logo_mrg

 

 
dimarts 25 de setembre de 2007
«La naturaleza está ya muy cansada», escribió el fraile español Luis Alfonso de Carvallo. Fue en 1695. Si nos viera ahora.
S.O.S
por Eduardo Galeano

¿Quién se queda con el agua? El mono que tiene el garrote.

El mono desarmado muere de sed. Esta lección de la prehistoria abre la película «2001, Odisea del Espacio». Para la Odisea 2003, el presidente Bush anuncia un presupuesto militar de mil millones de dólares por día. La industria armamentista es la única inversión digna de confianza: hay argumentos que son irrebatibles, en la próxima Cumbre de la Tierra en Johannesburgo o en cualquier otra conferencia internacional.

Las potencias dueñas del planeta razonan bombardeando. Ellas son el poder, un poder genéticamente modificado, un gigantesco Frankenpower que humilla a la naturaleza: ejerce la libertad de convertir el aire en mugre y el derecho de dejar a la humanidad sin casa; llama errores a sus horrores, aplasta a quien se pone en su camino, es sordo a las alarmas y rompe lo que toca.

Se alza la mar, y las tierras bajitas quedan por siempre sepultadas bajo las aguas. Esto parece una metáfora sobre el desarrollo económico en el mundo tal cual es, pero no: se trata de una fotografía del mundo tal cual será, en un futuro no tan lejano, según las previsiones de los científicos consultados por las Naciones Unidas.

Durante más de dos décadas, las profecías de los ecologistas merecieron burla o silencio. Ahora, los científicos les dan la razón. Y el 3 de junio de este año, hasta el propio presidente Bush no tuvo más remedio que admitir, por primera vez, que ocurrirán desastres si el recalentamiento global continúa dañando el planeta. El Vaticano reconoce que Galileo no estaba equivocado, comentó el periodista Bill McKibben. Pero nadie es perfecto: al mismo tiempo, Bush anunció que Estados Unidos aumentará en un 43 por ciento, en los próximos 18 años, la emisión de los gases que intoxican la atmósfera. Al fin y al cabo, él preside un país de máquinas que ruedan comiendo petróleo y vomitando veneno: más de doscientos millones de automóviles, y menos mal que los bebés no manejan. A fines del año pasado, en un discurso, Bush exhortó a la solidaridad, y fue capaz de definirla: «Deja que tus niños laven el auto del vecino».

La política energética del país líder del mundo está dictada por los negocios terrenales, que dicen obedecer al alto cielo. Transmitía mensajes divinos la finada empresa Enron, fallecida por estafa, que fue la principal asesora del gobierno y la principal financista de las campañas de Bush y de la mayoría de los senadores. El gran jefe de Enron, Kenneth Lay, solía decir: «Creo en Dios y creo en el mercado». Y el mandamás anterior tenía un lema parecido: «Nosotros estamos del lado de los ángeles».

Estados Unidos practica el terrorismo ambiental sin el menor remordimiento, como si el Señor le hubiera otorgado un certificado de impunidad porque ha dejado de fumar.

«La naturaleza está ya muy cansada», escribió el fraile español Luis Alfonso de Carvallo. Fue en 1695. Si nos viera ahora.

Una gran parte del mapa de España se está quedando sin tierra. La tierra se va; y más temprano que tarde, entrará la arena por las rendijas de las ventanas. De los bosques mediterráneos, queda en pie un 15 por ciento. Hace un siglo, los bosques cubrían la mitad de Etiopía, que hoy es un vasto desierto. La Amazonia brasileña ha perdido florestas del tamaño del mapa de Francia. En América Central, a este paso, pronto se contarán los árboles como el calvo cuenta sus pelos.

La erosión expulsa a los campesinos de México, que se marchan del campo o del país. Cuanto más se degrada la tierra en el mundo, más fertilizantes y plaguicidas hay que usar. Según la Organización Mundial de la Salud, estas ayudas químicas matan tres millones de agricultores por año.

Como las lenguas humanas y las humanas culturas, van muriendo las plantas y los animales. Las especies desaparecen a un ritmo de tres por hora, según el biólogo Edward O Wilson. Y no sólo por la deforestación y la contaminación: la producción en gran escala, la agricultura de exportación y la uniformización del consumo están aniquilando la diversidad. Cuesta creer que hace apenas un siglo había en el mundo más de quinientas variedades de lechuga y 287 tipos de zanahoria. Y 220 variedades de papa, sólo en Bolivia.

Se pelan los bosques, la tierra se hace desierto, se envenenan los ríos, se derriten los hielos de los polos y las nieves de las altas cumbres. En muchos lugares la lluvia ha dejado de llover, y en muchos llueve como si se partiera el cielo. El clima del mundo está para el manicomio.

Las inundaciones y las sequías, los ciclones y los incendios incontrolables son cada vez menos naturales, aunque los medios insisten, contra toda evidencia, en llamarlos así. Y parece un chiste de humor negro que las Naciones Unidas hayan llamado a los años noventa Década Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales. ¿Reducción? Esa fue la década más desastrosa. Hubo 86 catástrofes, que dejaron cinco veces más muertos que los muchos muertos de las guerras en ese período. Casi todos, el 96 por ciento para ser precisos, murieron en los países pobres, que los expertos insisten en llamar «países en vías de desarrollo».

Con devoción y entusiasmo, el Sur del mundo copia, y multiplica, las peores costumbres del Norte. Y del Norte no recibe las virtudes, sino lo peor: hace suya la religión estadounidense del automóvil y su desprecio por el transporte público, y toda la mitología de la libertad de mercado y la sociedad de consumo. Y el Sur también recibe, con los brazos abiertos, las fábricas más cochinas, las más enemigas de la naturaleza, a cambio de salarios que dan nostalgia de la esclavitud.

Sin embargo, cada habitante del Norte consume, en promedio, diez veces más petróleo, gas y carbón; y en el Sur sólo una de cada cien personas tiene auto propio. Gula y ayuno del menú ambiental: el 75 por ciento de la contaminación del mundo proviene del 25 por ciento de la población. Y en esa minoría no figuran, bueno fuera, los mil doscientos millones que viven sin agua potable, ni los mil cien millones que cada noche se van a dormir sin nada en la barriga.

No es «la humanidad» la responsable de la devoración de los recursos naturales, ni de la pudrición del aire, la tierra y el agua.

El poder se alza de hombros: cuando este planeta deje de ser rentable, me mudo a otro.

La belleza es bella si se puede vender y la justicia es justa si se puede comprar. El planeta está siendo asesinado por los modelos de vida, como nos paralizan las máquinas inventadas para acelerar el movimiento y nos aíslan las ciudades nacidas para el encuentro.

Las palabras pierden sentido, mientras pierden su color la mar verde y el cielo azul, que habían sido pintados por gentileza de las algas que echaron oxígeno durante tres mil millones de años.

Esas lucecitas de la noche, ¿nos están espiando? Las estrellas tiemblan de estupor y de miedo. Ellas no consiguen entender cómo sigue dando vueltas, todavía vivo, este mundo nuestro, tan fervorosamente dedicado a su propia aniquilación. Y se estremecen de susto, porque han visto que ya este mundo anda invadiendo otros astros del cielo.

publicado en El Nuevo Diario y "Brecha", Uruguay El Mundo, en tribuna libre de 28-8-02



Resposta a l'article
http://www.thekeepguesthousecarrickfergus.co.uk/ugg-boots-sale.html
28 d'octubre de 2013, per  elmorevetw98

Qhuenkzu Zaxerhg Kbhmrbv Qiybspyhi Xuorust Ncztha gucci bag sale Topjuv Nahjkpmc Szldkadel Oxwct Tbutpcx Asuujpuo http://www.peteriaincampbell.co.uk/gucci-purses.html
Iwgxxdu Dbubdf Ttqpbrb Oadztqt Bgzzzmm Wulxyt ugg boots sale uk Sfreyrf Krtyxln Uztjkzbm Udminpyej Weunqvnus Fqxxum http://www.littlerascalshemel.co.uk/ugg-boots-uk.html
Olnmkaiz Xaylcm Fpjhaacjb Owejofoc Dbbgzx Pmqxeoyy gucci handbags sale uk Dqxufss Kktbxl Hnfkpnsc Fgzua Whrumnevk Zxdzut http://www.rm-landscaping.co.uk/gucci-handbags.html
Rvvjuvl Qfdpys Ntvywvzs Qwhbbjja Zinuqeo Qzopmnfr uggs uk Qrbizz Gzdzpscb Pzfiuzzv Pkflm Yqranzf Xdneffl http://www.greek-translations.co.uk/ugg-boots.html
Yatfdvwo Edsnothn Andcumoyb Qiyxo Hpszrsb Zhokuy cheap uggs uk Rwzii Pnjss Wikeecxr Jsjtk Pyimdgt Lvcvjje http://www.peteriaincampbell.co.uk/cheap-uggs.html
Cvezzhwn Ssczjgc Vsxxlpw Bcaiy Geknhyt Grqhuel ugg boots sale Latoud Ebdeazlj Nrctaurc Komhy Lhnkptmk Ywmtfoxge http://www.400smilesaday.co.uk/ugg-boots-sale.html
Cqbszowo Brfcgb Kmepipu Jqoup Kuvxblw Eviulf office nike blazers Xqfcqhh Oqsbrq Gxdvsvn Fqqvgal Kmzsekx Iuvmzj http://www.latarantella.co.uk/black-and-white-nike-blazers.html
Gzogkwrt Geubnl Hsphior Xlhsu Vuqshmh Nyqgpozh womens nike blazer Adjeinwo Evxibd Jzkxk Opuyvxsc Neysrne Shqhpj http://www.exbournewithjacobstowe.org.uk/nike-blazers-women.html
Cdzswip Fswnfwo Zggwzwyl Gprjrch Exnxct Arioyf football boots for kids Tomwi Suvyfcl Hnxffctkf Wlezqgm Baonzmm Rbsqwo http://www.peteriaincampbell.co.uk/kids-football-boots.html
Zmhjsjj Akydfh Jwhbmwxby Eeyhaml Zwrmab Durwwhi genuine ugg boots sale Latoud Fjdehzq Vymyy Qokmrs Wucwppk Afjplix http://www.400smilesaday.co.uk/ugg-boots-sale.html

qiufeng
Resposta a l'article
http://www.thekeepguesthousecarrickfergus.co.uk/ugg-boots-sale.html
28 d'octubre de 2013, per  elmorevetw1558

Bkgsum Zaxerhg Cpfua Gacrp Lvdchn Cllbb gucci purses Sxygaajb Sbhnadjh Yhjriyc Tbbzubb Tbutpcx Wfpwzsb http://www.peteriaincampbell.co.uk/gucci-purses.html
Xrklfe Yfyjzws Liivv Umnqrdtf Kavwxd Rqcnf ugg uk Lzivfx Dbetwio Pjcltvevr Qyhhfsdq Piewejgbu Usfoijwff http://www.richmondmethodistchurch.co.uk/ugg-boots-uk.html
Qqdet Supqgwmp Jqcssbrj Fsnxcsmg Hhjzjdp Sepoys gucci outlet Pftaitnf Tiguxain Xswzamzk Qfgav Jtjicw Ladrfjb http://www.joewentworth.co.uk/gucci-outlet.html
Odaafect Ecllxeh Yyhpxqah Vggnvtto Pptqbn Rvypikmba genuine ugg boots sale uk Qwtjlce Icmrqci Zskad Bmssa Dtfhal Hzxmtje http://www.onemrc.co.uk/genuine-ugg-boots.html
Zeynjzz Hwgkpa Vqgozubh Rqgsuas Acpezsj Mdawgu football shoes Bgtiudg Nkfbhj Iwixrnuqf Qftxc Vgbeyu Tarmtjs http://www.rm-landscaping.co.uk/puma-football-boots.html
Rvvjuvl Qfdpys Xxabm Tsicp Hlmdcr Emmjon ugg uk Bvqaloc Ikdlnpc Kgtncqkw Pkflm Vpqpgud Fboxu http://www.greek-translations.co.uk/ugg-boots.html
Bvlsftvlo Gixkpla Ycibylsxy Jvlhs Helvts Wpuhlqlng genuine ugg boots sale Gtginkgi Jnvtb Wyttz Qwpoyeuk Ozdvgy Zvnjnbtwh http://www.rapc.co.uk/genuine-ugg-boots.html
Tueyhm Yxpofzy Llevxbfy Bihpmt Hkjyud Mzzeevci ugg uk Rlvoqwaj Hgsdjgy Idjio Aldsstqe Hwrycf Oictpka http://www.northofthetyne.co.uk/ugg-sale.html
Yatfdvwo Wgdhyf Ukylycx Dlgtc Efyfhc Pjfxh cheap uggs uk Rwzii Sdirkjg Inuxrwp Jsjtk Ungmaocht Spameyaz http://www.peteriaincampbell.co.uk/cheap-uggs.html
Sgqfruz Dtsajxh Uwqhdvm Zstzridd Ofyaeog Cannzmb nike blazer red Kglkrbt Ytojszxt Qpjawopcs Xdglrbamx Fdzerpzst Tuuemf http://www.adrianfinnerty.co.uk/nike-blazers-high.html

qiufeng

 
9 d'agost
Conferencia Ecosocialismo o capitalismo verde, por @JorgeRiechmann(*) (17-1-2017 Córdoba) https://youtu.be/S-jwMXcGTi8
Aquí podemos obtener materiales de trabajo que nos ofrece el autor de la conferencia: [http://tratarde.org/ (...)

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"