logo_mrg

 

 
dimarts 7 de desembre de 2010
Un año después de Copenhage, la burbuja climática sigue inflándose.
Cancún, la burbuja del Caribe
Geneviève Azam, amitie-entre-les-peuples.org

Un año después de Copenhage, la burbuja climática sigue inflándose. En el Palacio Moon donde se desarrollan las negociaciones en un marco irreal y perfectamente kitsch, lejos de los encuentros de los movimientos sociales y del suelo mexicano el clima parece algo abstracto fuera del suelo.

En el momento en que estoy escribiendo, se está presentando un primer texto como borrador del resultado final, diez minutos antes de que se lleve a cabo la conferencia de las partes sobre la que varias delegaciones se han visto preocupadas por la falta de transparencia de la negociación.

Los objetivos de reducción de las emisiones reales no parecen ser ya el tema central de las discusiones. Han sido abandonadas por todos aquéllos que no las lograrán y que saben que sus propuestas acumuladas, las que fueron declaradas sin compromisos después del “acuerdo” de Copenhage, producirían un recalentamiento del planeta de entre 3 y 5º C. Pero han sido abandonadas tal vez en nombre del “pragmatismo”: no hablar de cosas que fastidian para poder avanzar sobre temas precisos como la lucha contra la deforestación y la creación de un fondo verde. Sea, pero del mismo modo como el neoliberalismo ha deformado la palabra reforma haciendo de las causas de las crisis las soluciones para resolverlas, el “pragmatismo” conduce a menudo a soluciones que lo único que consiguen es continuar la degradación del planeta y de la atmósfera: el planeta real vuelve dura la vida de las buenas intenciones. Agrocombustibles, secuestro de carbono, mercado del carbono, confirman los sucesivos fracasos de las falsas soluciones.

El proyecto de texto que deja abiertas muchas opciones para la negociación es aún más impreciso en materia de reducción que el de Copenhage;

ya no fija la fecha para alcanzar el objetivo de recalentamiento máximo de 2º C.” Venezuela y Bolivia aplaudidas por una parte de la asamblea han denunciado enfáticamente este nuevo retroceso, relevados por los Estados insulares y el representante del G77 más China. El embajador de Bolivia en la ONU Pablo Solon destacó que durante esta primera semana ninguna negociación oficial había considerado aún las cifras de la reducción.

¿Mercados de carbono en el protocolo de Kioto?

Paradójicamente Japón, seguido de manera más o menos explícita por algunos otros países, que anunció claramente su deseo de terminar con el protocolo de Kioto y de renunciar a toda idea de tratado que limitase a los países industriales, ha vuelto a relanzar la discusión.

Los países latinoamericanos agrupados en el ALBA, reaccionaron fuertemente confirmando al mismo tiempo su voluntad de avanzar en el proceso de negociaciones y la imposibilidad de hacerlo sin un marco que delimite las responsabilidades y los compromisos y permita un nuevo compromiso de los países industriales después de 2012. La Unión europea maneja siempre el mismo discurso: una voluntad anunciada de comprometerse en una segunda etapa del protocolo, “examinar” la marcha del proceso, solicitando un acuerdo obligatorio que comprometa a “las más grandes economías del mundo” Es decir una renuncia de hecho a la parte más política: el reconocimiento de una deuda ecológica de los países industriales. La preocupación europea es de lejos salvar en el protocolo los mecanismos de flexibilidad y el mercado de carbono cuya ineficacia ecológica está demostrada en numerosos informes.

El fondo verde atascado

La burbuja alcanza precisamente su máximo en materia de financiación de la lucha contra el cambio climático. La crisis financiera ayuda a las negociaciones que prosiguen sin que un céntimo de realismo se ponga sobre la mesa y sin agregar nada a lo que se había llegado en Copenhage. Se habla pues de sumas virtuales que no existiendo compromisos de los estados, solo podrían llegar de la reorientación de ayudas ya existentes o del sector privado, a través de los mercados de carbono especialmente.

Los países del Sur reclaman a los estados un compromiso financiero

obligatorio y adicional del orden del 1,5% del producto bruto nacional. Pero para eso deben arbitrarse nuevos recursos; es por eso que un impuesto a las transacciones financieras que no se ha con siderado en las discusiones del Palacio Moon, permitiría al mismo tiempo que la lucha contra la especulación la posibilidad de que los estados encuentren márgenes de maniobra para la financiación de la adaptación al cambio climático y la reducción de las emisiones.

El Banco Mundial a la vanguardia

Lo que llamamos pragmatismo está enfrentando una dura prueba frente a la intransigencia de las finanzas internacionales, que por distintos cauces rechazan la creación de un fondo verde mundial bajo la responsabilidad de las Naciones Unidas: el Banco Mundial podría ser propuesto como administrador de dicho fondo. Está de más decir que esa posición es inaceptable por varias razones: ese banco no financia sino proyectos de gran envergadura, excluyendo en consecuencia los proyectos locales sin los cuales la transición sería imposible, esá comprometido con proyectos desastrosos desde el punto de vista ecológico y social y constituye más el problema que la solución; finalmente esta institución no es más que un canal financiero que otorga préstamos en lugar de donaciones, esenciales para todos los países, demasiado endeudados y que además deben luchar contra las catástrofes climáticas, sobre las que les cabe gran responsabilidad.

A menos que esperemos el estallido de la burbuja mediante mayores catástrofes, el regreso a la realidad y a un verdadero pragmatismo no sobrevendrán sino a partir de la presión social y de los movimientos sociales, presentes aquí pero lejos de las negociaciones. Una presencia en esta ciudad, un auténtico enclave o mejor dicho una verruga transnacional

* Geneviève Azam es miembro del Consejo Científico de Attac -Francia Traducción de Susana Merino

Fuente: http://amitie-entre-les-peuples.org/spip.php?article1414


Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático en Cancún (México)

COP 16: Entre el perro y las pulgas

Diana Cariboni IPS/TerraViva

Lo que para algunos es un avance modesto pero firme en la negociación sobre cambio climático, que ingresa en su segunda semana en esta sudoriental ciudad mexicana, para otros no es más que humo o "falsas soluciones".

La secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático anunció el fin de semana tres "avances". El primero es un preacuerdo para incluir la captura y el almacenamiento del carbono entre las opciones financiables por el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) del Protocolo de Kyoto, "siempre y cuando cumplan con una serie de estrictas evaluaciones sobre riesgo y seguridad".

Se trata de extraer el dióxido de carbono (CO2) que recalienta la atmósfera y depositarlo en "sumideros", que pueden ser los océanos, los bosques o el subsuelo.

Más allá de cultivar bosques o de conservarlos, hay varias tecnologías para bombear CO2 atmosférico al subsuelo o al lecho marino, hasta ahora poco probadas e inclusive riesgosas.

El MDL del Protocolo de Kyoto permite a los países ricos compensar en parte sus emisiones de gases invernadero invirtiendo en proyectos limpios en naciones en desarrollo.

La captura de carbono "es lo que llamamos falsas soluciones", dijo a TerraViva el ambientalista chileno Eduardo Giesen, co-coordinador latinoamericano de GAIA (siglas en inglés de la Alianza Global Contra los Incineradores) e integrante de la Alianza por la Justicia Climática de Chile.

Así "no se resuelve el problema. En vez de reducir el dióxido de carbono que se arroja a la atmósfera se busca enterrarlo, postergando la solución", añadió. Además, estas técnicas tienen "un alto grado de incertidumbre tecnológica".

El acuerdo en este punto será entregado esta semana a los ministros de los países partes de la Convención que llegan para asumir las discusiones de alto nivel de la 16 conferencia de las partes de la Convención (COP 16), que debe concluir el viernes 10 en Cancún.

Falta muy poco para 2012, cuando expira el primer plazo del Protocolo de Kyoto para efectuar reducciones obligatorias de gases de efecto invernadero. Esas metas no se lograron y la humanidad no tiene a la vista ninguna herramienta clara para afrontar un problema global que, según los científicos, podría tener proporción de cataclismo.

Pero las conversaciones, al menos las que se hacen públicas, siguen absortas en los detalles.

Otro punto acordado en Cancún fue la extensión a cinco años del mandato del Grupo Experto para los países menos adelantados, que asesora a ese conjunto de naciones para que preparen y apliquen estrategias que les permitan soportar los embates del cambio climático. Ya hay 45 que presentaron sus planes y 38 empezaron a aplicarlos.

Según la secretaría de la Convención, el proceso enriqueció las "capacidades y concientización en los países, desde el nivel político hasta el comunitario".

Para Giesen, los grupos de apoyo de la Convención promueven "

soluciones de carácter corporativo

". En general los que se han implementado para la adaptación de países en desarrollo ofrecen soluciones a escala industrial, que favorecen a las grandes empresas, indicó.

En cambio, los "movimientos del mundo no desarrollado reclaman que la ayuda se dirija a comunidades locales, para mejorar la resiliencia de las poblaciones más vulnerables", dijo.

Uno de esos reclamos se expresó en la marcha organizada el domingo por las organizaciones no gubernamentales La Vía Campesina, Amigos de la Tierra Internacional y Grassroots Global Justice Alliance.

Como las ambiciones sobre Cancún son escasas, para Giesen un final aceptable sería la aceptación de un "fondo global" para la lucha contra el cambio climático "sin el componente de mercado de carbono" y con su implementación pendiente para una nueva COP. También sería positivo mantener abierta la negociación para alcanzar más compromisos en el marco del Protocolo de Kyoto, sostuvo.

El tercer logro reportado por la Organización de las Naciones Unidas fue la decisión de reforzar la educación, la capacitación y la concientización sobre cambio climático con más recursos, "así como comprometer con mayor fuerza a la sociedad civil en la toma de decisiones nacional y en el proceso de cambio climático", según el comunicado.

Ampliar la educación y la participación "está bien, pero debería reenfocarse a soluciones que lleguen más a nivel de base", dijo Giesen.

"La participación ciudadana siempre estuvo en el discurso de la Convención", pero en todas las instancias, tanto nacionales como internacionales, es "bastante vaga, pobre y no vinculante", agregó. Me parecería "fantástico" que hubiera voluntad de ampliarla.

Los parlamentarios, por ejemplo, no tienen un estatuto de participación en la COP. Aunque la secretaría de la Convención habilitó una acreditación específica, el tema sigue pendiente porque no todos los gobiernos dieron luz verde.

Los miembros del parlamento sólo pueden acceder a Cancún si son acreditados en las delegaciones gubernamentales o como "organizaciones no gubernamentales". Pero "nosotros no somos ONG", protestó el parlamentario británico Barry Gardiner, vicepresidente de Globe (Global Legislators Organisation for a Balanced Environment).

Globe, que reúne a legisladores de las 16 mayores economías del mundo, celebró un foro el sábado 4 y el domingo 5 en Ciudad de México para avanzar en una agenda destinada a resolver los problemas del cambio climático en el plano nacional, mediante leyes y control a los poderes ejecutivos.

Las propuestas de Globe serán presentadas este martes al presidente de México, Felipe Calderón.

Mientras en Cancún la presidenta de la COP 16, la canciller mexicana Patricia Espinosa, estimaba que los preacuerdos logrados "demuestran claramente que los países vinieron de buena fe" a negociar, para Gardiner el recuento de logros equivale a "casi nada".

"En vez de agarrar al perro, nos lanzamos sobre la pulga", dijo a TerraViva.



 
15 de setembre
Pasa del clima Publicado en 11 diciembre, 2015 por prensaclima
¡Tenemos nuevo vídeo de Laponia Beach! Denuncia con humor del colapso ambiental al que nos encaminamos salvo que lo impidamos. El lema: pasa del clima. Dentro del proyecto sobre cambio climático y la #COP21 de París, que (...)

24 d'agost
Fragmento entrevista al filosofo, matemático y escritor Bertrand Russell, en el programa Face to Face, entrevistado por John Freeman En lo intelectual: observa los hechos, no lo que te gustaría que fueran los hechos. En lo moral: entiende que el amor es sabio, y el odio (...)

9 d'agost
Conferencia Ecosocialismo o capitalismo verde, por @JorgeRiechmann(*) (17-1-2017 Córdoba) https://youtu.be/S-jwMXcGTi8
Aquí podemos obtener materiales de trabajo que nos ofrece el autor de la conferencia: [http://tratarde.org/ (...)

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"