómo van las cosas en China.

Al mismo tiempo estamos empezando a ver cómo China se está convirtiendo en un laboratorio para probar nuevos sistemas de vigilancia de la población a una escala que hubiese sido imposible bajo Mao. El New York Times publicó un artículo sobre cómo Shenzhen, la ciudad portuaria donde nació el modelo de área de libre mercado, es ahora una zona de pruebas para tarjetas de identificación biométricas que contienen toda la información posible, desde el número de teléfono de tu arrendatario a tu historial reproductivo, tu historial de crédito o tus antecedentes penales. Poseen el liderazgo en temas de conexión de redes de cámaras de circuito cerrado de televisión, hay unas 200.000 colocadas en una sola ciudad, y todo el cuerpo de policía está equipado con GPS. Lo que está ocurriendo allí parece salido de una novela de ciencia ficción. Así que tenemos una apertura al mismo tiempo que un nivel extraordinario de vigilancia que, quién lo diría, cuenta con el total apoyo de algunas de las mayores compañías de tecnología del mundo, este sistema fue construido por Microsoft...

Y todos, desde Google a Yahoo! les siguen la corriente.

En 1989 el discurso de estas grandes compañías de comunicación era que la televisión, la televisión por satélite, iba a llevar libertad y democracia a China. Y ahora es como si esa tecnología, con el total apoyo de estas mismas compañías, haya dado la vuelta, y en vez de ser herramientas de comunicación y libertad, sean ahora herramientas para llevar a cabo una intensa supervigilancia. Así que creo que ni siquiera hemos comenzado a entender lo que está ocurriendo en China, pero esto apoya bastante mi tesis, porque ni tú ni yo discutiríamos que China es un país extraordinariamente rentable económicamente.

Creo que lo que China nos muestra es que esta idea de que hay una correlación natural entre el capitalismo, entre el libre mercado y la libertad de las personas, es simplemente falsa. Una de dos, o bien China está pasando por una transición muy lenta o bien se han saltado la fase democrática completamente, simplemente la han dejado de lado y han terminado con esta cosa, que creo debería describirse como corporativismo. Pero esa no es sólo la tendencia en China sino también en Rusia, en EE.UU. y en Chile bajo Pinochet. Todos obedecen al mismo patrón de estados fuertemente endeudados, gobiernos muy intervensionistas, pero a favor de las corporaciones y contra los trabajadores.

Con referencia a los EE.UU., puedes decirme lo que ves.

Bueno, lo que veo, si volvemos a Friedman, es una campaña política muy explícita contra el Nuevo Tratado. Según Friedman la historia siguió el camino equivocado después de los años 30. Todo el mundo estuvo de acuerdo, después de la crisis bursátil, en que lo que había fallado era que se había dejado al mercado de valores regularse a sí mismo, lo que terminó siendo un sistema simplemente demasiado despiadado. El Nuevo Tratado vino a dar cuerpo a otra clase de capitalismo, hubo mucha más redistribución. Esto no sucedió porque la gente se volviera más agradable, existía una batalla de ideas entre el comunismo y el capitalismo y de los años 30 a los 60 el capitalismo se mantuvo en su fase más seductora. Fue así cómo se introdujeron elementos del socialismo en este modelo, de manera que la versión socialista más radical resultara menos atractiva. Estoy citando a Franklin Delano Roosevelt y a Keynes. Y fue bajo ese modelo el periodo en que se produjo el crecimiento económico más rápido, pero un crecimiento que estaba distribuido más justamente. Este fue el periodo en que realmente creció la clase media, no sólo en EE.UU. sino también en países como Chile y Argentina. Y fue entonces cuando comenzó una especie de guerra de clases, una guerra de clases de la derecha.

Continuar leyendo...

Por qué el capitalismo necesita al terror
8 d'octubre de 2007

Entrevista a Naomi Klein De Kenneth Whyte

Existe una escuela de pensamiento según la cual el mercado libre y la democracia van de la mano haciendo que la gente sea libre y próspera. Tú sostienes que la ideología del libre mercado ha triunfado en todo el mundo, no porque la población la haya adoptado sino porque se la han impuesto, a menudo en momentos de angustia. Además, en ocasiones, han sido los propios gobiernos los que han creado estos momentos de angustia como un pretexto para establecer políticas de libre mercado. Para colmo, estas políticas no han funcionado verdaderamente. Simplemente han enriquecido a la gente que las ha introducido. ¿Qué te parece este resumen?

Bastante bueno, aunque algunas cosas serían discutibles. No creo que haya ejemplos de que los propios gobiernos hayan creado ellos mismos las crisis.

De acuerdo. ¿Es la violencia inherente al capitalismo o es algo que ha surgido del capitalismo según se ha estado practicando en los últimos cientos de años?

Creo que se puede sostener ese argumento, pero de lo que el libro trata realmente es sobre la guerra entre diferentes clases de capitalismo. Trata sobre la batalla de ideas entre el keynesianismo, una economía mixta, que es lo que tenemos en este país, y lo que yo describo como una cepa fundamentalista del capitalismo que está en contra de la idea misma de economía mixta. Cuando esta clase de capitalismo fundamentalista se sale con la suya lo que resulta no es capitalismo sino corporativismo, China es un buen ejemplo...

¿Cuáles son las características de este capitalismo fundamentalista?

Son casi las mismas características que comparte toda clase de fundamentalismo: el deseo de pureza, la creencia en un equilibrio perfecto, y cada vez que se identifica un problema, el que se achaque a perversiones y distorsiones dentro de lo que, de otra forma, sería un sistema perfecto. Creo que esto se ve muy claro en los fundamentalistas religiosos y en los fundamentalistas marxistas y se podría discutir que el economista austriaco, Friedrich Hayek y el economista de la Universidad de Chicago, Milton Friedman compartían el sueño de un sistema puro. En muchos casos se trata de matemáticos brillantes así que su modelo parece perfecto. Pero creo que todo aquel que se enamora de un sistema se acaba volviendo peligroso, debido a que el mundo no se amolda a ese sistema y entonces lo que pasa es que te enfadas con el mundo.

Así que tenemos a estos economistas defendiendo una forma de capitalismo puro, ¿por qué su atracción por los desastres?

Porque los desastres son momentos en los que la gente esta desconcertada, conmocionada, ya estén dispersos, como ocurrió después de que un huracán golpeara Nueva Orleáns, o se encuentren recogiendo los fragmentos después de haber sido bombardeados o de que su visión del mundo se haya visto hecha pedazos, como ocurrió después del 11-S. Estos son momentos maleables desde un punto de vista político. Es sabido que los desastres crean estas oportunidades, así que tienes todo un grupo de gente siempre lista para saltar a la primera oportunidad, la mayor parte dentro de la infraestructura de los gabinetes estratégicos. Creo que estos think-tanks son una especie de incubadoras de ideas, mantienen las ideas preparadas para cuando llegue el desastre. Milton Friedman dijo que sólo una crisis, ya sea real o percibida, produce un cambio real y cuando llega esa crisis, el cambio que desencadena depende de las ideas que haya en el entorno.

Hablemos de Chile. Este es un país que en los años 70 eligió a Allende. Un social demócrata, un socialista que llega al poder pero que no se lleva bien con los Estados Unidos, se le ve simpatizante de Castro y de la Unión Soviética y sucesivos presidentes de EE.UU. recelan de él.

Fueron Nixon y Kissinger juntos. El libro concluye con una cita de una carta desclasificada de Kissinger a Nixon donde le dice que la amenaza de Allende no era sobre nada de lo que decían públicamente en esa época, que se estaba arrimando demasiado a la Unión Soviética, que sólo hacía ver que era un demócrata y que iba a convertir a Chile en un sistema totalitario. Según escribe Kissinger la verdadera amenaza era que se propagase la democracia social. La Unión Soviética fue el hombre del saco oportuno. Era fácil odiar a Stalin, pero lo que siempre fue una amenaza era la idea del socialismo democrático, una tercera vía entre el comunismo totalitario y el capitalismo.

¿Y tú crees que temían más a eso que a la Unión Soviética en el contexto de la Guerra Fría?

Bueno, si miramos los golpes de estado, el derrocamiento del Primer Ministro Mossadegh en Irán, y del Presidente Arbenz en Guatemala, (los dos primeros golpes de estado de la CIA en los años 50), nos daremos cuenta de que ambos eran nacionalistas democráticos, y que siempre se siguió el mismo patrón de miedo, hacer creer que en realidad se trataba de un régimen soviético camuflado. Así que si miramos los golpes de estado, lo que vemos es un deseo de pisotear sistemáticamente esta idea de un término medio democrático. Pues son una amenaza para los inversores estadounidenses en el extranjero, sobre eso no cabe ninguna duda.

Así pues, Allende es derrocado por Pinochet, Pinochet tuvo muchísimo apoyo de los EE.UU. y de los economistas de la Escuela de Chicago y es bien sabido que éste cometió asesinatos masivos y recurrió a diferentes formas de brutalidad contra su oposición, algo que tú ves como una parte integral de ese programa para instalar esta nueva economía en Chile

La idea de que Chile se podría convertir en un laboratorio para las políticas económicas extremas de la Escuela de Chicago es un poco como pensar que se podría comenzar una revolución contra el capitalismo en Beverly Hills. Chile era un país profundamente inhóspito para estas ideas. Pero gracias a esta colaboración entre Pinochet y los economistas que habían estudiado en la Universidad de Chicago con becas del Departamento de Estado de los EE.UU., Chile se convirtió en un laboratorio en donde experimentar con estas ideas que hasta ahora todavía no se han puesto en práctica en EE.UU., como por ejemplo el impuesto no progresivo, un impuesto con un tipo único del 15%, escuelas concertadas y leyes laborales que esencialmente prohibían que los sindicatos se involucrasen en cualquier actividad política. Copiado literalmente del manual, ¿sabes? Como si cogiesen el manifiesto de Friedman y lo convirtiesen así tal cual en ley. La idea de que esto podría pasar en Chile precisamente en aquel momento de su historia, cuando había tanto apoyo al desarrollismo, por supuesto que requirió el uso de la fuerza.

Hablas bastante sobre tortura y brutalidad y la conmoción producida por un cambio generalizado y la repercusión que ello tuvo en la población. Lo ves como parte integrante de la perspectiva de los economistas, que esa era la única manera, mediante la conmoción y la desorientación severa de la población, para conseguir que cambiaran su comportamiento y aceptaran la nueva ideología.

Existía y todavía existe el consenso de que si no se produce una crisis profunda que hace ver la alternativa como algo incluso peor, entonces la gente no deja las cosas que hacen su vida mejor, ya sea su seguro de desempleo o las viviendas protegidas. Lo que quiero decir es... mira Nueva Orleans. La gente no hubiese abandonado sus casas si no hubiese habido un desastre natural. Obviamente ellos no planearon el desastre natural pero te puedo decir que estuve en Nueva Orleans una semana después del huracán, mientras todavía estaba la ciudad anegada por las aguas, y los periódicos estaban citando a un congresista republicano diciendo, "De las viviendas subvencionadas de las que nosotros no pudimos deshacernos, Dios sí que pudo deshacerse"

Vayamos a China, a la que consideras otro laboratorio de la misma clase. Soy el último en disculpar a China porque lo veo como un estado represivo y no como una economía realmente abierta, pero una vez dicho esto, reconozco las mejoras que ha habido en cuestiones de libertades y estándares de vida. Han pasado de un 0 a un 2 o a un 3. ¿Tú cómo lo ves?

El debate en China en estos momentos no es de auto alabanza. Existe una nueva escuela de intelectuales en China, que se autodenominan la nueva izquierda China, y que están criticando al partido. El gobierno, el Partido Comunista, está verdaderamente preocupado por los niveles de desigualdad que se han abierto entre el campo y la ciudad, entre los super ricos y los super pobres que viven codo con codo. Y está respondiendo de dos maneras. Una es hacer un poco de redistribución, lo que realmente queda fuera del modelo de Chicago. Se están haciendo nuevas e importantes inversiones en el campo y se está llegando al compromiso de condonar las tasas escolares durante los primeros nueve años para los niños en los ambientes rurales, ya que el año pasado hubo 87.000 protestas en China, una estadística increíble, así que claramente, hay gente que no está contenta con cómo van las cosas en China.

Al mismo tiempo estamos empezando a ver cómo China se está convirtiendo en un laboratorio para probar nuevos sistemas de vigilancia de la población a una escala que hubiese sido imposible bajo Mao. El New York Times publicó un artículo sobre cómo Shenzhen, la ciudad portuaria donde nació el modelo de área de libre mercado, es ahora una zona de pruebas para tarjetas de identificación biométricas que contienen toda la información posible, desde el número de teléfono de tu arrendatario a tu historial reproductivo, tu historial de crédito o tus antecedentes penales. Poseen el liderazgo en temas de conexión de redes de cámaras de circuito cerrado de televisión, hay unas 200.000 colocadas en una sola ciudad, y todo el cuerpo de policía está equipado con GPS. Lo que está ocurriendo allí parece salido de una novela de ciencia ficción. Así que tenemos una apertura al mismo tiempo que un nivel extraordinario de vigilancia que, quién lo diría, cuenta con el total apoyo de algunas de las mayores compañías de tecnología del mundo, este sistema fue construido por Microsoft...

Y todos, desde Google a Yahoo! les siguen la corriente.

En 1989 el discurso de estas grandes compañías de comunicación era que la televisión, la televisión por satélite, iba a llevar libertad y democracia a China. Y ahora es como si esa tecnología, con el total apoyo de estas mismas compañías, haya dado la vuelta, y en vez de ser herramientas de comunicación y libertad, sean ahora herramientas para llevar a cabo una intensa supervigilancia. Así que creo que ni siquiera hemos comenzado a entender lo que está ocurriendo en China, pero esto apoya bastante mi tesis, porque ni tú ni yo discutiríamos que China es un país extraordinariamente rentable económicamente.

Creo que lo que China nos muestra es que esta idea de que hay una correlación natural entre el capitalismo, entre el libre mercado y la libertad de las personas, es simplemente falsa. Una de dos, o bien China está pasando por una transición muy lenta o bien se han saltado la fase democrática completamente, simplemente la han dejado de lado y han terminado con esta cosa, que creo debería describirse como corporativismo. Pero esa no es sólo la tendencia en China sino también en Rusia, en EE.UU. y en Chile bajo Pinochet. Todos obedecen al mismo patrón de estados fuertemente endeudados, gobiernos muy intervensionistas, pero a favor de las corporaciones y contra los trabajadores.

Con referencia a los EE.UU., puedes decirme lo que ves.

Bueno, lo que veo, si volvemos a Friedman, es una campaña política muy explícita contra el Nuevo Tratado. Según Friedman la historia siguió el camino equivocado después de los años 30. Todo el mundo estuvo de acuerdo, después de la crisis bursátil, en que lo que había fallado era que se había dejado al mercado de valores regularse a sí mismo, lo que terminó siendo un sistema simplemente demasiado despiadado. El Nuevo Tratado vino a dar cuerpo a otra clase de capitalismo, hubo mucha más redistribución. Esto no sucedió porque la gente se volviera más agradable, existía una batalla de ideas entre el comunismo y el capitalismo y de los años 30 a los 60 el capitalismo se mantuvo en su fase más seductora. Fue así cómo se introdujeron elementos del socialismo en este modelo, de manera que la versión socialista más radical resultara menos atractiva. Estoy citando a Franklin Delano Roosevelt y a Keynes. Y fue bajo ese modelo el periodo en que se produjo el crecimiento económico más rápido, pero un crecimiento que estaba distribuido más justamente. Este fue el periodo en que realmente creció la clase media, no sólo en EE.UU. sino también en países como Chile y Argentina. Y fue entonces cuando comenzó una especie de guerra de clases, una guerra de clases de la derecha.

Continuar leyendo...

 
7 de juny
Mano Negra & Manu Chao - Sidi Hbibi (Live) Bayonne (France) 2008 More than a concert... in a big venue or an intimate dive, the equation is sure to be the same: Manu Chao are an explosive cocktail an explosion of joy.

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"