logo_mrg

 

 
dissabte 18 de febrer de 2012
Contexto Rio +20
per  Ecologistes en Acció

Del 20 al 22 de junio de 2012 se celebra la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible en Río de Janeiro, más conocida como Rio+20.

Esta conferencia se celebra en un contexto mundial de crisis global sin precedentes. En Rio 92, ya se juntaron para poner sobre la mesa la pobreza, el acceso a los recursos, el deterioro ambiental,...y poner en marcha una agenda que atajara estos problemas.

Los síntomas son, veinte años después, más claros e inequívocos. Por un lado, el deterioro del Planeta y la sobreexplotación de recursos naturales siguen en aumento. Agotamos los recursos a un ritmo creciente, a la vez que agotamos también los sumideros que deben absorber los residuos generados. Los ecosistemas se degradan y pierden funcionalidad para regular el clima, proporcionar alimentos, purificar el agua, etc. Los suelos pierden fertilidad. La pérdida de biodiversidad se acelera, y el crecimiento poblacional de los países empobrecidos solo agrava las proyecciones de futuros traumáticos...

Paralelamente, aumenta el hambre (el último informe FAO alerta de un crecimiento de la desnutrición crónica de 100 millones de personas más sobre los casi mil existentes); y la reducción de la pobreza, o el acceso a recursos básicos como el agua potable, siguen siendo problemas sin resolver. Las diferencias entre los que más y los que menos tienen continúan también ensanchándose. También en los países “más desarrollados” aumenta la pobreza mientras crece la riqueza del 1% de la población más rica. En el Estado Español el 1% de los más ricos ha ganado un 6% más que el pasado año, mientras el PIB ha disminuido más del 13%

La dualización social se acrecienta y la brecha entre ricos y pobres solo hace que crecer, evidenciando que no hemos sido capaces de resolver la situación de injusticia social y ambiental, sobre la que se asientan los problemas de agotamiento de los límites del Planeta y los recursos que nos aporta y, como estos recursos están cada vez en menos manos..

La pregunta es, claro, ¿Qué debe cambiar?

La injusticia social y ambiental parece que va a seguir aumentando mientras no cambie el modelo económico que es responsable de ello: El capitalismo en su fase actual neoliberal. Un modelo basado en el crecimiento, que necesita consumir cada vez más recursos para seguir funcionando, y que solo puede hacerlo a costa del medio ambiente y de la “acumulación por desposesión” sobre el 3ª y 4ª mundos. Un sistema injusto e insostenible, que necesita maximizar el beneficio individual en el menor tiempo, con un consumo global de recursos que no puede parar de crecer, pese a haberse superado YA la “capacidad de carga” de los ecosistemas. Los países ricos esta en competencia creciente por unos recursos y materias primas que se agotan y de las que no disponen en sus fronteras y, están en pugnas cada vez más peligrosas por apropiárselas baratas en los países empobrecidos, desposeyendo al tiempo de su futuro a las poblaciones locales. A las que ponen en riesgo su soberanía alimentaria, su modo de vida, envenenando su aire y su agua (Ej. la minería a “cielo abierto”, más barata, si, pero mucho más destructiva, amparada en una legislación permisiva o inexistente), exportando los residuos y emisiones contaminantes sobre los pobres, e importando las fuentes de su consumo excesivo. Y, todo ello, reduciendo costes salariales y protección social, ya muy por debajo de los mínimos marcados por la OIT. Una gran maquinaria de producción, necesaria para sostener toda una economía virtual de créditos y de economía financiera que se derrumbaría si la producción dejara de crecer.

Por tanto, cualquier esfuerzo internacional encaminado a resolver esta crisis social y ambiental debe entender previamente, que no puede hacerlo sin cuestionar y transformar el modelo económico. Hace 20 años muchas voces clamaban que el crecimiento económico traería la justicia social y que, al resolverse la pobreza, se resolvería también el deterioro ambiental. Hoy debería estar ya claro que es justamente al revés: un modelo de crecimiento económico ilimitado no es posible en un planeta finito, ya que provoca su agotamiento, y expulsa a grandes sectores de la población del sistema.

Igualmente, no podemos caer en la ingenuidad de pensar que la crisis global pueda resolverse sin cuestionar y alterar las relaciones de poder, como si el mundo no operara en base a intereses. Incluso en un escenario muy optimista post-Rio+20, en el que los líderes mundiales asumieran tomado valientes decisiones ¿será posible ponerlas en práctica? Indefectiblemente unas decisiones correctas y valientes pasarán por alterar la estructura global del poder y las relaciones de explotación y dominación existentes. El intento de “vender” como salida un “capitalismo verde” -el mismo lobo disfrazado de cordero- ha sido enterrado en esta Crisis, aún antes de evidenciarse como quimera.

Con todo, hay elementos importantes a tratar de cara a Rio+20

Recursos naturales

Su agotamiento visibiliza los límites físicos de un “mundo finito y lleno”. Los combustibles fósiles se acercan a sus picos máximos de extracción, aumentando la competencia internacional por determinadas materias primas,..

El Panel Internacional de los Recursos, dependiente del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), reconoce que para un reparto equitativo mundial en el acceso a los recursos, con un escenario de consumo global situado en los niveles del año 2000, se necesitaría una fuerte reducción en el uso de recursos en las economías ricas (de hasta el 66-80%) y una reducción moderada (10-20%) en algunos países no industrializados.

Ecoeficiencia versus límite de recursos

Frente a esta escasez, las respuestas que se dan desde los distintos gobiernos se basan principalmente en la ecoeficiencia, es decir, producir más con menos, algo que podía ser una salida hace 20 años, pero que es hoy insuficiente como respuesta sin condenar a los ya desposeidos a tener un futuro. ¿Qué gobiernos pueden -en Rio+20- plantear límites al uso de los recursos? ¿Pueden establecer objetivos de reducción -en términos absolutos- de su uso de recursos limitados, y tender a la convergencia con su “huella ecológica”? Sin cambios sistémicos profundos ninguno puede hacerlo “de verdad”. Se debe cambiar por tanto el “mantra” de la eficiencia por el de la suficiencia.

Desacoplamiento entre crecimiento económico y uso de recursos:

Desmaterialización de la economía.

La fe en la eficiencia se basa en asumir que puede existir un desacoplamiento absoluto entre el uso de materiales y energía, y el crecimiento económico (y su impacto ambiental). Otro mito a desmontar, la economía virtual, la revolución tecnológica y de las TIC, ya empezó demostrando sus límites con la caída de las “punto.com”. Las mejoras de eficiencia, se ven desbordadas por el aumento global del consumo de recursos en la lógica del “crecimiento económico”. De hecho, hoy somos mucho más eficientes que hace 20 años en el uso de recursos y energía y sin embargo a nivel global el consumo de ambos ha aumentado (los coches son un ejemplo conocido).

La ecoeficiencia es necesaria, si, para una transición menos traumática a una sostenibilidad real. Pero a menudo esconde “exportaciones” de los impactos sobre los más empobrecidos: una economía puede permitirse reducir su intensidad energética y material si deslocaliza los procesos más intensivos, de forma que computen en otros países. En Rio +20 debería por tanto sentarse las bases para un cómputo sin trampas de los consumos de recursos y energía de cada país, con un uso equitativo de los mismos.

El agotamiento de los combustibles fósiles

El más conocido e inminente agotamiento de recursos, es el de los energéticos no renovables. Una señal clara para caminar en otra dirección. Aún más cuando no existe un plan B para el fin del petróleo, en el cual se basa el funcionamiento del mundo como hoy lo conocemos. Sin petróleo sería impensable el mantenimiento del sistema agroalimentario actual y el transporte. La economía globalizada que conocemos hoy, será insostenible cuando la producción de alimentos a nivel industrial y el transporte de mercancías no puedan mantenerse. Por lo tanto, en Rio+20, debería adoptarse un protocolo de adaptación progresiva al agotamiento de los combustibles fósiles, que permita caminar de forma más justa y planificada hacia una sociedad post-petróleo.

Hasta el suelo fértil esta hoy en disputa con un acaparamiento de tierras

La Conferencia de Río+ 20 debería tomar medidas para detener este problema : grandes multinacionales acaparando tierras en países del Sur, que buscan así asegurarse el control de recursos estratégicos como la producción de alimentos, forrajes, biomasa vegetal, madera, minerales,... La Tierra puede producir alimentos para las personas,... o puede producir biocombustibles para los coches.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), los “INVERSORES” ya han adquirido entre 50-80 millones de hectáreas del Sur, especialmente del África subsahariana. Esas tierras no estaban vacías, venían siendo trabajadas por las comunidades locales, que fueron súbitamente despojadas de ellas.

También en países como el nuestro la propiedad de la tierra esta cada vez más concentrada en pocas manos y, esto pone en grave riesgo la Seguridad Alimentaria.

La Mercantilización de la naturaleza y financiarización de los recursos naturales: los mercados de futuros son su paradigma.

Existe una presión creciente privatizadora y mercantilizadora de la naturaleza, que busca dar valor monetario a los ecosistemas y los procesos naturales (los llamados “servicios ambientales”, como los ciclos del carbono, de los nutrientes del suelo y del agua). Cada vez más bienes naturales que son patrimonio público, son privatizados y convertidos en instrumentos financieros para la especulación, que provocan nuevas burbujas financieras especulativas que disparan los precios y hacen inasequible el producto (ejemplo del maíz), cosas tan básicas para la subsistencia como el agua o los alimentos.

Las burbujas especulativas son para pincharlas

, los gobiernos han de poner coto a la privatización y mercantilización de los trabajos reproductivos de los ecosistemas, y de los bienes comunes básicos como el agua o la biodiversidad, para garantizar la accesibilidad a estos bienes como Derecho Universal.

Economía verde

Este asunto será el elemento central de la conferencia. Una previsible fanfarria sobre “la nueva vía”, la alternativa responsable al “negocio”. El PNUMA define la “Economía Verde” como “aquella que es baja en emisiones de carbono, eficiente en recursos, y socialmente inclusiva”. Unos objetivos insuficientes, pero sobre todo falsos e inalcanzables en los límites del “capitalismo realmente existente”. Aquí Zapatero ya intento vender un “Plan de economía verde”, como una forma más de capitalismo contra la Crisis del Capitalismo financiarizado, y todas y todos conocéis sus resultados. La lógica capitalista no puede ser inclusiva, porque su base es la diferencia ente poseedores y desposeídos. El “optimismo científico”, la creencia en que la Ciencia “ENCONTRARÁ” soluciones tecnológicas a los límites del Planeta, es una quimera a sustituir por la necesidad real de ajustar la producción y el consumo a las capacidades de regeneración de la biosfera. Y, el gran reto, hacerlo de forma equitativa para toda la población del Planeta.

Esto es la economía verde: Capitalismo verde

Serán las grandes corporaciones las que hagan negocio verde con el comercio de agua, energía, semillas, pesca y acuicultura, procesamiento y comercio de alimentos, sustancia químicas, fertilizantes, plaguicidas, minería, farmacéutica, biotecnología, comercio de semillas,... Y ejercerán su enorme poder de cara a la conferencia Rio+20 para intentar sustituir el debate global de modelo por un listado de buenas prácticas, y las regulaciones legales por directrices voluntarias y “responsabilidad corporativa”. Un falso y quimérico paradigma.

La Convención sobre Responsabilidad Social Corporativa está en la agenda de la conferencia. Es una estrategia de las multinacionales para aumentar su negocio y desviar las críticas. Es un mito de su marketing que las empresas, los ciudadanos y los políticos puedan luchar juntos por un mundo mejor, ya que sus intereses son antagónicos. Debe por tanto prevalecer el interés social y público, por lo que las empresas deben solo regirse por normas y estándares obligatorios que impongan los poderes públicos democráticos.

La biomasa -la vida en sentido amplio- es clave en este nuevo escenario de agotamiento de recursos fósiles, no solo como energía y “sumidero” de CO2 frente al cambio climático. Ante la imposibilidad de basar la producción industrial en recursos que se agotan, las corporaciones buscan una “nueva economía” de base biológica para “sus” fuentes de materia prima a transformar mediante bioingeniería (genómica, nanotecnología, biología sintética) para producir “valor para el accionista” mediante la venta de alimentos, energía, materiales, o fármacos. Cabe esperar por tanto más privatización, mercantilización y especulación del patrimonio natural que aún hoy tenga un uso público o sea del común.

Es una falsa “economía verde” no una economía ecológica y social basada en la equidad, lo que pretenden lograr, son beneficios y no respetar los límites de los ecosistemas. Lo que necesitamos es otro modelo que sirva a las personas y no al beneficio

. El nivel local y el principio de proximidad entre producción y consumo, entre donde se decide y donde tienen efecto las decisiones tomadas, es básico para la sostenibilidad ecológica y social. Eso es Ecoeficiencia, renunciar a la comercialización de escala planetaria y al viejo paradigma de “cuanto más y más lejos mejor”. Ecoeficiencia es cerrar los ciclos de los materiales tendiendo al residuo 0. Reducir el consumo absoluto de recursos y energía y que esta sea renovable y rompa con la entropía con el aporte solar, buscando la suficiencia local en energía y alimentos. Socialmente basada en otra concepción de la “vida buena” frente al consumo insatisfactorio, una puesta en valor de los “cuidados”. Que aporte justicia e igualdad social así como igualdad de género. Que proteja los ecosistemas. Que respete los derechos y culturas, los lenguajes y conocimientos de las comunidades indígenas y locales. Ecologismo social y no capitalismo verde es lo que queremos, justicia y no Mercado.

CAMBIOS SISTÉMICOS:

El control social de la Ciencia y la Tecnología es lo único que puede permitir la necesaria utilización de los avances “cientifico técnicos” para el beneficio de la sociedad y no para el lucro de unos pocos. Democracia y participación versus Mercados y patentes.

Principio de Precaución versus falsas soluciones tecnológicas frente a los problemas que la misma tecnociencia crea y libera sobre los ecosistemas naturales (Capturas del CO2, “frakting” para obtener el gas esquisto).

Agroecología y biodiversidad versus Agroindustria y biotecnologías.

En definitiva falsas soluciones tecnológicas versus justicia ambiental y social.

Tenemos propuestas concretas para ese buen vivir que queremos y necesitamos:

o Derecho Universal de acceso a los recursos naturales. acceso a la vivienda, a la alimentación, a la salud,

o Reforma del sistema financiero que impida las burbujas especulativas de alimentos y recursos naturales. Un valor real para el dinero y no un juego de oferta y demanda basado en el Poder diplomático y militar.

o Reducción planificada del uso de energía, especialmente la no renovable.

o Establecimiento de límites a las actuales políticas de biocombustibles

o Fomento de la producción local de energía de fuentes renovables.

o Poner fin al acaparamiento de tierras en países empobrecidos por parte del Capital.

o La agroecología como herramienta de lucha con el cambio climático.

o Desmontar el Marketing empresarial de la Responsabilidad Social Corporativa. Las nomas han de ser obligatorias para todos y no voluntarias.

En definitiva, acabar con la externalizaciones de costes sobre la sociedad y el medio ambiente y de beneficios para empresas y accionistas.

En conclusión un Cambio de Paradigma:

un nuevo modo de vivir y organizarnos que, bajo el prisma de la justicia social y ambiental, logre la equidad, en el disfrute de las capacidades de la bioesfera y, ajustada a los ritmos biológicos, sostenga la vida de nuestro único mundo: la Tierra.

Y ha de ser AHORA, no nos queda más tiempo.



Artículo prensa local Denia Rio + 20

Word - 23 kB, 0 x 0 pixels

Jornada Rio + 20 Esquerra Unida
Programa
PDF - 1.5 MB, 0 x 0 pixels

Jornadas Rio + 20

Word - 30.5 kB, 0 x 0 pixels

Rio + 20 Jornadas EUPV en Denia

JPG - 130.7 kB, 613 x 1008 pixels


Resposta a l'article
Jornada Río+20 el 18 de febrero de 2012 en Dénia
18 d'abril de 2012, per  José Luis Ordóñez

Sumemos resistencias y salgamos de la crisis por el lado ecológico y social

José Luis Ordóñez, miembro de EU de la Marina Alta

El año 2012 nació amenazador, con un escenario lleno de riesgos, pero Esquerra Unida y Els Verds proponen una salida social y ecológica a la crisis, está expuesta en su programa, y ambas organizaciones están dispuestas a contrastarla con el no hay más salida que la austeridad de la mayoría y el lujo de la minoría basado en poner la naturaleza a su servicio.

El medio ambiente de la Marina Alta se desenvuelve entre dos opciones, o seguir como hasta ahora, lo que nos ha llevado a la tremenda crisis económica actual, o desarrollar energías renovables como la fotovoltaica, reducir la dependencia del petróleo y demás combustibles fósiles, racionalizar el consumo de agua para evitar infraestructuras innecesarias como el transvase Júcar-Vinalopó desde Cortes de Pallás, eliminar el riesgo de la central nuclear de Cofrentes, disminuir la generación de residuos y evitar la incineración que reduce la calidad del aire aumentan las enfermedades respiratorias y el cáncer, lo que nos da la oportunidad de vivir mejor.

Sobre este dilema, y las opciones ecológicas y de política ambiental que deben tomarse en consideración, deliberaremos en la jornada Río+20 que el próximo 18 de febrero de 2012 se celebra en Dénia, en su Casa de la Cultura.

Río+20, es la Conferencia Mundial sobre Desarrollo Sostenible convocada por Naciones Unidas que tendrá lugar en el verano, en junio de 2012, en Río de Janeiro, Brasil. Es la tercera Cumbre de la Tierra y ésta se celebra 20 años después de la primera. Río+20 busca una transición hacia la “economía verde” dentro del sistema y Esquerra Unida y Els Verds nos invitan, conjuntamente, a preguntarnos: ¿ofrece el capitalismo verde una salida a la crisis?

Hay personas que piensan que sí, aunque se equivoquen. Pero la mayoría de la sociedad comienza a ser consciente de que la crisis sistémica actual no tiene solución porque es imposible hacer crecer el Producto Interior Bruto indefinidamente cuando los recursos naturales son limitados, véase el final del petróleo barato, y cuando los sumideros se colmatan, véase el cambio climático.

Tratan de salvar a la banca, principal causante de la crisis, y detraen riqueza del conjunto de la sociedad, de los presupuestos generales del estado, de las autonomías y de los municipios, para tirarla a los sacos sin fondo del capital financiero. La mayoría de las personas sufre la falta de puestos de trabajo remunerado, la reducción de los sueldos, el empeoramiento del sistema de salud, el deterioro de la enseñanza, el incremento de alergias, asma y enfermedades provocadas por el exceso de productos químicos tóxicos en el suelo, aire y agua, y, sin embargo, algunos gobernantes se empecinan en darle fuelle al capitalismo dejándole incrementar la contaminación del aire, agotar los recursos naturales, ensuciar el agua, mantener centrales nucleares, construir centrales térmicas de ciclo combinado, proyectar transvases, ... siendo, como son, conscientes de que provocan graves sacrificios en el 99 por ciento de las personas como señala el movimiento 15 M.

 
3 d'abril
Villares, R. - Bahamonde , A. El Capital en su contexto, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (audiolibro mp3) 25 enero, 2013
capítulo a capítulo, del libro de los profesores Ramón Villares y Angel Bahamonde, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (Editorial Taurus, Madrid, 2009). (...)

3 d'abril
Una aproximación a la teoría laboral del valor (valor-trabajo)
Jorge Negro Asensio Audio: https://youtu.be/zwE4rX-goXU https://www.youtube.com/watch?v=q_oS-yd8Y0w texto: https://drive.google.com/file/d/0B93D...

8 de març

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"