logo_mrg

 

 
diumenge 4 de juliol de 2010
La docta incompetencia de la teoría macroeconómica actual
Paul Krugman, Premio Nóbel de Economía en 2008.

Mark Thoma y Brad DeLong nos llaman la atención sobre la crítica de James Morly a la teoría macroeconómica actual. Hace algún tiempo, yo mismo escribí sobre eso. Como dejé dicho entonces, la historia básica de la macroeconomía “moderna” discurre sobre poco más o menos así:

1.- Lucas y sus discípulos coincidían en que la economía tiene una apariencia keynesiana -es decir, todo ocurre como si las políticas monetaria y fiscal tuvieran efectos reales-, pero sostuvieron que un enfoque teórico en términos de equilibrio con información imperfecta podía explicar por qué, y al propio tiempo, librarse de las implicaciones políticas keynesianas. Y ridiculizaron la teoría económica de Keynes.

2.- Hacia 1980 —¡hace ya tres décadas!- estaba ya claro que el proyecto científico de Lucas había fracasado. Los modelos de equilibrio con información imperfecta no pueden, en efecto, explicar hechos clave sobre los ciclos económicos, especialmente el de la persistencia de las recesiones aun cuando todos los agentes saben que se hallan en recesión.

3.- Sin embargo, lejos de admitir que seguían una senda equivocada, los abogados de la teoría macroeconómica que se practica en las universidades de agua dulce [1] doblaron la apuesta, y buscaron explicar el ciclo económico en términos de shocks reales.

4.- Tampoco este enfoque se ajustaba a los hechos. Así que, tratando de salvar sus modelos, añadieron más epiciclos, y si alguna vez tuvieron un adarme de claridad, ahora la perdieron toda.

5.- Los economistas de agua dulce declaran que el ciclo económico es profundamente enigmático, y que necesitamos más investigación antes de poder hacer recomendaciones políticas.

En suma, estamos ante una docta incompetencia.

Los economistas que no se adentraron por esa senda y no arrojaron al agujero de la memoria todo lo que la profesión aprendió entre 1936 y 1973 no están particularmente desconcertados ante la situación en que ahora nos hallamos.. Al contrario; parece una versión extrema de algo bastante familiar, y las políticas recomendables no son difíciles de hallar.

Sólo quien sigue comprometido con un proyecto de investigación fracasado -un proyecto que fracasó hace una generación, pero que se negó en redondo a admitirlo- está perplejo.

Paul Krugman (Blog)

NOTA T.: [1] Se llama “economistas de agua dulce” a los economistas antikeynesianos concentrados en varias universidades del interior de los EEUU, situadas cerca de grandes lagos (como la de Chicago), mientras que se conoce como “economistas de agua salada” a los keynesianos, concentrados más bien en las universidades norteamericanas de la costa atlántica y de la costa pacífica.



Resposta a l'article
La docta incompetencia de la teoría macroeconómica actual
29 d'agost de 2010, per  Alejandro Nieto González

Paul Krugman, premio Nobel de economía 2008, ha montado un interesante debate sobre la situación económica de España en su blog. En una entrada que escribió hace dos días dijo que al no tener una moneda independiente, la forma de ser más competitivos era bajar los salarios, lo cual es un proceso muy doloroso.

Algunos de sus comentarios compararon la situación de España en la Unión Monetaria a la situación de Florida en EEUU. Tienen una crisis inmobiliaria similar, es un lugar de retiro para el resto del país, y tienen una moneda común. Hoy Krugman ha dicho que lo que diferencia a Florida (y EEUU) de España (y Europa) es las migraciones. Si Florida se hunde y deja de ser competitiva, al no poder devaluar su moneda, la gente emigra a otros Estados donde haya trabajo. Los salarios no tienen por qué bajar para ser competitivos. Sin embargo en Europa hay menos migraciones debido a la diversidad de idiomas, que son una barrera muy fuerte para buscar trabajo en países más prósperos.

Anunciate aquí Click here to find out more!

En este último punto estoy de acuerdo, la poca facilidad para emigrar es desde luego una traba para la recuperación económica. Pero no estoy tan de acuerdo en que la única salida que tiene España para ser competitivos es que los salarios bajen. De hecho, los salarios en España son más bajos que en casi todos los países de la zona Euro (exceptuando, posiblemente, a Portugal y Grecia).

El problema es que estamos intentando ser competitivos en productos y servicios de poco valor añadido. Estamos intentando competir con el este de Europa y con China. Y allí los salarios son mucho más bajos. Si ese es nuestro futuro, entonces Krugman tiene razón y vamos a sufrir mucho.

Lo que tenemos que hacer es intentar competir con Alemania, con Francia, con Reino Unido, con EEUU. Ofrecer servicios y productos creados aquí de alto valor añadido. En eso sí que seríamos competitivos porque nuestros salarios son más bajos ya, no hace falta que bajen. De hecho incluso pueden subir.

Y por supuesto los procesos de muchas empresas deben ser más eficientes. Las estructuras también. Para ser competitivos no sólo hay que bajar los salarios, hay muchos gastos de las empresas que son superfluos, que se pueden optimizar.

Nos toca a nosotros elegir cómo salir de la crisis. Por la vía del sufrimiento eterno o por la del cambio de mentalidad.

Paul Krugman quiere la recuperación del pelotazo

 
7 de juny
Mano Negra & Manu Chao - Sidi Hbibi (Live) Bayonne (France) 2008 More than a concert... in a big venue or an intimate dive, the equation is sure to be the same: Manu Chao are an explosive cocktail an explosion of joy.

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"