logo_mrg

 

 
dilluns 18 de setembre de 2006
Acusación contra el Banco Mundial
Banco mundial: El golpe de Estado permanente. Eric Toussaint (CADTM)
per  Observatorio de la Deuda en la Globalización

Acusación contra el Banco Mundial (*)

Eric Toussaint (CADTM) (**)

1. Durante sus sesenta años de existencia, el Banco Mundial ha sostenido en forma activa todas las dictaduras y todos los regímenes corruptos aliados de Estados Unidos.

2. A pesar de haber detectado desvíos masivos, mantuvo e incluso aumentó los importes prestados (ver el caso paradigmático del Congo-Zaire del mariscal Mobutu en el informe Blumenthal de 1982).

3. Ayudó, con su apoyo financiero, a la dictadura de Habyarimana en Ruanda hasta 1992, lo que le permitió al dictador quintuplicar los efectivos de su ejército. Las reformas económicas que impuso en 1990 desestabilizaron al país y exacerbó conflictos latentes. El genocidio, preparado desde fines de los años ochenta por el régimen de Habyarimana fue perpetrado a partir de 1994, produciendo cerca de un millón de muertos entre los tutsis (y los Hutus moderados). A continuación, el Banco Mundial exigió la devolución de la deuda contraída por el régimen genocida.1

4. Apoyó a algunos regímenes dictatoriales (Rumania de 1973 a 1982, China, a partir de 1980) del otro campo para debilitar a la URSS antes su desmoronamiento en 1991.

5. Sostuvo las peores dictaduras hasta el momento de su derrocamiento. Ejemplos: el apoyo emblemático a Suharto en Indonesia entre 1965 y 1998, a Marcos en Filipinas entre 1972 y 1986.

6. Saboteó activamente las experiencias democráticas y progresistas (desde Jacobo Arbenz en Guatemala, en la primera mitad de la década de 1950 hasta los sandinistas en Nicaragua en los años ochenta, pasando por Salvador Allende en Chile entre 1970 y 1973).

7. El Banco exige a los pueblos, víctimas de tiranos que financia, el reembolso de deudas odiosas que los dictadores habían contraído.

8. Así mismo, el Banco exigió a los países que accedían a la independencia, a finales de los años cincuenta y comienzo de los sesenta, que reembolsaran las deudas odiosas contraídas por las ex potencias coloniales para explotarlos.

9. El Banco sostuvo financieramente a algunos países (Sudáfrica y Portugal), a pesar de que las Naciones Unidas habían decretado hacer un boicot financiero internacional contra ellos.

10. El banco apoyó a un país que había anexado por la fuerza a otro (anexión de Timor Oriental por Indonesia en 1975).

11. En materia ambiental, prosigue el desarrollo de una política productivista desastrosa para los pueblos y funesta para la naturaleza.2

12. Entre los proyectos menos respetuosos con los derechos humanos directamente apoyados por el Banco, destaca el proyecto «transmigración» en Indonesia, en el que varios de sus componentes se pueden considerar crímenes contra la humanidad (destrucción del medio natural de las poblaciones indígenas, desplazamiento forzoso de poblaciones).

13. El Banco Mundial (en sintonía perfecta con el FMI) favoreció el surgimiento de factores que provocaron la crisis de la deuda que estalló en 1982. Resumiendo: a) el Banco Mundial empujó a los países a endeudarse en condiciones que llevaban al sobreendeudamiento; b) incitó, e incluso forzó, a los países a eliminar los controles sobre el movimiento de capitales y el cambio, acentuando así la volatilizad de los capitales y facilitando su fuga. Esto también proveyó de armas nefastas a los especuladores (a menos que se vuelva a un estricto control de los movimientos de capitales); c) empujo los países a abandonar la industrialización por sustitución de importaciones en beneficio de un modelo basado en la promoción de las exportaciones. Este crecimiento de las exportaciones de los países en desarrollo al mercado mundial -cuya demanda se estancaba- provocó la caída de los precios y una degradación de las condiciones del intercambio.

14. Disimuló los peligros que, sin embargo, había detectado (sobreendeudamiento, crisis de pagos, transferencias negativas...).

15. Desde que estalló la crisis, el Banco Mundial favoreció, en forma sistemática, a los acreedores y debilitó a los deudores.

16. Con el FMI, recomendó o impuso políticas que hicieron pagar la factura de la crisis de la deuda a los pueblos, mientras favorecía a los más poderosos.

17. Con el FMI, continuó la «generalización» de un modelo económico que aumenta sistemáticamente las desigualdades entre los países y dentro de cada país.

18. Reforzó las grandes empresas privadas y debilitó a la vez los poderes públicos y los pequeños productores. Agravó la explotación de los asalariados e incrementó su precariedad, lo que afectó también a los pequeños productores.

19. Su retórica de lucha por la reducción de la pobreza esconde mal una política concreta que reproduce y refuerza las causas mismas de la pobreza.

20. La liberalización del flujo de capitales que favoreció sistemáticamente reforzó la evasión fiscal, la fuga de capitales, la corrupción.

21. La liberalización de los intercambios comerciales benefició a los fuertes y dejó de lado a los débiles. La mayor parte de los pequeños y medianos productores de los países en desarrollo no tienen capacidad para resistir la competencia de los más grandes, ya sean del Norte o del Sur.

22. El Banco Mundial trabaja en estrecha colaboración con el FMI y la OMC para imponer una agenda radicalmente opuesta a la satisfacción de los derechos humanos fundamentales.

23. El banco sostiene que mantiene un diálogo permanente con la sociedad civil y con los pobres, sin embargo no se ha materializado ningún cambio positivo en su política. Se comprueba la repetición de simulacros de diálogo en los cuales el marco dominante es el macroeconómico promovido por el Banco que no se puede discutir.

24. Manipula a los grupos más vulnerables y desfavorecidos por sus políticas para darles a éstas un rostro humano y democrático, presentándolas como la elección conciente de esos grupos (mujeres, pobres de solemnidad).

25. Cuando las comisiones independientes, que el banco mismo designa, le hacen recomendaciones que cuestionan los intereses de sus principales accionistas, se niega a seguirlas (ver los informes sobre las industrias extractivas y las represas).

26. Siempre obtiene beneficios, incluso durante las peores crisis. El Banco se enriquece a costa de los países endeudados.

27. Mantiene a éstos en la marginalidad, aunque constituyan la mayoría de sus miembros, mientras privilegia a un puñado de países ricos.

28. Demostró una incapacidad total de autorreforma. La designación de Paul Wolfowitz, uno de los principales estrategas de la invasión criminal de Iraq, como presidente del Banco refuerza su curso nefasto.

29. En resumen, el Banco Mundial constituye un instrumento despótico en manos de una oligarquía internacional (un pequeño grupo de grandes potencias y sus sociedades transnacionales) que refuerza el sistema capitalista internacional destructor de la Humanidad y del medio ambiente.

30. Es urgente construir una nueva institución internacional democrática que favorezca una redistribución de las riquezas y que apoye los esfuerzos de los pueblos para conseguir un desarrollo socialmente justo, respetuoso de la naturaleza.

31. Es necesario romper drásticamente con el sistema capitalista, del cual el Banco Mundial es uno de sus pilares.

Notas:

(*) Capitulo 24 de Eric Toussaint, Banco mundial: El golpe de Estado permanente, sera editado a final de 2006 por la editorial Viejo Topo, Barcelona. Libro en francès: http://www.cadtm.org/texte.php3?id_article=1796

(**) Eric Toussaint, presidente del CADTM (Comité para la Abolicion de la Deuda del Tercer Mundo) Bélgica, autor de La Bolsa o la vida. Las finanzas contra los pueblos. CLACSO, Buenos Aires, 2004. Coautor con Damien Millet de 50 Preguntas /50 Respuestas sobre la deuda, el FMI y el Banco Mundial. Icaria- Intermon/Oxfam, Barcelona 2004; coautor con Damien Millet de Los Tsunamis de la deuda, Icaria- Intermon/Oxfam, Barcelona 2006; coautor con Arnaud Zacharie de Salir de la Crisis. Deuda y Ajuste. CADTM - Paz con dignidad, Madrid, 2002. Más información: www.cadtm.org

1. Éric Toussaint, Las finanzas contra los pueblos. La bolsa o la vida, CLACSO, Buenos Aires, 2004, capítulo 16, «Ruanda: los acreedores del genocidio», pp. 300-3005

2. El punto 11, así como los 19, 22 y 24 serán desarrollados en Eric Toussaint, L’horreur productiviste, a publicarse en 2007.





GIF - 11.8 kB, 190 x 137 pixels

Es posible

RTF - 21 kB, 0 x 0 pixels


 
concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"