logo_mrg

 

 
dissabte 4 de setembre de 2010
"mentira, mentira, yo quise decirle,..."
No es la Deuda Pública "estúpidos", es la privada...
No es sobre el gasto excesivo, sino sobre la falta de ingreso que hay que actuar
per  Antonio

El porcentaje de la deuda pública en relación con el PIB apenas superaba en España el 50% al finalizar 2009, frente al 115% de Grecia e Italia, el 85% de Reino Unido... o el 73 y 78% de Alemania y Francia. La deuda pública se había recortado al 36% del PIB en 2007. Déficit de medalla...(diría Solbes). Y hoy, nosotras, hemos de decir que ni la deuda pública ni el déficit público son la “causa” de nuestros problemas, sino el indicador de la ineficiencia del modelo económico.

Más importancia "objetiva" tiene quizás el déficit de balanza comercial, por ser estructural y acumulativo y no poder ser atajado con medidas de coyuntura (devaluación) por "su pertenencia" al euro y, de ello, pocos hablan.

Es precisamente esa obsesión por ser alumnos aventajados de Maastricht, por lograr estabilidad presupuestaria y bajo endeudamiento, la que agrava hoy nuestras perspectivas económicas, porque para lograrlo, los anteriores Gobiernos del PP, siguieron la senda actual de los socialistas que terminaron de vender las “joyas de la corona” de la economía española, sus empresas públicas (Banca, comunicaciones, energía) y siguieron manteniendo el gasto público social muy alejado del % de PIB de la UE.

No, no es consecuencia de la deuda, a pesar de que la deuda haya crecido en este año hasta el 62,3% sigue siendo un porcentaje muy razonable y que no debería presentar dudas a los mercados, es la deuda privada -estupid- cuatro veces superior la que lastra nuestra economía y, sobre todo, la “economía de riesgo” que nos ha caracterizado (en especial en PV) al centrar nuestra economía en los servicios y, el mal llamado turismo residencial.

Si, esta es la debilidad que permite a los especuladores sembrar dudas y, al gran capital financiero, exigir “ajustes”, la deuda de los bancos españoles con el exterior (europeo), una deuda contraída para financiar la trabajosamente forzada deuda hipotecaría de la ciudadanía, empleada en pagar unas viviendas extraordinariamente sobrevaloradas por el altísimo coste del suelo. Un suelo encarecido por la especulación -y la "excepción ibérica" en lo que respeta a quién se queda la plusvalía del "hecho administrativo recalificador" que, en la balsa de piedra, es para el último propietario, el especulador con maletin. Un hecho diferencial con respecto a Europa, que hace que solo unos pocos se hayan beneficiado muchísimo, en detrimento de los municipios que son quienes -como en el resto de Europa- debieron ser los receptores de las plusvalías generadas por el hecho administrativo de la recalificación de suelo que debería responder a sus valor añadido colectivo.

Hoy esas plusvalías se han volatizado -quién sabe si en algún paraíso fiscal sabrán de ellas- pero la ciudadanía sigue debiendo sus hipotecas a la Banca, y esta, al capital financiero internacional y, por ello, el Gobierno se ha endeudado en 12 puntos más de PIB para “rescatar” la debilitada solvencia de esa temeraria banca, que sobrevaloraba los bienes hipotecados porque también participaba de la “fiesta” de las plusvalías millonarias. Quizás pensaban como el Presidente Camps que “la fiesta no termina nunca” en este su cortijo o, como ha sucedido, que el tan denostado “papa Estado” vendría en su ayuda, socializando las perdidas y repartiéndolas entre los ya altamente endeudados ciudadanos/as.

Esto es lo que ha elevado el déficit público al 11,5%. Eso es lo que puede preocupar a “los mercados”, el final de una economía basada en lo suntuario y la especulación, que deja una economía paralizada y sin financiación, un capital externo que ya no fluye, unos contribuyentes en declive (al parecer de algunos analistas, más en declive en su pago de impuestos que en sus ingresos. Si, el fraude fiscal, evaluado en un 23% del PIB, parece estar creciendo con la crisis y superar los 240 mil millones).

Ni el Gobierno del Estado, ni menos el Consell de este País Valenciá paradigma de la situación descrita y “campeón” ínter comunitario del crecimiento de índices negativos, han querido reconocer los verdaderos problemas de nuestra economía y, menos, afrontarlos con una planificación de reconversión y redimensionamiento, lo que solo puede aumentar las dudas sobre la salida de esta crisis. Y eso independientemente de quién se pretenda que la pague.

Ese es el origen de la “desconfianza” y “volatilidad” de que habla el Conseller Rambla -en la que por cierto el PV esta a la cabeza y buena parte de “corresponsabilidad” le tocara- después de poner el acento donde no toca -la deuda pública- y decir del recorte de gasto anunciado que “es insuficiente” (luego ¿lo comparte?)...

Esquerra Unida no lo comparte, claro. Nosotr@s pensamos (como titulo el economista Vicent Navarro un artículo) que el Gobierno se equivoca y el PP todavía más. Y somos generosos en la presunción de inocencia. Pero hablando del Gobierno Zapatero, un objetivo de reducción del déficit de 3 puntos de PIB anuales -en condiciones de práctica recesión y destrucción diaria de empleo- a costa de reducir masa salarial y gasto público, no ayudan a salir de la crisis y si a empeorar los sufrimientos de quienes más la padecen. La inquietud que manifiesta la ciudadanía por el empleo no se solventará con “recortes”, ni menos -como apuntan algunos desde el PP y, a lo que ya se apuntan desde el PSOE siguiendo la misma voz de Botín- facilitando el despido al abaratarlo, según la “receta” del Fondo Monetario Internacional, que pretende que para evitar la precariedad del empleo lo mejor es que sea barato el despido. Si, si, lo dicen en serio, todas y todos precarios es más igualitario; es “su” lógica también para las Pensiones, si en 25 o 30 años “pudiera ser” que no lleguen sus fondos (hoy por hoy con superávit, tanto en España como en EE.UU.) pues las bajamos ya y, así, no habrá que rebajarlas en el futuro. Increíble pero cierto... incluso hay quienes tragan.

Hay otros caminos claro, y desde luego no son los de las palabras vacías del Conseller Camps, el de “medidas claras”, “medidas eficaces”, “que solucionen los problemas”, desideratums que serían lógicos en cualquier ciudadano, pero a las que un Conseller de “Industria, comercio e innovación” debe dotar de mayor contenido que el de plegaria. Aunque si le damos la razón en que “llega tarde”(*)... Reconoció tarde el Gobierno la Crisis, no afronto las causas reales de nuestra debilidad ante la crisis financiera mundial (en especial la de PV), y finalmente ha respondido con recetas neoliberales que están en el origen del problema y no pueden formar parte de la solución.

Luego hablaremos de medidas que sin afectar al gasto social pueden lograr más por el empleo y los ingresos públicos, y no me refiero "solo" a la NECESARIA reforma fiscal, que llegaría a notarse desde 2012 si se hiciera hoy; hay más urgencia. Aunque si adelanto que resulta más que preocupante la facilidad con la que tantas voces salen a defender el recorte de 600 millones en Cooperación y "lucha contra la pobreza", sin acordarse nunca de la obviedad de que el coste de mantener las tropas en Afganistán (Líbano y Somalia) ya supera esa cifra (Y, ya puestos, podríamos llegar a “liberar” cerca de 18 mil millones de varios capítulos militares). El Sr. Conseller también menciona la “reforma fiscal” pero mucho tememos que en coherencia con Rajoy sea en esta en el sentido contrario al de nuestra propuesta (**), y más similar a la que padecimos en el último Presupuesto para 20010 que rebajo en 1600 millones nuestros ingresos)

Recuperar parte de los 241 mil millones de bolsa de fraude... no tiene precio, pero si debería ser un objetivo cuantificado.

La austeridad de gasto y empleo público, para “ahorrar” falsamente unas cantidades que resultan ridículas en comparación con los fondos de rescate bancario aún operativos como el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria), no son más que problemas añadidos a la economía real y que, además, causan padecimientos inútiles para la población más desfavorecida -por ejemplo l@s maltratados “dependient@s”, que aún no han visto reconocido “su derecho subjetivo” por irresponsabilidad del Consell y, ya les es arrebatado por responsabilidad del Gobierno Central- no por mucho que lo repitan los “neocom”, va a ser cierto que el gasto público “es elevado” en los países del sur europeo (Portugal, Grecia, España) -cuando su gasto es inferior a la media de la UE-15- como, tampoco, que “las rigideces del mercado laboral” son la causa de su paro; como no es todo ello fruto de unos “sindicatos excesivamente poderosos”.

No es cierto, mejor dejen de escuchar a supuestos representantes de los empresarios que solo saben hundir empresas. Tal y como tenemos de estancada la economía, y cuando aún continuamos destruyendo empleo (“desacelerar” el ritmo de caída del empleo no es recuperar) las supuestas “medidas de ajuste” son una dificultad añadida a la recuperación económica, y agrava las consecuencias de la crisis para quienes dependen de ese gasto para servicios esenciales que, cuando menos, tienen también ese “impacto económico” keynesiano del que se presumía hace poco al justificar la “aceleración” del plan de inversiones PEIT (Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte) que, por cierto, nadie cuestiona ahora que ha disminuido el tráfico en nuestras carreteras. Quienes tengan memoria o hemeroteca que recuerden cuales han sido las consecuencias de los “ajustes” impuestos por el FMI a los países del Sur, o esa Crisis del 29 que tanto se menciona, pero olvidando las consecuencias sobre la población de disminuir el gasto, y como la recuperación vino finalmente del gasto público y la deuda.

Los Bancos declaran beneficios ya importantes, la Bolsa esta bastante recuperada -con las alzas y bajas propias de los dientes de sierra de los especuladores- y, los únicos millonarios españoles que han salido de la lista Forbes (y del País) han sido los inmobiliarios recién llegados. En cambio, los ojos de los poderes económicos siguen brillando por salir “ellos” de la crisis, la que provocaron con “las desregulaciones”, y quieren salir con un sistema fiscal y un mercado laboral más beneficioso para ellos, con un Estado y unos sindicatos más debilitados. ¿Es eso innovación e imaginación?, no, pero -sobre todo- tampoco es justo, y millones nos opondremos, aquí y en la calle.

(*) El Consejo de Ministros aprobó a mediados de agosto de 2008 un “amplio programa de reformas económicas”) en esa fecha estábamos en PV en un 11,59% de desempleo, superando la media del Estado que alcanzaba el 10,44%. Y con la preocupación de la rapidez en destrucción de empleo que había sido de 2,87 puntos en un año. Hoy sabemos que no hay nada tan malo que no pueda empeorar.

(**) Retroceder las rebajas fiscales anteriores sería bueno para empezar: -Impuesto para Patrimonios superiores al millón de euros = 2.200 millones/año.

-IRPF de rentas superiores a 8000 euros mes al 50% = 2.900 millones (estuvo al 55% y hoy al 43%).

-Impuesto de Sociedades a las empresa de más de 1000 millones al 35% 2.500 m.

-Hacer que las SICAV coticen a ¿un 10%? -el nivel de fiscalidad polones- 2000 millones.



 
3 d'abril
Villares, R. - Bahamonde , A. El Capital en su contexto, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (audiolibro mp3) 25 enero, 2013
capítulo a capítulo, del libro de los profesores Ramón Villares y Angel Bahamonde, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (Editorial Taurus, Madrid, 2009). (...)

3 d'abril
Una aproximación a la teoría laboral del valor (valor-trabajo)
Jorge Negro Asensio Audio: https://youtu.be/zwE4rX-goXU https://www.youtube.com/watch?v=q_oS-yd8Y0w texto: https://drive.google.com/file/d/0B93D...

8 de març

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"