logo_assemblea

 

 
dijous 6 de juny de 2013
Un manifiesto de los pueblos
Nuestras prioridades comunes y urgentes por una Europa democrática, social, ecológica y feminista.
Alter Summit (cumbre alternativa) en Atenas los 7 y 8 de junio 2013

http://www.altersummit.eu/

¡Acabemos con la austeridad y reclamemos una verdadera democracia!

Europa está al borde de un precipicio, y mira hacia el abismo. Las políticas de austeridad llevan a los pueblos de Europa a la pobreza, destrozan la democracia y desmantelan las políticas sociales. El aumento de la desigualdad amenaza la cohesión social. Continúa la destrucción ecológica, mientras que las crisis humanitarias devastan los países más afectados. Las mujeres y los jóvenes son los más afectados.

La oligarquía europea utiliza métodos cada vez más autoritarios para ensalzar un sistema neoliberal que ha fracasado - y todo esto a pesar de las protestas y resistencias generalizadas. La democracia y la paz están amenazadas. La discriminación basada en la religión, el racismo, la homofobia y el sexismo o el nacionalismo aumenta y la crisis está empeorando día a día. La propia existencia de la Unión Europea está ahora en peligro, mientras que las políticas actuales debilitan la solidaridad entre los pueblos de Europa.

Nuestra máxima prioridad es la construcción de una Europa basada en la igualdad, la solidaridad y la democracia auténticas.

Las instituciones y los gobiernos europeos están sirviendo a los mercados financieros, sin ningún respeto por la soberanía popular.

Estas instituciones deben estar sujetas a un control democrático; el interés público debe prevalecer y las necesidades sociales deben estar cubiertas. Fundamentamos nuestras exigencias por una Europa democrática, social, ecológica y feminista en los siguientes principios, en solidaridad con los pueblos del mundo.

PEOPLE’S MANIFESTO - Alter Summit

I. Acabar con la esclavitud de la deuda

La deuda Pública es el resultado de opciones económicas y políticas que siguen estando presentes en la agenda de las instituciones y gobiernos europeos. Décadas de políticas fiscales regresivas han enriquecido de una manera consciente e indignante a una pequeña minoría, mientras que los ingresos públicos iban disminuyendo y los organismos gubernamentales, con dinero público, rescataban a los bancos en quiebra. Las políticas de austeridad han arruinado los recursos económicos de individuos y pequeñas empresas y han empeorado la recesión. La especulación sobre las deudas estatales es habitual por parte de los bancos privados, mientras las finanzas públicas han sido acusadas de corrupción y de chantaje a los políticos e intereses económicos privados.

Además, en muchos países, la deuda privada, al contrario que la deuda pública, se debe al endeudamiento de las familias, promovido agresivamente por el sector financiero y los gobiernos para compensar el estancamiento de los salarios reales, mientras que los precios iban en aumento.

Las medidas impuestas por las instituciones y los gobiernos europeos tienen como objetivo hacer que sean los pueblos quienes paguen por su deuda. Sin embargo, esta deuda puede ser considerada en gran parte como ilegítima, ya que fue acumulada sin ninguna consideración por el bien común. Ahora está claro que algunos países jamás serán capaces de pagar su deuda.

Los derechos humanos deben ser priorizados respecto a la deuda, y las necesidades humanas deben ser priorizadas respecto a las ganancias. Necesitamos con urgencia que en toda Europa se tomen medidas para liberar a los pueblos de las presiones de los mercados financieros y de las políticas de austeridad. Las políticas fiscales y monetarias deben cambiar con el fin de escapar a la trampa de la deuda.

Nuestras exigencias comunes y urgentes:

1. Anular definitivamente los memorandos impuestos por la troika cuando se refiere a países sobreendeudados. Del mismo modo, cancelar una parte sustancial de la deuda pública sin perjudicar los intereses de los pequeños accionistas, ahorradores y pensionistas. Los bancos y el sector financiero deben asumir su parte de pérdidas. Las cantidades específicas a anular han de ser definidas democráticamente. Para ello, la auditoría ciudadana de la deuda puede ser una herramienta útil.

2. Suspender los rescates(?) mientras las personas no estén protegidas contra el aumento de la pobreza y el desempleo, y que se garantice una transición hacia un desarrollo económico y ecológico, se fortalezcan los servicios públicos y los derechos sociales y económicos se consoliden.

3. Aplicarle a la parte de la ciudadanía más rica un impuesto sobre la fortuna.

4. Aumentar las funciones (¿?) del Banco Central Europeo y otros bancos públicos europeos, y obligarles a que presten directamente a los estados, con tipos de interés bajos, con una supervisión democrática y sin la exigencia de un programa neoliberal de "reformas".

II. Hacia una Europa ecológica y social: acabar con la austeridad

En toda Europa, y especialmente en las fronteras geográficas del sur y del este, son aplicadas crueles políticas de austeridad, supuestamente en nombre de la amortización y la reducción de la deuda. Poblaciones enteras se ven desbordadas, el gasto público se elimina en sectores esenciales, las inversiones en temas tan positivos como la investigación y la industria se descuidan cuando podrían contribuir a una transición social y ecológica.

Estas políticas de austeridad aplicadas por las instituciones y los gobiernos europeos crean una espiral de recesión, destruyen las economías, aumentan el déficit, la deuda, el desempleo y la pobreza, y acentúan la crisis ecológica y el saqueo medioambiental. Mientras tanto, una pequeña minoría sigue enriqueciéndose injustamente.

Hoy en día, más de la mitad de la riqueza de Europa está en manos del 10% de la población. Las políticas actuales se aplican conscientemente para mantener esas desigualdades, así como el modelo neoliberal que destruye el planeta y mina los derechos democráticos y sociales.

Exigimos un cambio completo de estas políticas y otro modelo de sociedad que garantice la justicia social, la igualdad, la distribución equitativa de la riqueza, la sostenibilidad ecológica y la protección de los bienes comunes.

Nuestras exigencias comunes y urgentes:

1. Acabar con la austeridad inmediatamente, puesto que hunde a Europa cada vez más a la recesión. Anular o bloquear los tratados y normas que la sustentan, como el Pacto Fiscal, el Six-Pack, el Two-Pack, o el Pacto por la Competitividad que se está negociando actualmente. Los desequilibrios comerciales dentro de la Unión Monetaria deben ser reducidos mediante el ajuste de las políticas de los países con superávit, y no mediante la imposición de la austeridad a los países deficitarios. La política fiscal debe seguir siendo una elección democrática.

2. Garantizar la justicia fiscal mediante un sistema de impuestos justo, progresivo y permanente sobre los ingresos, la riqueza y los beneficios de las empresas, con tasas mínimas eficaces aplicadas en todos los países europeos. Anular el aumento en los impuestos al consumo como el IVA y reducir drásticamente aquellos que se aplican a las materias primas.

3. Desarrollar la inversión pública en toda Europa bajo un control social, para una transición social y ecológica. Esta transición debe basarse en una política industrial y agrícola para resolver la crisis ecológica y la necesidad de crear millones de empleos de calidad, y debe basarse en actividades de utilidad social y que sean sostenibles y de interés público.

4. Fortalecer y desarrollar los sectores sociales y medioambientales, rediseñar y ampliar los servicios públicos: la sanidad, la investigación científica, la educación, el apoyo de la primera infancia, el transporte y la energía, el agua, la información y cultura, la vivienda protegida, el crédito, etc… Poner fin a la privatización de estos servicios, concretar su pertenencia al sector público o cooperativo y gestionarlos democráticamente.

III. Derechos para todos: no a la pobreza y la precariedad

Las políticas de austeridad atacan a los derechos económicos y sociales y desmantelan la protección social. Conducen a un estándar de vida más bajo y a necesidades humanitarias graves en muchos países. Las consecuencias son el desempleo masivo, así como un grave deterioro de las condiciones laborales y de vida. Estas degradaciones a su vez conducen a un aumento inaceptable de la pobreza: hoy, 120 millones de personas en Europa son pobres.

En el contexto de crisis actual, estas medidas aún van más allá. Quebrantan los derechos laborales y el papel de los sindicatos, incluida su capacidad de organización y negociación colectiva. Imponen la competitividad como principio fundamental para dividir a la gente, aumentar ganancias, rebajar salarios, y transformar las actividades humanas en "bienes de consumo".

Los que viven en condiciones precarias, empleados o desempleados, discapacitados o jubilados, son los más afectados.

Entre ellos, las mujeres, los jóvenes y los inmigrantes son los principales afectados. Las mujeres se ven especialmente perjudicadas por los ataques a los derechos laborales y deben compensar la destrucción de los servicios públicos con el ejercicio de cuidados no remunerados; los derechos fundamentales de los migrantes son violados y toda una generación de jóvenes en Europa sufre por una reducción sin precedentse de los puestos de trabajo.

Exigimos que cada individuo pueda gozar de verdaderos derechos democráticos, económicos, medioambientales y sociales.

Nuestras exigencias comunes y urgentes:

1. Restablecer el derecho a la negociación colectiva y a la acción colectiva; proteger o reconstruir los convenios colectivos y los derechos laborales que se encuentran amenazados por culpa de las medidas de austeridad. Garantizar la democracia en el lugar de trabajo como un derecho fundamental del trabajador. La normativa de la OIT y la Carta Social Europea deben aplicarse a todos los empleados, incluyendo a los migrantes. Se ha de poner fin a los empleos precarios.

2. Acabar con el dumping social y salarial en Europa y en el mundo, incluido el que se produce a través de acuerdos internacionales; promover una base común de seguridad colectiva en Europa que garantice sistemas de protección social de calidad así como derechos económicos.

3. Aumentar los salarios, establecer salario mínimo justo fijado por ley, o aplicar convenios colectivos en cada país y una renta mínima adecuada que permita una vida digna. Reducir el tiempo de trabajo sin que conlleve una reducción salarial y garantizar una distribución equitativa de los trabajos sociales y de atención a la dependencia; promover el empleo de calidad y sostenible para todos, con condiciones de trabajo decentes. Reducir radicalmente las diferencias salariales dentro de la misma empresa.

4. Proteger la seguridad de la vivienda para las familias endeudadas y, de forma general, el derecho para todos a una vivienda digna.

5. Imponer la igualdad de salarios, de pensiones y de desarrollo profesional entre hombres y mujeres y responsabilizar penalmente la discriminación laboral por razones de sexo, origen étnico, nacionalidad u orientación sexual. Oponerse enérgicamente a la violencia contra las mujeres.

6. Fortalecer la función social y política de los migrantes. Rechazar las políticas discriminatorias hacia los migrantes y refugiados. Asegurar derechos idénticos para los migrantes y garantizarles el derecho de asilo, cerrar los campos de detención, cerrar la agencia FRONTEX y poner fin a sus operaciones europeas de fronteras.

IV. Por una economía democrática: obligar a los bancos a servir el interés público.

El colapso de la banca privada en el año 2008 no fue un accidente sino mas bien una consecuencia directa del hecho de que las finanzas sirvieran únicamente los intereses de accionistas y especuladores, a costa del interés público. En las últimas décadas, los gobiernos han permitido y alentado este sistema, consintiéndole todas y cada una de sus demandas a la industria financiera. Muchas entidades de crédito, públicas o basadas en un sistema cooperativo, que anteriormente servían para financiar actividades regionales necesarias han sido privatizadas. Mientras tanto, la falta de regulación ha permitido a organizaciones criminales de todo el mundo blanquear dinero e invertir libremente sus enormes beneficios.

Los gobiernos han respondido a la crisis mediante la inyección de miles de millones de euros para rescatar a los bancos a costa de los contribuyentes y han servido los intereses financieros sin condiciones a cambio, fortaleciendo de esta forma aún más a la banca privada.

Para que la industria bancaria y financiera a partir de ahora estén al servicio del interés público, de la sociedad y del medio ambiente, el poder desproporcionado de las instituciones financieras debe estar sujeto a una reglamentación estricta y los bancos a un control público y democrático.

Nuestras exigencias comunes y urgentes:

1. Revisar todas las garantías otorgadas a la financiación privada y ejercer un control público en caso de quiebras bancarias con el fin de evitar impactos negativos sobre la sociedad en general. Los accionistas de los bancos en quiebra así como los acreedores deben asumir su parte de pérdidas. Los bancos rescatados deben ser nacionalizados.

2. Imponer una reglamentación estricta y efectiva de los bancos y otras instituciones financieras. Obligar a una completa separación entre los bancos comerciales y las instituciones financieras. Prohibir el refugio en paraísos fiscales y los presupuestos desequilibrados.

3. Obligar a un control democrático y social de los bancos e instituciones financieras. Dirigir el crédito hacia actividades generadoras de empleo que promuevan el desarrollo ecológico y social. Darle prioridad y ayudas a sistemas cooperativos públicos de crédito o de propiedad colectiva.

¡Defendamos la democracia!

La evolución actual de Europa constituye un ataque evidente a la democracia. El debate democrático está amordazado, aumenta la represión contra los movimientos sociales y se alientan las divisiones sociales entre personas y países. El resultado previsible es un aumento de los movimientos racistas de extrema derecha o fascistas, mientras que la frustración de los ciudadanos se vuelve en parte contra los inmigrantes, los pobres, las minorías, los extranjeros y / o hacia otros pueblos europeos. La mejor manera de derrotar a estos movimientos es acabando con la austeridad.

Existen alternativas: es nuestra responsabilidad cambiar el equilibrio de poderes para imponerlas, y construir una verdadera democracia política, social y económica en Europa.

Porque nos negamos a ser gobernados por una oligarquía europea que se ha designado a sí misma,

Porque rechazamos la explotación de las personas y de la naturaleza en Europa y el resto del mundo,

Porque rechazamos la contribución de la Unión Europea a los conflictos y la militarización,

Porque hacemos un llamamiento para poner fin a la explotación y la opresión de las mujeres, y la ruptura del sistema patriarcal,

Porque queremos una democracia real, una participación real y la soberanía popular,

Porque queremos una sociedad que dé prioridad a las necesidades medioambientales y sociales,

Construimos un movimiento unido ¡por una Europa democrática, social, ecológica y feminista!

Apoyamos y fortalecemos las luchas de todos y cada uno; Estamos a favor de unir fuerzas y luchar juntos para asegurar que nuestras necesidades se conviertan en una realidad a través de acciones nacionales y europeas.

El Alter Summit (cumbre alternativa) en Atenas los 7 y 8 de junio 2013 será un paso importante en esta dirección

Horario e información: Contacto: info@altersummit.eu

Grandola Vila Morena http://youtu.be/xT8Hq-77XI4

An album of photos : http://www.flickr.com/photos/attac-france/sets/72157634005365042/ ........................................................................................

movimiento de convergencia europeo del último año:

Numerosas luchas locales han tenido lugar en los últimos años y activistas que participan en ellas compartirán sus experiencias en la reunión. Delegados de Grecia, España, Italia, Polonia, Eslovenia, Portugal o Irlanda explicarán estrategias sobre cómo confrontan las situaciones consecuentes de los recortes, privatizaciones, el auge del fascismo, la deuda ilegítima, desahucios de familias, luchas laborales o cómo o revertir la gobernanza económica impuesta por la Troika.

Agora 99 http://99agora.net/

Foro Social Europeo, Florencia 10+10 http://www.firenze1010.eu/

Por una Primavera Europa http://foraeuropeanspring.org/

Altersummit de Atenas http://www.altersummit.eu/manifeste/article/el-manifesto?lang=en

Pueblos Unidos en contra la Troika http://queselixeatroika15setembro.blogspot.com/

Blockupy Frankfurt https://blockupy-frankfurt.org/

La lucha por la regulación contra la especulación alimentaria http://www.makefinancework.org/food-speculation

Encuentro europeo sobre “Gobernanza económica, la Troika y luchas contra el neoliberalismo europeo”.

Ámsterdam, del 4 al 6 de Octubre de 2013. http://www.citizen-audit.net/meeting-on-economic-governance-the-troika-and-the-struggles-against-european-neoliberalism-amsterdam-october-4th-to-6th/



Resposta a l'article
Nuestras prioridades comunes y urgentes por una Europa democrática, social, ecológica y feminista.
2 de novembre de 2013, per  Antonio Arnau

Llamamiento para una cumbre alternativa

Estamos asistiendo a un importante punto de inflexión histórico en la Unión Europea. Los líderes europeos, en particular los de la Comisión, el EcoFin y el Banco Central Europeo, están aprovechando la actual crisis para imponer un orden neoliberal totalmente opuesto a lo que debería ser el ideal europeo.

La cara de Europa está cambiando y está trayendo consigo consecuencias muy duras para la ciudadanía y para el futuro del proyecto europeo. Esta "revolución silenciosa" - como la llama el propio Barroso – se hace a través de un activismo jurídico-institucional sin precedentes: proliferación de normas fiscales y salariales, mayores niveles de exigencia de estas reglas, sanciones más duras y mayor automatismo en su aplicación, con inscripción de estas reglas en los niveles básicos de la legislación europea y nacional (tratados, constituciones). Supone también el fortalecimiento del poder de la Comisión, el Consejo Europeo y el consejo ECOFIN El rol del Parlamento Europeo, tal y como lo reconoce su actual presidente, quedará reducido en el mejor de los casos, a un mero “legitimador” las decisiones de los jefes de Estado, sin capacidad real de influir en las mismas.

El tratado sobre “la estabilidad, coordinación y gobernanza” del Consejo Europeo del 30 de Enero de 2012 radicaliza aún más el rigor presupuestario (austeridad), en un contexto de crisis de una gravedad comparable a la de la década de 1930, además de una crisis ambiental sin precedentes, la cual, por el contrario, justificaría la preservación del empleo y de la inversión pública. La Comisión Europea tendrá derecho a imponer su criterio a los Estados en el ejercicio de una prerrogativa tan fundamental en la vida democrática como es la elaboración del presupuesto, si considera que las políticas no se ajustan a su visión o a la del ECOFIN.

Mediante la adopción de este tratado, los líderes de la UE están negando la realidad. Las cumbres de la UE, que se multiplican, han fracasado rotundamente en lograr sus objetivos, tales como, "restaurar la confianza de los mercados" y resolver la crisis de la zona euro. Una segunda crisis bancaria empieza en Europa, las políticas de austeridad llevadas a cabo conjuntamente en todos los países, nos están llevando a una situación de recesión global y la situación social se está deteriorando fuertemente en la mayoría de los países europeos, comenzando por supuesto por los países de la periferia de la zona euro. En Grecia, la deuda pública, el desempleo y el número de suicidios aumentan a un ritmo alarmante.

Los ciudadanos tienen derecho a preguntarse si estos objetivos no esconden una estrategia diferente: aprovechar la oportunidad que ofrece la crisis, buscando incluso agravar los efectos de la misma para cambiar a un sistema que perfeccionaría el modelo neoliberal, a costa de nuestros derechos sociales y democráticos (“never waste a good crisis ").

Estos acontecimientos suponen la agresión más grave que la democracia en Europa ha experimentado desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Los ciudadanos europeos están sometidos a políticas de recortes cuando todo el mundo sabe que esta crisis se debe principalmente a la codicia de los banqueros y de los mercados financieros y a la complicidad o laxismo de los responsable políticos que tenían que haberlos controlado, y a dos décadas de competitividad basados en los salarios y la fiscalidad. Este neoliberalismo salvaje pone la democracia doblemente en peligro: por un lado, por las derivas autoritarias directas (cuando Jean-Claude Trichet era aún gobernador del BCE, envió una carta a las autoridades italianas para acelerar los recortes y sugerir pasar del nivel sectorial de la negociación colectiva al nivel de empresa, o cuando, con el aval de la Troika, gobiernos de tecnócratas tomaron el poder en Grecia e Italia ...), y por otro lado, fomentando la aparición de nacionalismos xenófobos y de movimientos políticos anti-europeos y anti-democráticos (en Francia, Hungría, Finlandia, etc.)

Nosotros decimos "Basta "! Ya no aceptamos estas políticas. Insultan la democracia y han conducido a Europa a una crisis económica extremadamente grave. Despiertan los demonios xenófobos que la construcción europea tenía en su origen intención de erradicar. Queremos mejorar el modelo social europeo y defender los pueblos, y no las grandes empresas los bancos y sus poderosos accionistas.

Esto requiere de otras políticas, lo que también significa revisar las instituciones y los tratados: no en el sentido de un endurecimiento del neoliberalismo inhumano sino por el contrario para recuperar la democracia. Existen alternativas. Lo que falta hoy es un equilibrio de poderes para poner en práctica estas alternativas y diseñar los procesos políticos que hay que desarrollar para poner de nuevo el proyecto europeo en el camino hacia la democracia y el progreso social. La cumbre alternativa a la que nos referimos es el primer paso hacia estos objetivos.

 
3 d'abril
Villares, R. - Bahamonde , A. El Capital en su contexto, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (audiolibro mp3) 25 enero, 2013
capítulo a capítulo, del libro de los profesores Ramón Villares y Angel Bahamonde, El mundo contemporáneo. Siglos XIX Y XX (Editorial Taurus, Madrid, 2009). (...)

3 d'abril
Una aproximación a la teoría laboral del valor (valor-trabajo)
Jorge Negro Asensio Audio: https://youtu.be/zwE4rX-goXU https://www.youtube.com/watch?v=q_oS-yd8Y0w texto: https://drive.google.com/file/d/0B93D...

8 de març

concepció&disseny: miquel garcia "esranxer@yahoo.es"