logo_mrg

 

 
dissabte 22 de desembre de 2007
Ante la cancelación del "Foro por una Paz Justa" en Oriente Medio de Alcorcón
“No será una Conferencia en Madrid lo que acabe con nosotros, lo prometo”
Michael Warschawski

El Foro por una Paz Justa en Oriente Medio de Alcorcón fue cancelado. Es desde luego decepcionante, pero ciertamente no una tragedia, y estoy absolutamente seguro de que, a diferencia de lo que escribió nuestro amigo Beate Zilversmidt, no nos atormentará durante años. El movimiento nacional palestino ha sido puesto en el punto de mira de grandes coaliciones internacionales, de Estados árabes y, evidentemente, de décadas de agresión sionista, y ha sobrevivido. Como movimientos de solidaridad israelíes e internacionales, hemos atravesado, en las últimas cuatro décadas, no pocas crisis políticas severas, y nos hemos recuperado. No será una Conferencia en Madrid lo que acabe con nosotros, lo prometo. Mantengamos la dimensión de las cosas, pero tengo la impresión de que algunos de nosotros estamos perdiendo esas dimensiones de vista.

Pero, en primer lugar, ¿quién soy yo en este contexto específico?

Mi nombre es Michael Warschawski (Mikado); durante los últimos cuarenta años he participado activamente en la lucha por la justicia en Oriente Medio y por una lucha conjunta israelo-palestina contra el colonialismo, soy fundador y permanente del Alternative Information Center (AIC) y -es importante en este contexto- soy uno de los miembros fundadores del Foro Social Mundial. Por encima de todo, como miembro del AIC, he estado directamente comprometido en todas las fases preparatorias del Foro de Madrid por un Paz Justa en Oriente Medio, y esta es la razón por la cual me siento cómodo para intentar explicar qué ha ocurrido a cualquiera que se haya preocupado ante los últimos acontecimientos.

El contexto del Foro por una paz justa en Oriente Medio

A lo largo de los años, el Alternative Information Center ha mantenido una profunda y duradera relación con la izquierda social y política del Estado español. El año pasado, las principales organizaciones del Foro Social de Madrid (FSM) empezaron a discutir la posibilidad de un foro temático sobre las cuestiones políticas de Oriente Medio, y ha trabajado en estrecha cooperación con PNGO (POT), Ittijah (palestinos con ciudadanía israelí), la Coalición de Mujeres por un Paz Justa y el AIC con el fin de llevarlo a la práctica. El Comité Internacional del FSM hizo un borrador de declaración de principios y fue refrendado por todas las organizaciones españolas, árabes (incluyendo a las palestinas) e israelíes involucradas en el proceso. Desde un punto de vista israelí, esta declaración conjunta refleja las posiciones de lo que se conoce como “movimiento anticolonial/antiocupación”, no las del ala sionista del movimiento por la paz, como Paz Ahora o el Centro Peres. Como no podía ser de otro modo, si el objetivo era comprometer a movimientos y organizaciones nacionales palestinos (y árabes). Esta era la elección del Comité Internacional, nos guste o no; se podría haber tomado otra opción, pero ese habría sido un foro totalmente distinto... con muy pocos árabes, como Riad el Malki, Walid Salem de Panorama, etc., no un foro de lucha conjunta por una paz justa basada en el derecho internacional, en las resoluciones de la ONU, en las declaraciones internacionales de derechos humanos, pero otra de esas reuniones tuvo por objeto fomentar la normalización entre israelíes y palestinos.

Se le pidió al AIC y la Coalición de Mujeres (israelí) que redactara la lista de participantes israelíes que fuera los más amplia posible, pero aceptable para los participantes árabes, esto es, refrendando sin ambigüedades la declaración de principios.

Esa lista incluía a buen número de activistas sociales, sobre todo mujeres y judíos árabes (Mizrahim) y no los “sospechosos habituales” en ese tipo de conferencias.

La Carta de Porto Alegre

En 1999, el Foro Social Mundial adoptó una Carta destinada a dar forma a los foros sociales. La parte más importante de la Carta de Porto Allegre es la definición del foro como un espacio abierto para los movimientos sociales y organizaciones no gubernamentales, y su independencia total de cualquier tipo de intromisión estatal. Los foros sociales son autogestionados y totalmente soberanos en lo que respecta a sus contenidos y métodos.

Y, en el pasado, los foros sociales (ya sean internacionales, nacionales, regionales, locales o temáticos) nunca han estado sujetos a intervención estatal alguna, aún cuando gobiernos locales y nacionales hayan contribuido a financiar esos foros. Esta independencia de los gobiernos y los partidos políticos era, y sigue siendo, una de las características más importantes del proceso del Foro Social. Debemos decir con bastante satisfacción que los Estados y las autoridades locales que acogen a estos foros han respetado esta norma central. Obviamente, no significa que en los distintos foros no hubiera luchas políticas y/o de poder, incluyendo presiones externas: no somos un agrupamiento de sectas, sino una realidad viviente de las realidades políticas y sociales e influenciada por ellas... tanto en lo bueno como en lo malo.

Algo sin precedentes: ingerencia estatal en el Foro

El ministro de Asuntos Exteriores español tiene todo el derecho del mundo de estar molesto por la composición y el contenido del Foro de Madrid. El Vaticano también lo tiene, como el Kremlin, la CIA o el Sindicato de Metalúrgicos de Zimbabwe, y ciertamente también el gobierno israelí. Ahora bien, el Foro tiene plena soberanía sobre sus métodos, invitaciones, contenidos, etc., no sólo de acuerdo con la Carta del Foro Social, sino también con los principios básicos de la democracia: en una democracia, el Estado no tiene derecho alguno a intervenir en el funcionamiento interno de una iniciativa de la sociedad civil... a no ser que haya razones fundadas para creer que habrá un grave atentado al orden público y a la ley.

En el Foro por una Paz Justa de Madrid intervino el Estado, intentó imponer una modificación de las decisiones y del orden del día acordado por el Comité Organizador, invitó a una delegación israelí “alternativa” y chantajeó al Foro de varios modos. Ante una indignación sin ambigüedades de los organizadores del Foro, el gobierno mandó a la policía y clausuró el Foro a la fuerza. ¡Algo sin precedentes en nueve años de proceso del Foro Social! Parece ser que el fin de la dictadura fascista en España no erradicó totalmente los comportamientos franquistas, y las organizaciones españolas del FSM deben repudiar enérgicamente esta intervención sin precedentes del Estado en una iniciativa de la sociedad civil. El Secretariado Internacional del Foro Social Mundial también debe hacer una rotunda declaración defendiendo la plena independencia de un Foro Social.

Todo esto es importante, desde luego, pero también tenemos que referirnos a comportamientos inadmisibles en nuestras propias filas. Algunos miembros del Comité Internacional del Foro de Madrid han colaborado con el Ministerio de Asuntos Exteriores español para formar e invitar a una gran “delegación israelí alternativa” compuesta por organizaciones que se oponen abiertamente a la Declaración de Principios del Foro y a su orden del día, acordado democráticamente y consensuado. Un comportamiento tal es escandaloso y ese puñado de gente debe ser denunciado y sancionado. Como militante israelí, insto al Comité Israelí contra la Demolición de Viviendas (ICAHD) a que haga un “limpieza” a fondo en su institución: una organización decente y progresista como esa no puede permitir que su nombre esté implicado en maniobras escandalosas con el establishment israelí y español debido al comportamiento escandaloso de un solo individuo (y estúpido -ya que no entendió que esa lista conducirá a la partida de la mayoría de los árabes invitados al Foro).

La posición del Alternative Information Center (AIC)

Como he dicho antes, el AIC ha estado muy involucrado en la preparación política y logística del Foro. El director del AIC, Sergio Yahni, ha sido un miembro activo del Comité Internacional, y ha pasado semanas enteras en Madrid para los preparativos del evento. Durante un par de meses, la mitad del personal del AIC estuvo ocupado confeccionando la lista de los participantes israelíes y la logística de su viaje a Madrid. También se le pidió a la AIC que organizara uno de los doce talleres del Foro. En lo que a mí se refiere, fui invitado a hablar en el plenario de apertura del Foro.

El secuestro del Foro por parte de los ministerios de Asuntos Exteriores español e israelí, y la participación de organizaciones que se sitúan claramente al otro lado de la línea divisoria que separa el neoliberalismo de la antiglobalización, la guerra de la paz (como el Centro Peres por la Paz) cambió la naturaleza misma del evento y decidí no participar. Sabía con certeza que la mayor parte de las delegaciones palestinas y árabes boicotearían el Foro, como efectivamente hicieron al ser informadas del cambio de naturaleza y de agenda del Foro.

El AIC no llamó al boicot del Foro porque estábamos a la espera de la reacción de los organizadores (el Comité Internacional) ante este secuestro: son buena gente y progresistas, y no albergábamos ninguna duda de que actuarían de un modo apropiado. Y no hemos sido defraudados: los organizadores y participantes del Foro han rechazado unánimemente la ingerencia externa y han preferido ver cómo se perdían meses de esforzado trabajo antes de aceptar los chantajes de su gobierno.

El conjunto del personal y la junta del AIC pueden garantizar a las docenas de gentes maravillosas del Comité Organizador de Madrid que pueden contar con nosotros para ayudarles, con lo mejor de nuestra capacidad, en cualquier iniciativa futura que decidan con el fin de promover una paz justa en nuestra región



Resposta a l'article
“No será una Conferencia en Madrid lo que acabe con nosotros, lo prometo”
24 de desembre de 2007, per  Jose Angel ORIA (GARA)

El Gobierno español dinamita el foro internacional por una paz justa en Oriente Medio

Las organizaciones progresistas palestinas e israelíes que tenían previsto participar en el foro por una paz justa en Oriente Medio han decidido no tomar parte en el mismo después de que el Gobierno español invitase a una delegación de «portavoces del sionismo».

Lo que iba a ser un encuentro de organizaciones progresistas de Oriente Medio y Europa para «buscar el desarrollo de un movimiento solidario que impulse un nuevo proceso político de paz, así como lanzar tantas propuestas como sean necesarias para lograr una paz justa y duradera en la región y fortalecer el papel de la sociedad civil», se ha convertido en un intento de «timo» a quienes debieran ser sus protagonistas por parte de los gobiernos español e israelí, según la denuncia hecha pública por el Centro de Información Alternativa (AIC) y la coordinadora de ONG palestinas PNGO, a la cual se han sumado otras delegaciones, incluidas las de Euskal Herria.

Durante toda la jornada de ayer, la organización del Foro por una paz justa en Oriente Medio, compuesta por decenas de entidades estatales e internacionales, analizaba qué hacer después de que PNGO y AIC comunicaran su decisión de no tomar parte en dicho evento. Finalmente, acordaron dar por suspendido el encuentro, dada la participación de «portavoces sionistas», como el «jefe de los colonos del valle del Jordán», en actos paralelos que se han llevado a cabo estos días en diversos municipios de Madrid.

Además de las delegaciones palestina e israelí, tampoco se han trasladado a Madrid grupos de Líbano y Siria que habían anunciado su participación.

«No tiene sentido que estemos aquí, si los palestinos con los que trabajamos han decidido no venir», afirmaba desde Alcorcón a GARA Gorka Quevedo, de Komite Internazionalistak.

Dado que ya se hallan en dicha población representantes de organizaciones iraquíes y de otras nacionalidades, los organizadores tratarán hoy de improvisar alguna fórmula de modo que su viaje no resulte baldío.

«Planes de guerra de Bush»

Michael Warchawski, de AIC, explica en alternativenews.org y en rebelion.org por qué decidió no viajar a Madrid. «En un procedimiento de difícil aceptación, el Ministerio español de Exteriores estableció una delegación israelí paralela, de mayor amplitud que la oficial -en referencia a la contraria a la ocupación, que llevaba meses trabajando en torno al Foro-, con el propósito de cambiar la agenda del Foro, convirtiendo una conferencia Anti-Annapolis en una reunión donde `cupiera todo’, para discutir los pros y los contras de los planes de guerra moldeados en Annapolis por George Bush y Ehud Olmert. El procedimiento es inaceptable, el contenido es escandaloso».

 
3 d'abril
Villares, R. - Bahamonde , A. El Capital en su contexto, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (audiolibro mp3) 25 enero, 2013
capítulo a capítulo, del libro de los profesores Ramón Villares y Angel Bahamonde, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (Editorial Taurus, Madrid, 2009). (...)

3 d'abril
Una aproximación a la teoría laboral del valor (valor-trabajo)
Jorge Negro Asensio Audio: https://youtu.be/zwE4rX-goXU https://www.youtube.com/watch?v=q_oS-yd8Y0w texto: https://drive.google.com/file/d/0B93D...

8 de març

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"