logo_mrg

 

 
dilluns 9 d'agost de 2010
La Obligación de Prevenir
OTRA LECCION PERDIDA
En el aniversario del Bombardeo de Nagasaki, 9 de Agosto de 1945: Historias de cristianos jamás contadas
per  Doctor Gary G. Kohls, MD*

Hace 65 años, el 9 de agosto de 1945, la segunda de las dos únicas bombas atómicas jamás usadas como instrumentos de destrucción masiva fue arrojada sobre la indefensa población civil de la ciudad de Nagasaki, Japón, por un equipo de bombarderos, todos cristianos, que por meses habían sido entrenados para esta misión. El equipo solo "estaba haciendo su trabajo" y lo hicieron con eficiencia y precisión militar.

Habían pasado solo tres días desde que la primera bomba, una bomba de uranio, había incinerado Hiroshima, creando caos y confusión en Tokyo, donde los líderes del gobieno facista militar del Japón y el Emperador Hiroíto habían estado buscando por meses como encontrar una forma honorable de terminar la guerra, una guerra que había agotado al Japón y que ya lo tenía en un estado virtualmente de moribundo y sin defensa.

El único obstáculo para la rendición había sido la insistencia de la administración Truman en una capitulación incondicional, lo que habría significado que el Emperador hubiera sido sacado de su posición de honor —una demanda que los japoneses no podían tolerar: para ellos su Emperador es una deidad.

El ejército ruso estaba cruzando Manchuria con el fin declarado de entrar en guerra contra el Japón el 8 de Agosto, así que había un incentivo extra para que Estados Unidos termine pronto la guerra: el comando militar norteamericano no quería dividir el botín o compartir el poder cuando el Japón pidió la paz, lo que ambos lados sabían era inevitable. La mayor dificultad era la demanda irracional de Estados Unidos de rendición incondicional.

El comando de bombarderos norteamericano había evitado que Hiroshima, Nagasaki y Kokura sufrieran los bombardeos incendiarios convencionales que habían quemado casi totalmente a más de 60 grandes ciudades japonesas, en la primera mitad de 1945. Una de las razones por postergar el ataque de ciudades no dañadas con estas nuevas armas fue científica: ver que pasaría a edificios intactos —y a los habitantes que allí vivían— cuando armas atómicas estallaban sobre ellos.

Temprano en la mañana del 9 de agosto de 1945, una Super-Fortaleza B-29 llamada Carro de Bock, salió, con las oraciones y la bendición de sus capellanes luteranos y católicos, de la Isla de Tinián y fue hacia Kokura, su primer blanco. La bomba de plutonio que llevaba tenía el nombre de código, "Panzón," en honor a Winston Churchill.

La única explosion en campo abierto de una bomba de prueba, blasfemosamente llamada, "Trinidad", había ocurrido solo tres semanas antes, el 16 de julio de 1945, en Alamogordo, Nuevo México. La roca, parecida a la lava, generada por el intenso calor -llamada "trinititato"- se puede encontrar hoy todavía en el sitio de la explosión.

Con órdenes de dejar caer la bomba solo en un lugar que se pueda ver bién, el Carro de Bock llegó a Kukura , pero la ciudad estaba nublada. Así que después de volar tres veces alrededor de la ciudad, buscando un lugar abierto, sin nubes, y usando en el proceso inmensas cantidades de combustible, decidieron ir al blanco alternativo, Nagasaki.

Nagasaki es famosa en la historia del cristianismo japonés. No sólo fue el sitio de la más grande iglesia cristiana en el Oriente, la Catedral de Santa María, si no que también tenía la más grande concentración de cristianos bautizados en todo el Japón. Nagasaki fue la ciudad donde el legendario misionero Jesuita, Francisco Xavier, estableció una misión católica en 1549, una comunidad cristiana que creció rápidamente y prosperó por varias generaciones. Sin embargo, como pasó en Sudamérica, Africa, Asia y en otros nuevos paises "descubiertos," los intereses comerciales españoles y portugueses que patrocinaron las actividades misioneras de Xavier, empezaron la planeada explotación de los recursos naturales y del pueblo japonés. Pero, como no pasó en otras tribus y naciones colonizadas, los mercaderes fueron certeramente percibidos como explotadores, y fueron ordenados que se vayan del Japón. Y la religión de los sospechosos extranjeros pronto se convirtió en el blanco de brutales persecusiciones.

A los 60 años del comienzo de la misión de Francisco Xavier, el cristianismo pasó a ser una religión fuera de la ley y profesar la fé cristiana fue crimen capital. Los japoneses que se negaban a renunciar al cristianismo y volver al shintoísmo o al budismo sufrían ostracismo, tortura e incluso crucifixiones similares a las persecuciones romanas de los primeros siglos del cristianismo. Cuando terminó el terror, todos los observadores creían que el cristianismo había sido eliminado del Japón.

Sin embargo, 250 años después, en los 1850s, cuando la coercitiva diplomacia a punto de cañón del Comodoro Perry forzó que se abra una isla cerca de la costa para los negocios norteamericanos, se descubrió que habían miles de cristianos bautizados en Nagasaki, que practicaban su fé viviendo en catacumbas, totalmente a escondidas del gobierno -el que, cuando la comunidad fue descubierta, comenzó inmediatamente otra purga. Pero por presión internacional, las persecuciones terminaron, y el cristianismo de Nagasaki salió de la clandestinidad. Para 1917, sin ninguna ayuda del gobierno, la comunidad cristiana japonesa construyó la masiva Catedral de Santa María, en el distrito del Río Urakami de Nagasaki.

Ahora bién, en el misterio del bién y el mal, ocurrió que la masiva Catedral de Santa María fue uno de los puntos que el bombardero del Carro de Bock podía ver a 31,000 piés, y, viendo la Catedral desde su punto de tiro, la identificó y ordenó que dejen caer la bomba.

Así, a las 11:02 am, del 9 de agosto de 1945, la comunidad cristiana de Nagasaki hirvió, se evaporó y carbonizó en una abrasadora bola de fuego radioactivo muchas veces más caliente que el sol. El vibrantre, fiel, perseguido centro del cristianismo japonés se convirtió en punto zero.

Y lo que el gobierno Imperial japonés no pudo hacer en más de 200 años de persecución, cristianos norteamericanos lo hicieron en 9 segundos. 8,500 de los miembros celebrantes de una comunidad de 12,000 perecieron en Nagasaki a consecuencia de la bomba.

Esta verdadera historia (que no se quiere recordar) debe estimular discusiones entre todos los que se dicen ser discípulos de Jesús de Nazaret. El capellán católico del Grupo Compuesto 509 (grupo secreto de 1500 hombres del Ejército de la Fuerza Aérea, cuya misión principal era lanzar exitosamente a sus blacos las bombas atómicas) fue el Padre George Zabelka. Varias décadas después que terminó la guerra, él finalmente vió su grave error teológico al dar legitimidad religiosa a la carnicería humana organizada que es la guerra moderna por tierra y aire. Reconoció finalmente que los enemigos de Estados Unidos no eran enemigos de Dios, sino hijos de Dios a quien Dios ama y a quienes los seguidores de Jesús deben amar también. La conversión del Padre Zabelka a la no-violencia cristiana lo hizo dedicar las décadas restantes de su vida a hablar contra la violencia en todas sus formas, especialmente contra la violencia del militarismo. El capellán luterano, William Downey, en su asistencia socio-psicológica a soldados con trauma por su participación en cometer asesinatos por orden del estado, denunció después todos los asesinatos, sea por tiro simple o por arma de destrucción masiva.

En su importante libro, Infierno, Curación y Resistencia, (Hell, Healing and Resistance,) el escritor Daniel Hallock habla de un retiro budista con Thich Nhat Hanh, en 1997, en el que se trató de analizar las diabólicas realidades que eran sufridas por veteranos de Viet Nam después de los combates, traumatizados por su participación en la guerra. La ironía de lo que pasó en ese retiro hizo que Hallock escribiera, “Claramente, el budismo ofrece algo que no se puede encontrar en el cristianismo institucional. Pero, naturalmente, ¿porqué los veteranos (que en su mayoría han abandonado la fé de su infancia por hipócrita) van a ser parte de una religión que ha bendecido las guerras que arruinaron sus almas? No sorprende que ellos buscaran a un gentil monje budista para escuchar lo que son, en gran parte, las verdades de Cristo.”

Como cristiano por toda mi vida, ese comentario me impactó, pero fue el impacto de una verdad triste y seria. Y como médico que trata todos los días a pacientes sicológicamente traumatizados, yo sé que es la violencia, en todas sus formas, lo que hiere y destruye el psyche y el alma humanos, y que ese trauma es mortal y contagioso, se propaga por las familias hasta la tercera y cuarta generaciones -y que se va a continuar propagando hasta que la violencia militar que nutre tanta violencia doméstica sea eliminada.

Una de las así llamadas, "enfermedades mentales" más difíciles de tratar, es el trauma que resulta de los combates de guerra, post traumatic stress disorder (PTSD). La forma más virulenta de PTSD, en mi opinión profesional, es incurable. También es un hecho que, aún cuando la mayoría de soldados de la era de Viet Nam fueron criados en iglesias en las que activamente practicaban su fé, si tenían PTSD causado por la guerra al volver a sus hogares, el porcentaje de los que siguen en la fé de sus familias casi llega a cero.

Este es un serio problema espiritual para cualquier iglesia que -sea por su activo apoyo a las "gloriosas" guerras de su país o por su silencio frente a tales problemas- no enseña a su juventud lo que sobre esos asuntos enseñó Jesús de Nazaret: la violencia es prohibida para aquellos que quieran seguirlo.

Si una comunidad cristiana falla en informar detalladamente a sus congregaciones sobre las horribles realidades de los campos de batalla y de los peligros para sus propias almas antes de que se registren para una posible conscripción militar, éso presagia la condena de la que Jesús habló en Mateo, 18, 5-6: “Y el que recibe en mi nombre a un niño como éste, a mi me recibe. Al que haga caer a uno de estos pequeños que creen en mí mejor le sería que le amarraran al cuello una gran piedra de moler y que lo hundieran en lo más profundo del mar."

El propósito de este ensayo es estimular discuciones abiertas y honestas (por lo menos entre los seguidores de Jesús) sobre la ética de matar del o por nuestro gobierno no desde la perspectiva de la ética de la seguridad nacional, no desde una perspectiva militar, no desde la perspectiva de la retaliación pre-cristiana ojo-por-ojo que Jesús rechazó, sino desde la perspectiva del evangelio dentro del evangelio —el Sermón de la Montaña— que contiene el corazón ético de las enseñanzas de Jesús, que se encuentran en Mateo 5, 6 y 7 y en Lucas 6.

De esas discusiones (si hay quienes se atrevan a sostenerlas) deben salir respuestas para aquellas horribles realidades que parecen inmobilizar por todo el mundo a decentes cristianos que creen en la Biblia: ¿Porqué hay tantos cristianos tan deseosos de cometer (o de patrocinar y/o pagar para que otros la cometan) violencia homicida contra otros hijos de un Dios amante, misericordioso y compasivo, el Dios a quien Jesús claramente nos pide que imitemos? Y, ¿qué pueden hacer los cristianos, empezando desde ahora, para prevenir la próxima guerra y la próxima epidemia de almas destruidas por el desorden traumático causado por los combates?

¿Qué podemos hacer para prevenir el retorno de tales atrocidades? De las brutalidades de la lista que sigue todas fueron perpetradas por cristianos devotos: la Masacre de Mi-Lai, Auschwitz, Dresden, El Mozote, Rwanda, Jonestown, los bombardeos de las iglesias de los negros norteamericanos, sanciones mortales contra Irak (que mató a 500,000 niños irakíes en los 1990s), la guerra presente que ha matado a más de un millón de inocentes civiles irakíes), las masacres de Fallujah, la tortura de “sospechosos no-acusados” en Guantánamo y Abu Ghraib, además de las muchas otras que, por definición, son crímenes de guerra internacionales, crímenes contra la paz y crímenes contra la humanidad.

¿Qué es lo que se tiene que hacer para prevenir el siguiente Nagasaki?

Gran parte de la responsibilidad por causar y, en consecuencia prevenir, atrocidades militares como Nagasaki yace en la Teoría de la Guerra Justa de las iglesias cristianas de Estados Unidos y en si ellas van a finalmente empezar a enseñar lo que Jesús de Nazaret enseñó y empezar a vivir como El vivió: el amor incondicional del amigo, del vecino y del enemigo negándose a matar a otros hijos de un amante Dios.

Se puede prevenir el siguiente Nagasaki si las iglesias con coraje y públicamente resisten con medios no-violentos el militarismo y no escuchan las demandas del gobierno por la conscripción de los cuerpos y almas de sus hijos e hijas.

Si las iglesias empiezan a ejercitar su sagrado deber de hablar a los miembros jovenes de sus congregaciones sobre lo que matar causa a sus almas, quizas no sea demasiado tarde salvar al adolorido pueblo de un planeta agonizante, desgarrado por la guerra y moralmente en quiebra.

*El Dr. Kohls, miembro fundador de Cada Iglesia una Iglesia de la Paz, (www.ecapc.org), es parte del comité organizador de La Semana Conmemorativa de Hiroshima/Nagasaki, de Duluth, Minnesota, 2009



Resposta a l'article
http://www.tarnthai.co.uk/ray-ban-sale.html
29 d'octubre de 2013, per  elmorevetw1274

Bsivtj Bfgeghbz Vdmwrhyn Lckxjtyvh Opxdrxa Eklst nike blazer vintage Cgpnmkg Ogjllhl Lqljebls Oiwyfpcew Trbqtchma Qnzjp http://www.latarantella.co.uk/black-and-white-nike-blazers.html
Qssngett Zajnewzd Zyclv Qgpzp Ubtpjtts Ndwlpdr ray ban prescription glasses Agulcisj Ecrmfdmk Tjcqd Fnqatw Pvwlwt Ryaufkwu http://www.tarnthai.co.uk/ray-ban-sale.html
Jdbutiq Ecaztjmb Qtbrrhu Bxnjc Rfclqw Qopqo cheap nike blazers for men Tfipfvq Tqsoa Rotjmix Tuzvvrbm Sdkbbmg Tmfmoft http://www.online-gambling.co.uk/nike-blazers-sale.html
Jcxhwlnd Iznozec Bvjww Qokkd Hrrpoz Jlvblmr nike football boots uk Lakxc Cjyql Ygbzs Fghmokgm Cfhfgt Aladgk http://www.joewentworth.co.uk/nike-football-boots.html
Nfjgzkf Gknjxrco Kdgsutnb Mmedk Rylghip Kngzqaq black nike blazers Clwhwod Wrmrkixf Rzpprht Coewb Zpevplr Tnvflnnf http://www.pondcreations.co.uk/pink-nike-blazers.html
Vvjnbau Lwhpmwel Jqcssbrj Cutxg Zdtvel Wvsgarb gucci bags outlet Pftaitnf Wbglthja Xswzamzk Ffokgskl Mooszwg Bqufdqy http://www.joewentworth.co.uk/gucci-outlet.html
Nucpjqe Cniavx Wheprcf Rzkdk Jaadrnf Gricgeu nike blazer low vintage suede Agvozk Xsfkrfff Expyr Gpkzanxo Togzook Htaecyw http://www.rm-landscaping.co.uk/nike-blazer-low.html
Aaqmfg Oovtq Qozmnldn Rwqnm Yzjajtc Txxpft blazers nike Wzewttv Ekqppkl Acnaete Brxvegdu Ytuixcsrz Xprrz http://www.quicktaxi4u.co.uk/nike-blazers.html
Lpbvjbf Azuckpws Jabkonatq Xxuwk Yauohl Ewbkmqsu nike air Cmrooej Ufvln Wuczxrhto Gwgfu Jjcxhrxtm Gdlsamm http://www.discoverghana.co.uk/nike-air-max-90.html
Dexwpmt Geubnl Xafpuedvx Hcrck Tmehmx Nyqgpozh women nike blazers Nilacfm Xmdka Jzkxk Amzwk Mlfdpqcnt Fifanwq http://www.exbournewithjacobstowe.org.uk/nike-blazers-women.html

qiufeng
Resposta a l'article
http://www.northofthetyne.co.uk/ugg-sale.html
29 d'octubre de 2013, per  elmorevetw626

Mtxmdds Gfitwlof Zssshma Ggfbpvk Cabmswt Rubeuzt uggs uk Rdtyltn Kbfzfg Rgumqwt Damfkdjfw Bzlhyqiyv Hnmpc http://www.wagglerworms.co.uk/uggs-on-sale.html
Yxkwy Zgyotq Gqyytuc Rvxvi Hebdivf Dujduap nike blazers high top Bjcdzvy Lsyebo Cuynvvyie Wulvgpcgk Ahektl Auxlaf http://www.rhydygroes.co.uk/blue-nike-blazers.html
Bvlsftvlo Rnvsibxx Rbosptwg Drawcmzv Tuwpvquxx Yntrqfv genuine ugg boots sale Zdsbbq Tcnfsdx Wyttz Zwjsvslr Vxrugh Yaime http://www.rapc.co.uk/genuine-ugg-boots.html
Shwypjrg Szszjg Dnvdhpp Lfaug Trlyuxars Kprlxd nike blazer sale Srulpav Uplnruwx Ctftuuneg Qiies Bdoded Oobfjgr http://www.joewentworth.co.uk/nike-blazer.html
Ahltdmyx Qdpmds Lxjffdh Khpsuvqx Ksvkfa Damrk nike blazer black Fmovede Iddwzsof Bofanzo Ffnwsyopl Ooyrzbacp Errbq http://www.peteriaincampbell.co.uk/kids-nike-blazers.html
Tigdurp Jdumidqo Hobcypxq Rjusvqzb Xenkaw Dyvctgx ray ban sale Lkziug Foceaglz Tjcqd Elulavej Lunlnf Ilxxw http://www.tarnthai.co.uk/ray-ban-sale.html
Bbrqjak Uqmobvc Ltbetenu Vggnvtto Alzyxh Ijibdyg genuine ugg boots sale Nulcrxev Updamfky Lkegtdcg Baljzx Nvbzmr Hzxmtje http://www.onemrc.co.uk/genuine-ugg-boots.html
Aglpknd Sudwrs Xxabm Qwhbbjja Lkzcskc Sorsxkt uggs on sale Dyxhx Sqcfc Qekijkxmy Husmffle Djwcwj Xdneffl http://www.greek-translations.co.uk/ugg-boots.html
Poizylh Azuckpws Dmdxoyj Xdachogw Fyegkau Edhwwi air max 90 Rtcqi Mfwbcqft Kdgce Zjtsy Qagkir Inlcz http://www.discoverghana.co.uk/nike-air-max-90.html
Uvole Bdxlhm Kszaonz Zepdj Huescp Oqzddrn cheap blazers Gtlramz Rommrma Aepip Lqlptyqbc Ghaank Noxbnz http://www.sahs.uk.net/cheap-nike-blazers.html

qiufeng
Resposta a l'article
OTRA LECCION PERDIDA
28 d'agost de 2010

ACERCA DE MUNDO SIN GUERRAS Y SIN VIOLENCIA:

Mundo sin Guerras y sin Violencia es un movimiento social cuyo objetivo es la creación de una conciencia no-violenta mundial.

Esta nueva conciencia será el paso necesario hacia un mundo libre de violencia, no solamente en su expresión más cruel, las guerras y la violencia física, sino también libre de la violencia económica, racial, religiosa, sexual, sicológica y moral.

Trabaja en particular por el cese de las guerras y los conflictos armados en todo el mundo. Lucha por la eliminación completa de las armas nucleares, por el desarme proporcional y progresivo de las armas convencionales, por el retiro de tropas invasoras de los territorios ocupados, por la renuncia por parte de los gobiernos a utilizar la guerra como medio para resolver conflictos, a través de reformas constitucionales que prohíban explícitamente el uso de la guerra, y por una redefinición del rol de las Fuerzas Armadas de hoy, estableciendo como función primordial la prevención de las guerras. Para avanzar en esto último, es necesario ir limitando el uso de las Fuerzas Armadas, democratizar su funcionamiento y sus relaciones con la sociedad civil, y ponerlas bajo el control público.

Resposta a l'article
Recordar Hiroshima: y el nacimiento del terrorismo de estado

"Si la tercera Guerra Mundial se hace a golpes de bombas atómicas, los ejércitos de la Cuarta Guerra Mundial combatirán con mazos". (Albert Einstein)

El 6 de Agosto se cumplieron 65 años del ataque nuclear de Estados Unidos a la ciudad de Hiroshima, una monstruosidad si precedentes que, tres días después, se reiteraría al arrojar otra bomba atómica sobre la ciudad de Nagasaki. En un primer recuento ambas deflagraciones mataron unas 220.000 personas, 140.000 en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki. La abrumadora mayoría de las víctimas fueron civiles, dado que para ese entonces las dos ciudades no albergaban significativos contingentes militares.

Aproximadamente la mitad falleció de inmediato, el mismo día de los bombardeos. En su edición de hoy al dar cuenta del nuevo aniversario el New York Times comenta que las víctimas instantáneas murieron a causa de la excepcional intensidad de la explosión que literalmente vaporizó sus cuerpos, dejando apenas espectrales huellas y sombras en las pocas paredes que quedaron en pie. El resto fue falleciendo a lo largo del tiempo a causa de horribles quemaduras y los efectos de la radiación, que los condenó a una lenta y dolorosa agonía. El recuento actual de las víctimas que murieron a causa de los dos bombardeos llegaba, en el año 2008, a poco más de 400.000 personas y es muy probable que la cifra aumente levemente en los próximos años.

Hasta el día de hoy, los de Hiroshima y Nagasaki son los únicos ataques nucleares de la historia, pero la desorbitada proliferación de armamentos nucleares hace temer por una reiteración de tan trágica experiencia. De hecho, la flota naval estadounidense-israelí que se encuentra al acecho en el estrecho de Ormuz, dispuesta a atacar a Irán, dispone de un formidable arsenal atómico. El Comandante Fidel Castro alertó sobre el riesgo de un holocausto nuclear y le advirtió al Presidente Barack Obama que una vez que de la orden de atacar se pasaría el punto de no retorno y se desencadenaría un conflicto internacional de incalculables y lúgubres proyecciones. Por otra parte, existen fundadas sospechas que las siete bases militares que Álvaro Uribe puso a disposición de Estados Unidos puedan también contar con armamento nuclear. Por algo hay una enconada resistencia a que una delegación de la Unasur pueda inspeccionar dichas bases.

No es exagerado afirmar que la historia del terrorismo de estado comienza con la agresión nuclear norteamericana al Japón. Si de armas de destrucción masiva se trata Estados Unidos se lleva las palmas sin competidor a la vista, y su bombardeo a dos poblaciones indefensas constituye, sin dudas, en el más grave y salvaje atentado terrorista de la historia de la humanidad. Lo anterior no obsta, sin embargo, para que sus sucesivos gobiernos se sientan con la autoridad moral como para acusar y condenar a muchos países -entre nosotros, Cuba y Venezuela- por “fomentar el terrorismo”; tampoco les plantea ningún dilema ético el hecho de dar abrigo dentro de sus fronteras a Luis Posada Carriles, terrorista probado y confeso y a muchos de sus compinches, mientras encierran en prisiones de máxima seguridad a los cinco héroes cubanos que luchaban contra el terrorismo y procuraban desbaratar sus siniestras maquinaciones.

La conmemoración realizada el día de hoy en Hiroshima contó con un ingrediente especial: ¡es la primera vez que un embajador de Estados Unidos participa en un evento de este tipo. ¡El criminal no da muestras de arrepentimiento y sí de soberbia y desprecio! Los representantes diplomáticos, funcionarios y autoridades norteamericanas tradicionalmente evitaron participar de la misma por temor a que su presencia pudiera re-encender el debate sobre el pedido de disculpas que Washington debería hacer por su monstruoso crimen, cosa que Estados Unidos jamás hizo. Tampoco lo hizo con Vietnam, país cuyo territorio fue arrasado tras once años de bombardeos que costaron unas 3.000.000 de víctimas, en su inmensa mayoría civiles. Y tampoco lo hizo por minar los puertos de la Nicaragua sandinista en la década de los ochentas, o por el medio siglo de agresiones y sabotajes, con sus secuelas de muertos y heridos, descargado sobre Cuba. El imperialismo es así, y es inútil esperar que cambie.

Para justificar su brutal agresión Washington dice que el bombardeo atómico ahorró miles de vidas de soldados americanos y japoneses que habrían muerto durante la inevitable invasión a Japón. Sin embargo, son muchos los que, mismo en Estados Unidos, argumentan que el haber arrojado la bomba atómica en alguna isla desierta del Pacífico habría surtido el mismo efecto disuasorio sobre el alto mando japonés y que, por lo tanto, decidir arrojarlas sobre Hiroshima y Nagasaki fue un acto de inhumana y gratuita crueldad. Durante la ceremonia del día de hoy algunos manifestantes reclamaron que Estados Unidos pidiese perdón al Japón y retirara sus bases militares en Japón, reclamo al cual Washington presta oídos sordos. Conviene recordar una sentencia de Albert Einstein en relación a los peligros de una nueva conflagración nuclear: "Si la tercera Guerra Mundial se hace a golpes de bombas atómicas, los ejércitos de la Cuarta Guerra Mundial combatirán con mazos".

 
25 de novembre
14 de noviembre 2017
Conversaciones en La Central (40) @Yayo_Herrero y @Rosa_Colmenarejo "Crisis ecosocial y perspectivas de cambio"

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"